Opinión

Se habla del caótico fin de curso escolar, de los exiliados fiscales catalanes y de otra burbuja

La ministra de Educación Isabel Celaá

Final de curso caótico que amenaza a la educación

El caos que la crisis del coronavirus ha provocado en la Educación es total. En estos momentos, cada colegio elige cómo da las clases virtuales a sus alumnos y qué contenidos se imparten. De hecho, ni siquiera existe unidad respecto al programa informático que se debe utilizar. Por si esto no fuera suficiente, algunas consejerías de Educación de las comunidades autónomas han dado unas directrices que son seguidas por sus centros de enseñanza. Pero otras no lo han hecho, lo que ha abierto la puerta a una enorme disparidad, que preocupa y mucho a profesores y padres. Se dice que ambos colectivos han alertado sobre el peligro de esta anomalía ahora que se acercan las evaluaciones finales. "Ahora mismo en unas autonomías se harán exámenes, en otras un trabajo y algunas todavía no saben qué harán", se quejan desde una asociación de maestros, que urge al Ministerio de Educación a que unifique los criterios con celeridad, ya que será la "única forma de evitar que este caos provoque que los niños y adolescentes pierdan un año de formación". En el departamento comandado por la ministra Isabel Celaá dicen ser conscientes de este problema y aseguran que "están trabajando" a máxima velocidad para resolverlo.

Apuro para los 'exiliados' fiscales catalanes

Los beneficios impositivos que regiones como Madrid ofrecen frente a Cataluña, que es la que más castiga fiscalmente a sus contribuyentes, ha llevado a muchos catalanes, especialmente a los de renta altas, a cambiar su residencia fiscal a la capital de España, para reducir su factura con Hacienda. Pues bien, en despachos de abogados cuentan que el Covid-19 les está generando un serio problema a estos contribuyentes. El confinamiento impide viajar, lo que complica cumplir con el requisito que el fisco exige para acogerse a las ventajas de Madrid, que no es otro que pasar más días al año en esta región que en Cataluña. Esta circunstancia no afecta al IRPFde 2019. Pero sí que preocupa a los ricos catalanes de cara al próximo año. "Son los primeros interesados en que termine el confinamiento de los ciudadanos en sus domicilios", reconocen en un bufete.

La nueva 'burbuja' que el Covid-19 genera

La obligación de permanecer en los domicilios está disparando las peticiones de alquiler de aparatos de gimnasio, como bicicletas estáticas o cintas para correr. Tanto es así que en el sector indican que se está generando un burbuja sin precedentes y que lo tienen difícil para cumplir con los pedidos.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin