Opinión

Mediación, clave para resolver los conflictos en las franquicias

  • Esta herramienta permite reducir el desgaste personal, tiempo y dinero
Madrid

Los desacuerdos y conflictos en el sistema de franquicia son un hecho inevitable como en todos los acuerdos comerciales. Los acuerdos de franquicia por una parte implican relaciones a largo plazo y, por ende, de una comunicación eficaz desde el inicio. Por otra parte, incorporan disposiciones complejas que, en algún momento de la relación contractual alguna de las partes cuestiona o incumple.

Al principio del acuerdo de franquicia, las partes basan su relación comercial en la información inicial verbal facilitada, así como en la confianza depositada entre quienes han llegado al acuerdo de franquicia, mas que en las reglas de juego que rigen el acuerdo comercial escrito en si, lo que ocasiona problemas desde el inicio.

Por nuestra experiencia, observamos cierta carencia por el franquiciado en el estudio del acuerdo de franquicia antes de la firma, así como por el franquiciador en conocer el perfil, expectativas y proyección de su franquiciado.

Los desacuerdos en franquicia suelen ser 'causales'

Por ejemplo, sobreventas del franquiciador al franquiciado, producen ciertos ahogos en la liquidez del franquiciado, quien se demora en pagos.

Los motivos de esta situación pueden ser varios. La falta de suficiente solvencia o proyecciones financieras del franquiciado, insuficiente comunicación por el franquiciador al franquiciado en cuanto a planes y estrategias comerciales, o en el empleo de canon de publicidad esperado.

Habitualmente las desavenencias empiezan a surgir cuando, las cifras y el retorno de la inversión esperado es insuficiente, provocando las primeras rencillas y desconfianzas entre las partes.

Cuando intervenimos con mediación en esta fase temprana, en que el franquiciado ha incumplido dos pagos, el franquiciador deja de prestarle asistencia, en este momento la intervención del mediador profesional neutral es estratégica.

Ayudamos a desbloquear en fase temprana de la relación, aquellos aspectos que, por falta de una comunicación eficaz, claridad o comprensión de los términos en su origen, están obstaculizando la relación comercial, poniendo el foco en soluciones.

¿Que es restablecer una comunicación eficaz? Que las partes comprendan los problemas de una y otra y, sean capaces de generar opciones validas que formen parte de la solución.

Sin embargo, el 80% de los conflictos en franquicia, nos llegan cuando los desacuerdos están escalados. Esto es, un inicial problema se ha convertido en múltiples problemas.

Aquí nos encontramos con incumplimientos del acuerdo de franquicia, tales como impagos de mas de seis meses de cánones o royalties, otros pagos, corte de suministro en la asistencia y apoyo por la central, competencia del franquiciado aprovechado el known how, etc…

Las partes entran en bucle, incumpliendo los términos acordados, quebrando la mutua confianza que haga posible continuar y, en su caso renovar el acuerdo de franquicia.

Las partes del acuerdo demoran en exceso acudir a mediación en una fase temprana. Sin duda el personal de la franquicia, los asesores jurídicos de las partes intentan llegar a acuerdos. Sin embargo, demoran en exceso acudir a mediación. Nos llegan casos que el conflicto lleva entre uno y dos años, con burofax de por medio e interposición de demanda.

Aun así, sigue siendo posible intentar la mediación y llegar a acuerdos beneficiosos para las partes, menos costosos en desgaste personal, tiempo y dinero, tanto para recomponer la relación comercial como, para facilitar la mejor salida.

¿Por que acudir a mediación en un acuerdo de franquicia?

Porque la mediación es un proceso de resolucion de conflictos regulado por Ley 5/2012, orientada a resolver conflictos en los negocios y a resultados satisfactorios para las partes, evitando acudir a arbitrajes y juicios.

Es flexible e informal, ya que se puede acudir a mediación profesional en cualquier momento del conflicto, antes de acudir a la vía judicial o una vez iniciada esta.

Permite a las partes, trasmitir problemas en persona y revelar información confidencial algo que, en caso de un litigio convencional, habitualmente estas no están dispuestas.

La mayoría de los conflictos en franquicia son adecuados para la mediación con la ayuda de un mediador profesional, el único requisito es que haya suficiente información, voluntariedad y disposición de las partes para negociar.

La mediación deja siempre abierta la resolucion por un tercero a través de la vía judicial y el arbitraje en ausencia de acuerdo entre las partes a través de mediación.

El acuerdo de mediación es tan vinculante para las partes a su firma, como una sentencia o un laudo.

La mediación reduce costos y tiempo respecto a un litigio y arbitraje en un 70%.

¿Que aportan los mediadores profesionales?

Ante todo, neutralidad, ya que somos ajenos a las partes y al conflicto, lo que nos confiere mayor objetividad y pone el foco en soluciones win-win.

Facilitamos una comunicación eficaz entre las partes, centrándonos en los intereses comerciales de las partes, sondeando fortalezas y debilidades de las partes.

Ayudamos a explorar las consecuencias comerciales de no llegar a un acuerdo.

En ningún momento juzgamos las opciones ni, decidimos la solución, ya que esta es la gran fortaleza de la mediación, que son las partes en conflicto quienes deciden su acuerdo, nosotros conducimos y facilitamos la negociación.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin