Opinión

Falta de transparencia nociva para BBVA

Instantánea de la sede del BBVA en Madrid

Se cumple un año del estallido del escándalo que vinculó a BBVA con la trama de espionaje masivo orquestada por el excomisario Villarejo. Se trata de una etapa marcada por la falta de agilidad de la entidad a la hora de tomar decisiones como desvincularse completamente de su expresidente.

Francisco González ya está completamente fuera de del banco, pero persisten deficiencias como el malestar que provoca en el juez el hecho de que BBVA no haya entregado el informe completo de su investigación interna. Se trata de una falta de transparencia que debe subsanarse con prontitud. El caso Villarejo es la mayor amenaza que afronta el prestigio y la credibilidad de la entidad. Esta última debe ser la primera interesada en colaborar plenamente con la Justicia.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.