Opinión

¿Hacia una revuelta social china en 2020?

La economía China pasa una mala racha debido al difícil crecimiento

Durante más de una década, China representó una cuarta parte o más del crecimiento mundial. Con su economía atravesando una mala racha, la pregunta es si este impresionante rendimiento persistirá.

Las nuevas Casandras que señalan la posibilidad de una desaceleración del crecimiento invocan regularmente el espectro de una trampa de ingresos medios. Ahora que China ya no es pobre, advierten, las tasas de crecimiento caerán, al igual que lo han hecho en todos los países, excepto en un puñado que han alcanzado el mismo nivel de ingresos. El crecimiento es más difícil, observan, cuando ya no puede basarse en la acumulación de capital de fuerza bruta. Ahora, debe basarse en la innovación, que es difícil de llevar a cabo en una economía que todavía está dirigida centralmente.

Luego está la pesada carga de la deuda del sector corporativo. Una disminución de las ganancias podría hacer insostenibles muchas de estas deudas. Ya sea que el resultado sea una cascada de impagos o una ráfaga de rescates que transfieran la carga al gobierno, el resultado debilitaría las finanzas del país y socavaría la confianza de los inversores.

A esto se suma el envejecimiento de la población, que requiere trasladar la inversión de la capacidad industrial a los servicios sociales. Esto implicará un crecimiento más lento en la medida en que la productividad desacelera en el sector servicios.

Por último, influye la guerra comercial con EEUU. Actualmente se habla mucho de un acuerdo "fase uno" entre ambos. Pero si algo sabemos del presidente Donald Trump, es que es un hombre propenso a los aranceles". Ahora que se enfrenta a una impugnación, buscará desviar la atención. Como cualquier autócrata que se enfrenta a la resistencia en su país, buscará apoyo centrándose en un oponente extranjero. Esto significa que cualquier acuerdo de "fase uno" será, en el mejor de los casos, temporal.

Sin embargo, el escenario más preocupante de todos es el que plantea el descontento popular. Los escépticos sostienen que es improbable que haya una protesta generalizada contra el régimen y sus políticas. El Politburó continúa mejorando el nivel de vida - y su fuerza es formidable.

Pero considere los acontecimientos en otros lugares. En Francia, los chalecos amarillos han protestado contra los altos precios del combustible pero más ampliamente contra una percibida falta de oportunidades económicas. En Ecuador, las protestas contra la austeridad reflejan, más fundamentalmente, la oposición al Gobierno del presidente Lenín Moreno, que los estudiantes, los sindicatos y los indígenas critican por estar fuera de contacto con el pueblo. En Chile, las protestas se desencadenaron por el aumento de las tarifas del metro, pero también se han centrado en la desigualdad, el sistema educativo y las pensiones. En Hong Kong, la intromisión política de China continental alimentó las protestas que ahora se dirigen a los costes de vivienda prohibitivos de la ciudad.

Estos movimientos son revoluciones de expectativas crecientes. Son protestas no tanto por el deterioro de la calidad de vida como por el fracaso del gobierno en cumplir todo lo prometido. Son espontáneas, provocadas por pequeños asuntos, como el aumento de los precios del combustible o de las tarifas del metro. Pero, debido a que esos pequeños asuntos son indicativos de la indiferencia del gobierno e incluso de la ignorancia de las preocupaciones populares, se transforman en movimientos más grandes. Estos movimientos no tienen líderes y dependen de los medios de comunicación, lo que hace que sean difíciles de decapitar, pero también hace que evolucionen de manera impredecible, incluso violenta.

Los chinos del continente siguen de cerca la evolución de Hong Kong, al menos en la medida en que la censura de los medios de comunicación estatales y de Internet lo permitan. Mientras que algunos ven los acontecimientos allí como una afrenta a su orgullo nacional, otros parecen estar sacando conclusiones diferentes. Un estudio reciente muestra que las personas expuestas a los acontecimientos en Hong Kong como resultado de haberlo visitado durante las manifestaciones tienen más probabilidades de participar en debates en línea sobre cuestiones políticamente polémicas.

Los habitantes de Hong Kong no son los únicos que acumulan agravios por los que quejarse

Y no es que a los chinos les falten agravios. Se quejan de la desigualdad regional, especialmente si viven en el empobrecido Occidente. Si cultivan en tierras colindantes con el desarrollo urbano, les preocupan los derechos de propiedad. Los miembros de la "Tribu de las hormigas" -graduados universitarios que no pueden encontrar trabajos que se ajusten a sus aptitudes académicas- están comprensiblemente preocupados por la movilidad social.

A esto se suma una preocupación más amplia por los precios de la vivienda, especialmente en las ciudades de primer nivel de China. Hong Kong tiene una relación extraordinariamente alta entre el precio de la vivienda y los ingresos, que es de 49. Pero China, con una relación de 30, no se queda atrás: ocupa el quinto lugar entre los 95 países de los que se dispone de datos.

La gente también se preocupa por la calidad de la atención de la salud y otros servicios sociales. Aunque China sube rápidamente en la clasificación mundial de ingresos per cápita, su clasificación en cuanto a la mortalidad infantil, en el puesto 122, sigue siendo sorprendentemente baja.

Si en algún momento del futuro estalla el descontento, los inversores extranjeros se retirarán rápidamente. A medida que el capital huye a refugios más seguros, las autoridades tendrán que actuar y el PIB se resentirá.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0