Opinión

Echaremos de menos a Mario Draghi

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo

Como dijo Joni Mitchell de forma tan memorable, a veces no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes.

La próxima semana, el presidente del BCE, Mario Draghi, cederá la presidencia del Banco Central Europeo a su sucesora, la exdirectora general del FMI y ministra francesa de Hacienda, Christine Lagarde. A primera vista, eso podría parecer poco más que un tecnócrata relevando a otro. Los banqueros centrales a menudo van y vienen sin dejar mucha huella en el mundo. Sin embargo, por debajo de esto, podría ser mucho más grave y preocupante para los inversores. ¿Por qué? Porque Draghi se convirtió en el hombre que salvó el euro, y nadie más podría mantener la moneda a flote.

Después de ocho años, Mario Draghi ha puesto su sello en el segundo banco central más grande del mundo, y también en la economía mundial. Cuando asumió el cargo, la crisis del euro no había hecho más que empezar. Grecia se estaba quedando sin liquidez, y cada vez más cerca de exigir algún tipo de rescate. Irlanda ya había tenido que ser rescatada para solucionar su crisis bancaria. Portugal no se quedó atrás, e Italia y España se tambaleaban al borde del colapso financiero. Los mercados de bonos se negaban a financiar a los gobiernos nacionales, y a veces la moneda parecía a punto de colapsar. El nuevo presidente afrontaba una tormenta, y sería puesto a prueba muy rápidamente.

Hasta cierto punto, el historial de Draghi no es nada especial, ni tampoco lo es su legado. Después de casi una década, ha impreso dos trillones de euros de dinero nuevo, lo ha inyectado al sistema bancario y sólo ha logrado generar una tibia recuperación. El recorte de los tipos de interés a cero, y el hecho de que algunos tipos de interés clave hayan caído en terreno negativo, tampoco ha ayudado mucho. El BCE no ha sido capaz de crear el tipo de recuperación sostenida de la crisis financiera observada en EEUU y, en menor medida, en Reino Unido. En cambio, se ha convertido lentamente en el nuevo Japón, con un crecimiento tibio y recuperaciones impulsadas por crédito barato que se agota rápidamente. Peor aún, el banco central se ha quedado sin bonos para comprar, la deflación ha arraigado y los responsables políticos se han visto obligados a mendigar por un estímulo fiscal. No hay mucho en ese registro de lo que presumir. En la mayoría de las medidas convencionales, su mandato ha sido un fracaso.

Convirtió al BCE en la única institución europea con poder para dar forma a los acontecimientos

Excepto por esto: podría haber sido mucho, mucho peor. Al asumir el cargo, Draghi condujo a la eurozona a través de la crisis que la llevó al borde de una ruptura. Eso no era en absoluto inevitable. Con su famoso discurso, que prometía hacer "lo que sea necesario" para garantizar la supervivencia de la moneda única, rompió el manual de instrucciones e inició el proceso de convertir al BCE en un banco central activista. Mucha gente asumió que no podía imprimir dinero, o intervenir en los mercados para rescatar a los gobiernos que gastaban más de la cuenta (y, después de todo, parece que los tratados lo descartan), pero Draghi se excedió en todo eso y siguió adelante y lo hizo de todos modos. Tampoco le daba vergüenza intervenir en la política nacional cuando tenía que hacerlo. Fue su acción la que puso orden en Grecia, y cuando el primer ministro italiano Silvio Berlusconi alardes sobre una futura salida del euro, Draghi se aseguró de que los mercados no se asustaran. Convirtió al BCE en la única institución europea con el poder de dar forma a los acontecimientos en lugar de limitarse a reaccionar ante ellos. Si se atuvo a las reglas o no, no importa mucho. Mantuvo el euro a flote, y eso fue un logro.

Es muy poco probable que su sucesor sea tan bueno como él. De hecho, el historial de Christine Lagarde muestra que se aferrará a un consenso rígido, buscando compromisos en lugar de soluciones, incluso si se produce otra crisis. A diferencia de Draghi, ella es abogada y no economista, y hay pocos indicios de que la dirección del Ministerio de Finanzas de Francia o del FMI le haya enseñado mucho sobre el tema. Como ministra, permitió un enorme déficit presupuestario y desaprovechó la oportunidad de reformas que el presidente Sarkozy abrió brevemente. Otra década de estancamiento en Francia fue el resultado. En el FMI, colaboró en políticas que crearon la peor depresión en la historia de Grecia, y luego dirigió el paquete de rescate más grande de la historia del FMI en Argentina, que rápidamente condujo a otro default y a una nueva crisis en ese país. Es brillante a la hora de pronunciar discursos políticamente correctos en el Foro de Davos, pero también ha dejado tras de sí una estela de desastres económicos.

El único fracaso: no haber creado una recuperación económica sostenida en la UE

En el BCE es probable que llegue a un acuerdo y escuche a sus patrocinadores políticos, pero ignorará lo que sucede con la economía y desestimará cualquier señal de alerta de los mercados sobre los problemas que se avecinan. Al igual que en Argentina, eso puede conducir a un desastre. Ciertamente, es poco probable que muestre la flexibilidad o creatividad que permitió a Draghi adelantarse a los acontecimientos y controlar los mercados. Si hay una recesión y una nueva crisis del euro, durante su mandato es muy difícil sentirse seguro de que será capaz de superarla.

Eso es lo que importa. La verdad es que una ruptura del euro sería complicada, costosa y traumática. Por supuesto, se puede argumentar que podría ser mejor para la economía europea a medio plazo. El euro se ha convertido en una moneda deflacionaria, absorbiendo la demanda de los países y creando enormes desequilibrios comerciales entre ellos. Sin embargo, a corto plazo, causaría mucho dolor. Los bancos se resentirían, el desempleo se disparará, las empresas cerrarán y los mercados de valores se derrumbarán en todo el mundo. Sin Draghi al mando, y con la inexperta Lagarde al mando, es mucho más probable, y en algún momento los mercados van a echar de menos que el hombre que salvó el euro esté al mando del BCE.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2
forum Comentarios 2
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Para nada
A Favor
En Contra

No, salvo que quién lo suceda lo haga aún peor. Pero nadie echará de menos al inventor de los tipos de interés negativo.

Puntuación 1
#1
dsf
A Favor
En Contra

Pues hombre...los grande banqueros e instituciones, no dudo que le vais a echar de menos... os ha dado tanto !!

Pero los ahorradores que están viendo que es mejor gastar que ahorrar y que está legalizando la desaparición de las IPF's para que el ahorrador pase a Fondos de Inversión donde se cobra comisión...Esos, seguro que no le van a echar nada de menos...

Puntuación 0
#2