Opinión

Cataluña y los hijos de la ira

Actos vandálicos en Cataluña

La violencia es una expresión sintomática de ira, de frustración y de temor, pero sobre todo es un miedo larvado a reconocer las ideas ajenas y a enfrentarse directamente a la inconsistencia de las propias.

Pero, más allá de las razones ínsitas que caracterizan este fenómeno, aparejado a la condición humana y a la construcción de relatos colectivos basados en la noción misma de la culpa ajena, la brutalidad vandálica, tal como se ha manifestado estos días en las calles de Cataluña, tiene unos efectos directos e indirectos sobre el bienestar social de los catalanes, sobre sus expectativas de empleo y de crecimiento económico, y sobre la confianza de los agentes económicos. Son la credibilidad y la seguridad dos factores forjadores de la predictibilidad y, por consiguiente, de la confianza, un valor oculto, pero trascendente, que condiciona el presente, pero también el futuro de todo un ecosistema político, económico y social.

La escenografía del vandalismo ha percutido inexorablemente en una sociedad muy influenciable pero, en lógica también, en unos operadores económicos que rechazan categóricamente cualquier riesgo, el primero de ellos la inseguridad física. A la inestabilidad institucional de una Generalidad residenciada en un objetivo imposible de ruptura, se suma ahora la violencia desatada por grupos delictivos. Más allá de los daños tangibles provocados por la barbarie callejera y que se cuantifican en unos 25 millones de euros al día y 8.000 empleos destruidos, el perjuicio intangible que infecta la marca Cataluña es evidente e irreparable a medio plazo. Cuando se cultiva la ira contra un enemigo exterior, en este caso contra una entelequia pervertida en la propaganda nacionalista que se denomina "Estado español", la cólera se propaga de manera descontrolada. Es más, esa injuria constante contra el Estado se hizo emocionalmente más categórica en la crisis reciente, donde era oficialmente más sencillo en el discurso oficialista de la Generalidad acusar al "Estado español" de las carencias que experimentaron los catalanes, antes que identificar con rigor las causas de tal deterioro económico.

El conjunto constituido por el desgobierno catalán y la brutalidad callejera es un ahuyentador de confianza, por mucho que los políticos de la Generalidad oculten esta evidencia. De hecho, Cataluña era un edén para la inversión extranjera, por su dinamismo, por su conectividad y por su vigor empresarial, hasta que, desde el inicio del procés, la inversión extranjera ha caído en un 30 por ciento. En términos absolutos, el coste del procés se estima en 4,4 puntos de PIB antes del desencadenamiento de los acontecimientos recientes, en torno a 1.033 millones de euros.

En la conciencia tradicional del catalanismo emprendedor y pragmático, no debería consentirse que Cataluña haya pasado de ser en cinco años uno de los ejes de tracción de la economía española a posicionarse entre las comunidades autónomas que menos crecen. Y aquí no caben trampas ni extrañamientos de la responsabilidad. En 2015, Cataluña era la tercera comunidad autónoma que más crecía (4,2 por ciento), tres décimas más que la Comunidad de Madrid (3,9 po ciento). En cambio, en 2008, ya eran diez las comunidades autónomas que crecían más que Cataluña, siendo que la Comunidad de Madrid crece ya un 1,4 por ciento más. Hay que recordar que en 2007 el PIB en Cataluña era de 197.400 millones de euros, el 18,8 por ciento del total de la riqueza nacional. Pues bien, si se cumplen las previsiones, en 2019, la economía catalana será la economía regional que menos crezca en España.

La brutalidad callejera actúa como ahuyentador de la inversión extranjera

La pérdida de competitividad y de crecimiento se traslada inequívocamente al empleo, toda vez que, desde junio de 2018, las únicas comunidades autónomas en las que aumenta el paro son Baleares, Aragón y Cataluña (2.341 parados más, mientras que en la Comunidad de Madrid hay 8.531 parados menos). El Colegio de Registradores ha cifrado en 5.582 las empresas que han abandonado Cataluña entre el año 2017 y el pasado 30 de septiembre (2.536 compañías en 2017, 2.359 en 2018 y 787 en los tres primeros trimestres de este año). En junio de este año, la fuga de empresas en Cataluña a causa del procés supone ya el 20 por ciento del PIB catalán. Un infortunio sin precedentes, que no cabe ocultar ni minimizar su impacto.

Son tiempos de furia, pero furia estéril y devastadora. Son tiempos de retos baldíos por parte de un Gobierno autonómico que, sin posibilidad de indulto, condena a los catalanes al umbral futuro de la pobreza. Por eso, es tiempo de mirar adelante, de creer que existen oportunidades para cambiar, de retomar el coraje de los ideales de una Cataluña española y europea. De una Cataluña que mira solidaria a España desde su conciencia social enérgica como una parte integrante de nuestra realidad política. Una Cataluña viva, donde el único fuego que arda sea el de la voluntad de crecer unidos en un proyecto común y en un mundo que no espera.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum9
forum Comentarios 9
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Ppote
A Favor
En Contra

26 de maig 2018 - No cabe la menor duda que el Partido Popular se ha comportado como una organización criminal constituida o usada para cometer delitos.

Ninguna lección a dar

Puntuación -5
#1
Makarius Currupio
A Favor
En Contra

Vosotros también contribuísteis a este desastre que es hoy la apestosa región de Torroluña, no como instigadores como si fué la banda armada de "estrozapatrias y arruinapaises" conocida como LA PSOE, pero si como consentidores tragasables marianos. Y no contentos con eso (nada mas hace falta ver a Castrado bajarse los pantalones hasta los zapatos con el pp de la región del conciertazo vasco o ante el FEixó do poblo galego.. o a la ex presidenta del Congreso de Mariano, Ana Pastueña) en vuestros planes entra el hacer lo mismo o similar al Cumfraude.. .. RIEN DE RIEN.

Por eso os hemos retirado el voto, y nunca mas os lo volveremos a dar.

O VOX O NADA.

Puntuación -3
#2
-
A Favor
En Contra

"La violencia es una expresión sintomática de ira,..." ¿ Que me estas contando ? ¿Franco un airado y frustrado? Tarde, pero bien está volver a la cordura.

Puntuación 0
#3
navegante los que se sacrifican por una vivienda merecen un premio no un okupa.
A Favor
En Contra

Al 1 Ppote, tomo nota y me remito al 2008, zp, aceptaré lo que venga de Cataluña.

2009zp, no hay crisis los que dicen eso son antipatriotas.

Ppote, 2010 la Salgado, los brotes verdes ya se ven, los brotes eran 3.500.000 parados, un montón de empesarios arruinados, una deuda que aún no hemos pagado, la prima de riesgo por los 600, y la Cataluña que nos dejó ni la torre de babel.

Ppeote si te callas quedaras mucho mejor.

Puntuación 4
#4
navegante los que se sacrifican por una vivienda merecen un premio no un okupa.
A Favor
En Contra

La violencia última lleva todo el sello de Torra.

Según Ana Rosa Quintana, el Viernes le daba el consejo siguiente, este señor debe de velo un siquiatra pra su bien, no sé sí habrá ido.

Puntuación 2
#5
-
A Favor
En Contra

#5.- Muy bien argumentado, si la recomendación es de Ana Rosa, es como una ley orgánica. ¿ Cual es la cantinela desde Catalunya ? ¡¡¡ prensa española...ya sabéis como sigue!!!

Puntuación -1
#6
navegante prohibido arruinar el país via impuestos
A Favor
En Contra

Al 6, el argumento es de una mayoría de españoles, porque no me negaras que en cataluña hay cantidad de gente más normal que este, se puede ser independentista, pero este idiota, porque hay que ser idiota para decir que los catalanes son superiores al resto de Europa.

Esto el tontorrón este no hace mucho que lo decía, 6, espero que este agurmento te guste más.

Al 6, y por sí te sirve de algo te díré que en el servicio militar en Campo Soto Cadiz, estuve en una tienda militar con 15 catalanes y tres madrileños durante tres meses.

Puntuación 0
#7
navegante las herencias deben de ser para los herederos y no para el gobierno de turno
A Favor
En Contra

AL 6, la prensa española tiene más credibilidad que la catalana, y la tiene porque no se les obliga a publicar en este o el otro idioma, algo que en estos tiempos te sonará que el que en cataluña rotula en español lo tiene claro,

Puntuación 1
#8
-
A Favor
En Contra

#7y8.- Con argumentos contrastados como los tuyos, solo puedo desearte buena suerte, y recordarte que cuando insultas al alcalde de un pueblo, lo estas haciendo a todos los conciudadanos. Si has dormido con catalanes, entiendes el catalán y miras TV3 ya tienes mucha ventaja sobre el resto.

Puntuación 0
#9