Opinión

Un antes y un después en el caso del BBVA

La Fiscalía pedirá antes de que finalice julio la imputación de BBVA por el caso Villarejo. Es cierto que un cambio normativo de 2010 implica que el banco solo asuma su responsabilidad a partir de ese año.

Por ello, la entidad no tendrá que responder ante la Justicia por las escuchas a directivos de Sacyr. Pero sí deberá hacerlo por el espionaje a empresarios como Fernando Martín o Luis Portillo. Por tanto, la imputación de BBVA es una posibilidad cada vez más cercana. Esto supondrá un antes y un después en el caso ya que, a partir de ese momento, el BCE podrá destituir a la cúpula actual del banco. Tal escenario jamás habría ocurrido si el expresidente Francisco González se hubiera regido por los códigos éticos de la entidad, de los que tanto presumía.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0