Todos

Redescubrir los destinos interiores, clave para reactivar el sector

  • Este verano, el 90% de los españoles viajarán dentro del país
  • El Gobierno ha dotado su plan de impulso al turismo con 4.300 millones
Imagen:Dreamstime.
Madrid

España ha ido abriendo sus fronteras progresivamente, primero en el espacio Schengen y, desde el 4 de julio, a 12 países considerados seguros. Sin embargo, la recuperación inicial del turismo dependerá más de los desplazamientos de los españoles dentro del país.

Al abrir los destinos del espacio Shenghen el pasado 1 de julio, Europa tomó la iniciativa para "liderar el camino de la reactivación turística", en palabras del secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Zurab Pololikashvili. El 11 de junio, la Comisión Europea ya había recomendado reabrir las fronteras internas para mediados de mes. Tras muchas deliberaciones, se recomendó limitar la reapertura exterior de comienzos de julio a una lista de 15 países de fuera de la Unión Europea (UE) considerados seguros.

Sin embargo, cada país ha adaptado las recomendaciones del órgano ejecutivo de la UE, lo que ha propiciado una reapertura desigual al turismo extranjero. El 4 de julio, España reabrió sus fronteras a 12 de los 15 países de la lista: Australia, Canadá, Georgia, Japón, Montenegro, Nueva Zelanda, Ruanda, Serbia, Corea del Sur, Tailandia, Túnez y Uruguay. Los ciudadanos de Argelia, Marruecos y China solo podrían acceder a España si levantan sus restricciones en reciprocidad. A ellos se añade Reino Unido, sin restricción desde el 21 de junio.

Estas medidas de apertura significarán un alivio muy esperado para la actividad económica y la recuperación de un sector capital para España, como es el turismo. Dado que la pandemia de Covid-19 dista mucho de estar controlada -al menos a escala global-, no cabe esperar un rebote pronunciado, pero es importante que España tome la delantera y, preservando la seguridad y la salud como virtudes cardinales, muestre por qué es el segundo receptor mundial de turistas internacionales.

Las ventas conjuntas del sector acumularán en tercer trimestre una pérdida del -63,2% respecto de 2019 y del -46,0% en el cuarto

Cabe recordar que, según la OMT, a 15 de junio el 22% de todos los destinos (es decir, 48 destinos) habían aligerado las restricciones de viaje, cuando a 18 de mayo eran solo un 3% (7 destinos). En ese 22% se encontraban 37 destinos europeos -entre ellos 24 de los 26 Estados miembros de Schengen-; 6 destinos de las Américas, entre ellos 5 pequeños Estados insulares en desarrollo; 3 destinos de Asia y el Pacífico, entre ellos 2 pequeños Estados insulares en desarrollo, y 2 destinos de África.

Por el contrario, el 65% de los destinos del mundo (141 destinos) continúan con sus fronteras completamente cerradas. En África, el porcentaje de destinos en que las fronteras siguen cerradas a los turistas es ahora del 85%. En las Américas, el 76% de los destinos mantiene el cierre total de las fronteras, al igual que el 67% de los destinos de Asia y el Pacífico, y el 92% de los destinos de Oriente Medio. En Europa, estos cierres totales de las fronteras se reducen ahora al 26% de los destinos.

Un escenario difícil

En 2018, la gente hizo 1.400 millones de viajes turísticos fuera de sus países de origen, el doble que en 2000. En 2020, el miedo al contagio y la crisis económica asociada al coronavirus harán que muchos prescindan, por voluntad o a la fuerza, de sus vacaciones. En Europa, tres de cada diez personas no pueden permitirse viajar fuera una semana. Como recordaba el presidente de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), Alexandre de Juniac, el pasado 7 de julio, la crisis actual tendrá una larga sombra. "A principios de abril, el 61% decía que volvería a viajar de nuevo en los primeros meses tras la estabilización de la pandemia. Para comienzos de julio, la proporción había caído al 45%. Y dos tercios de los pasajeros creen que viajarán menos en el futuro, ya sea por motivos de ocio, para visitar a familiares o amigos o por trabajo", afirma De Juniac.

El análisis de la OMT refleja asimismo la magnitud de la crisis. En abril de 2020, las expectativas de alta actividad dejaron paso a una caída del 97% en las llegadas de turistas internacionales, luego de una disminución del 55% en marzo, debido a la introducción casi universal de restricciones de viaje. Entre enero y abril de 2020, las llegadas de turistas internacionales disminuyeron en un 44%. Europa registró la segunda mayor caída (-44%), por detrás de Asia y el Pacífico (-51%) y seguida de Medio Oriente (-40%), Américas (-36%) y África (-35%).

Todo ello se podría traducir en una pérdida de aproximadamente 172.000 millones de euros en ingresos por turismo internacional. Los "impactos potenciales" que recoge la OMT para 2020 incluyen entre 850 y 1.100 millones de turistas internacionales menos; la pérdida de entre 800.000 millones y 1,1 billones de euros en ingresos por exportaciones procedentes del turismo, y de 100 a 120 millones de empleos directos en riesgo.

La OMT prevé un impacto para 2020 de entre 850 y 1.100 millones de turistas internacionales menos y la pérdida de entre 800.000 millones y 1,1 billones de euros en ingresos

En España, las consecuencias del Covid-19 han sido igualmente duras. Entre enero y mayo nuestro país recibió 13,3 millones de pasajeros internacionales, un 61,2% menos que en el mismo periodo del año anterior. El tráfico de pasajeros internacionales de compañías de bajo coste registró una disminución interanual del 63,5%, mientras que las compañías tradicionales tuvieron una menor reducción (-58,1%). El 74,8% del total del flujo aéreo provino de la Unión Europea, experimentando un descenso del 63%. El flujo aéreo del resto del mundo (25,2%) experimentó una disminución del 54,7%.

Las previsiones de Exceltur -la asociación que reúne a los presidentes de las 22 principales compañías españolas del sector turismo- son poco halagüeñas: desde el 15 de marzo hasta el 30 de junio de 2020, la actividad turística se habría reducido en 43.460 millones de euros respecto de 2019, con 1,4 millones de personas afectadas por su situación laboral (1,1 millones en ERTE y 300.000 sin empleo).

Las empresas turísticas españolas, de acuerdo con Exceltur, anticipan un escenario de intensas caídas de sus ventas en el segundo semestre de 2020. Los resultados de la Encuesta de Confianza Empresarial Exceltur, cerrada el 16 de junio de 2020, revelan que la reactivación va a ser muy lenta (-70,8% de caída en julio, -63,0% en agosto, -55,8% en septiembre). Como resultado de ello, las ventas conjuntas del sector acumularán en tercer trimestre de 2020 una pérdida del -63,2% respecto de 2019 y del -46,0% en el cuarto trimestre.

La asociación considera que la recuperación comenzará más tarde y será más lenta en los viajes con desplazamiento en transporte compartido (tren o avión, fundamentalmente) o alojamientos colectivos de mayor tamaño (hoteles). El comportamiento  previsto para este segmento de demanda se basa en el alto grado de incertidumbre expresado por las más de 2.000 unidades de negocio sondeadas por Exceltur.

La oportunidad del interior

Estas estimaciones recogen asimismo una presencia reducida de demanda extranjera y caídas menos intensas para la demanda nacional. El escenario de Exceltur contempla una recuperación más rápida en viajes de proximidad y en vehículos particulares en elementos de la oferta turística de tamaño reducido (segundas residencias, viviendas familiares y amigos, alojamientos rurales, vivienda en alquiler). Parte del gasto asociado otros años a los viajes que los españoles hacían fuera de España, este verano será previsiblemente en destinos nacionales.

Por otra parte, solo el 27,2% de los españoles tiene pensado irse de vacaciones este verano, según el avance del Barómetro especial de junio 2020 del CIS. Ahora bien, entre ellos son más los que dedicarán más de dos semanas (40,6%), seguidos de los que planean entre una y dos semanas de descanso (33,1%). Los datos del CIS parecen confirmar la tendencia apuntada por Exceltur: el 89,9% de los españoles afirman que se desplazarán dentro del territorio nacional, fundamentalmente a destinos de costa (52,6% de las respuestas) y municipios rurales (24,6%).

El turismo de sol y playa será la opción preferida, con el 51,8% de las respuestas, seguida del turismo de naturaleza, las visitas a familiares y el turismo cultural. Entre los alojamientos, prima la segunda vivienda (27,8% de las respuestas), seguido a corta distancia del hotel o apartotel y los apartamentos turísticos.

En cualquier caso, las Administraciones Públicas ya han comenzado a adoptar medidas para la reactivación. La última llega del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, que, a través de Turespaña, lanzó el pasado 13 de julio una campaña de publicidad internacional con el lema Back to Spain para reivindicar las bondades de España como destino, sobre todo con la vista puesta en el turista europeo -el 50% de los visitantes del Viejo Continente que visita a España repite, según esta dependencia pública-.

Casi un mes antes, el Gobierno presentó su plan de impulso del sector turístico, consistente en 28 medidas en torno a cinco líneas de actuación: la recuperación de la confianza en el destino (un destino 360º seguro), la puesta en marcha de medidas para reactivar el sector, la mejora de la competitividad del destino turístico, la mejora del modelo de conocimiento e inteligencia turística y una campaña de marketing y promoción.

El plan tiene una dotación de 4.262 millones de euros, que se suman a los 19.355 millones movilizados desde el comienzo de la pandemia para ayudar al sector turístico y que han supuesto una inyección de 15.273 millones para el sector. Los empresarios del sector lo consideran "un primer paso del largo recorrido que aún queda para asegurar la reactivación y supervivencia del sector", y reclaman medidas concretas respecto a los ERTE y más ayudas directas -en detrimento de avales y préstamos-.

Entidades locales, comunidades autónomas y ciudadanos también han emprendido medidas para seducir al viajero nacional. Así, la Comunidad de Madrid ha aprobado un plan con 570 actuaciones para espolear el turismo en 139 municipios de la región; en Canarias, una plataforma pide a sus ciudadanos que se queden este verano en las islas para reactivar el turismo; la Diputación Foral de Vizcaya ha lanzado, con la particupación de 120 empresas locales, una central de reservas para promover los destinos locales... Todo esfuerzo es bienvenido.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin