Todos

Playlist Princesas: de Leia a Blancanieves pasando por Lady Di, Gracia de Mónaco y Sabina

  • El 26 de diciembre de 2016 murió Carrie Fisher, más conocida como la Princesa Leia
  • Las "Princesas" son todo un icono visual y musical en el Universo Disney
  • El mejor homenaje a Lady Di fue que Elton John cantara "Candle in the Wind" en su funeral
La Princesa Leia, la "alteza real" más aclamada de los últimos 40 años

El 27 de diciembre de 2016 murió Carrie Fisher, más conocida como la Princesa Leia, de la "realeza" de "Star Wars". En su honor hacemos hoy un repaso a las músicas y canciones relacionados con las "Princesas" de todo tipo.

"PRINCESS LEIA'S THEME" ("Star Wars")

El 26 de diciembre de 2016, Carrie Fisher moría por las secuelas del infarto masivo que había sufrido cinco días antes cuando volaba de Londres a Los Ángeles. Con Carrie se iba también la protagonista femenina de la saga original (y de la final, cuya última película, "El ascenso de Skywalker", se acaba de estrenar) de "La guerra de las galaxias". La música de las nueve películas está firmada por el gran John Williams, el compositor de bandas sonoras más famoso de la historia ("E.T.", "Indiana Jones", "Tiburón", "Supermán", "Parque Jurásico", "La lista de Schindler"...), el hombre que más nominaciones (51) ha recibido para los Oscar, y ganador de cinco estatuillas.

"SINGIN' IN THE RAIN" ("Cantando bajo la lluvia)

Y si hablamos de Carrie Fisher, por qué no hacerlo de su madre. Debbie Reynolds murió... tan solo un día después que su hija, el 28 de diciembre de 2016, mientras preparaba el funeral de Carrie, a causa de un ictus. Y es que Debbie Reynolds también fue muy famosa en su época, en especial gracias a su participación en el musical más famoso de la historia, "Cantando bajo la lluvia" (1952), en el papel de Katie Sheldon. Vemos aquí el número musical del final de la película, cuando desenmascara a la "mala malísima" Lina Lamont.

"TRUE LOVE" ("Alta sociedad")

Hablamos ahora de princesas "de verdad". Grace Kelly se animó a cantar, junto al gran Bing Crosby, en "Alta sociedad", el remake de "Historias de Filadelfia" que realizó en 1956, y que puso punto y final a su carrera cinematográfica, pues aquel mismo año se casó con el Príncipe Rainiero de Mónaco, en un cuento de hadas que se hizo realidad.

"OURAGAN" (Stephanie)

Otra "princesa real", en este caso la hija de Grace Kelly/Gracia de Mónaco. Su hija menor, Estefanía, icono de los años 80 para muchos adolescentes, decidió, porque ella lo valía, probar suerte en el mundo de la música (dinero no le faltaba). Y de esta forma grabó un par de discos, de los que llegó a vender dos millones de copias, si bien hoy su música está más que olvidada. Eso sí, Stephanie, como así se llamaba en el mundo musical, llegó a grabar una canción con el mismísimo Michael Jackson.

"LIGHTS OUT" (Lisa Marie Presley)

El apelativo "Princesa del Pop" ha sido utilizado para multitud de cantantes jóvenes, como Whitney Houston, Britney Spears, Kilye Minogue, Christina Aguilera, Beyoncé, Taylor Swift, Rihanna, Adele... Pero si nos ponemos serios, una princesa solo puede ser hija de un rey. ¿Y quién es el Rey del Rock? Efectivamente. Lisa Marie Presley, hija de Elvis, también hizo sus pinitos en los primeros años del siglo XXI en el negocio paterno, con evidente fracaso. Eso sí, en su currículum pone que se casó con Michael Jackson y Nicolas Cage. Casi nada.

"SILBANDO AL TRABAJAR" ("Blancanieves y los Siete Enanitos)

Si hablamos de princesas, no podemos dejar atrás el Universo Disney. Porque las Princesas Disney forman parte de la cultura de los siglos XX y XXI. Y la primera Princesa Disney fue sin duda Blancanieves, que con sus Siete Enanitos inauguró en 1938 el género de largometraje de dibujos animados, con un éxito arrollador. Ya entonces, hace nada menos que 80 años, se realizó una versión doblada al español, aunque debería decir más bien que al "argentino", pues hasta casi el siglo XXI no llegaron los doblajes en "español de España" a las películas de Disney. El doblaje argentino, o mexicano, creó un aura de romanticismo que aún perdura en las primeras producciones de Walt Disney. En la banda sonora de "Blancanieves", la argentina Diana Castillo puso la voz a las canciones, si bien esta versión que vemos y oímos corresponde al doblaje de 2001, realizado por la cantante española Yolanda de las Heras.

"ERES TÚ EL PRÍNCIPE AZUL" ("La Bella Durmiente")

En 1959, Walt Disney firmó su última producción de "princesas" en formato de largometraje animado, "La Bella Durmiente", basado en los relatos de Perrault y los Hermanos Grimm. El propio Disney pidió al compositor, George Bruns, que se inspirara en el ballet homónimo de Chaikovski para la banda sonora de "La Bella Durmiente".

"COLORES EN EL VIENTO" ("Pocahontas")

Seguimos con Disney, si bien viajamos 36 años en el tiempo hacia delante hasta 1995, cuando la compañía, ya sin Walt Disney al mando (murió en 1966), retomó el tema princesas en sus largometrajes ("La Bella y la Bestia", "La Sirenita"...). En este caso la princesa es india nativa norteamericana (Pocahontas fue un personaje real, hija de un jefe indio), y la banda sonora, compuesta por Alan Menken y Tim Rice (letrista de los musicales de Andrew Lloyd Webber), se llevó un Oscar gracias a esta canción, "Colores en el viento", cantada en su versión española por Gema Castaño.

"¡SUÉLTALO!" ("Frozen")

Y para terminar con Disney, uno de los últimos grandes éxitos de la compañía estadounidense, "Frozen" (2013), cuya segunda parte acaba de estrenarse estas Navidades. En esta ocasión, la versión española de un pedazo de canción como es "Let it go!", traducida aquí como "¡Suéltalo!", está cantada por Gisela, una de las cantantes que salieron de la primera edición de "Operación Triunfo".

"STORYBOOK STORY" ("La Princesa prometida")

Salimos de Disney, pero no de las princesas de cuento. Uno de los muchos iconos culturales que nos han quedado de los años 80 es la película "La Princesa prometida" (1986), dirigida por Bob Reina y protagonizada por Robin Wright ("House of Cards"). La banda sonora la firmó nada menos que el líder de Dire Straits, y su canción principal, esta "Storybook Story", contaba con la voz de otro grande, Willy DeVille.

"PRINCESA" (Joaquín Sabina)

El mercado discográfico local también ha tenido sus princesas. La más conocida quizá es la que da nombre a una de las canciones más aclamadas de Joaquín Sabina. Una "princesa" que tiene nombre y apellido: se trata de Arianne Sved, una chica con la que el cantante de Úbeda tuvo un "affaire" en los últimos años 70, a pesar de estar casado por entonces. Arianne, inglesa de padre húngaro y madre española, vivía por entonces en Logroño, y con solo 17 años era 14 menor que Sabina. Pero Arianne decidió ir a Madrid, al conflictivo Madrid de los primeros 80, y cayó en la maldición de la droga, de la heroína, lo que hizo a Sabina perder su interés por ella, si bien no dudó en componer su famosa canción "Princesa", que publicó en 1985. Por fortuna, y a pesar de lo que dice la letra, Arianne nunca tuvo una sobredosis, ni murió en el atraco a una farmacia. Hoy, de hecho, vive felizmente en Barcelona tras desengancharse del caballo asesino.

"PRINCESAS" (Pereza)

El dúo madrileño formado por Rubén y Leiva, Pereza, tuvo su primer gran éxito con esta canción, "Princesas", perteneciente a su tercer álbum, "Animales", editado en 2005. Hoy, aunque ya caminan por separado, Pereza son referente en la música española de los últimos años.

"CANDLE IN THE WIND 1997" (Elton John)

Y terminamos con la princesa más "lacrimógena" del mundo de la música de las últimas décadas. El 31 de agosto de 1997, Lady Diana Spencer, Princesa de Gales, esposa (separada) del Príncipe Carlos de Inglaterra, moría en un accidente de tráfico escapando de los paparazzi junto a su amante, Dody Al-Fayed, por las calles de París. Seis días después, se celebró en la Abadía de Westminster, panteón de la mayoría de los reyes ingleses, el gran funeral de estado en honor de "la Princesa del pueblo". Y el momento más emotivo fue cuando Elton John, amigo íntimo de Lady Di, cantó en la abadía su "Candle in the Wind", la canción que en 1973 le había dedicado a Marilyn Monroe, pero con la letra "tuneada" ("Goodbye England Rose" en lugar de "Goodbye Norma Jean"), en medio de un silencio, nunca mejor dicho, sepulcral. Aunque muchas voces se habían alzado escandalizadas por el hecho de que en la sacrosanta Abadía de Westminster se tocara música pop (y en boca de un artista declaradamente gay), la sobria y emocionante actuación de Elton John ha quedado ya escrita con letras de oro en la historia de la realeza inglesa... y de la música.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin