Next Generation

Un eslabón imprescindible: Extremadura produce el 98% del tabaco que se cultiva en España

  • Agrupa a unas 1.300 explotaciones en cooperativas y asociaciones
  • Aporta un valor añadido bruto a la economía de casi 140 millones

España es el tercer productor europeo de hoja de tabaco, una industria que genera más de 40.000 empleos, 2.800 millones de euros de valor añadido bruto y que recauda fiscalmente 9.000 millones. Unas cifras en las que tiene mucho que ver Extremadura. Y es que esta comunidad produce el 98% del tabaco que se cultiva en España, siendo así el primer eslabón de toda la cadena de valor de este sector con una producción anual próxima a las 29.000 toneladas, lo que la convierte en la mayor región productora de toda Europa.

En este sentido, según el Informe sobre la contribución económica y social del sector de tabaco en España y tendencias en el marco regulatorio del sector, elaborado para la Mesa del Tabaco por KPMG con la colaboración de la CEOE, el cultivo de la hoja de tabaco y su primera transformación facturan 130 millones de euros y aportan un valor añadido bruto a la economía extremeña de casi 140 millones.

En la provincia de Cáceres, donde está más concentrada esta actividad, el tabaco aporta un 1,8% del producto interior bruto (PIB), aglutina más del 2% del empleo y supone casi el 20% de las exportaciones. Asimismo, la actividad del cultivo agrupa en Extremadura a unas 1.300 explotaciones en cooperativas y asociaciones, y genera más de 3.000 empleos en las zonas productoras por el efecto arrastre sobre otros sectores de la economía, contribuyendo así a frenar la despoblación y el envejecimiento rural.

"El cultivo de tabaco se desarrolla en una zona con baja densidad de población, manteniéndolo conseguiremos fijar población y evitaremos el éxodo del campo a las zonas urbanas. Por otro lado, la edad media de los titulares de las explotaciones tabaqueras es de 53,97 años, siendo un sector menos envejecido que el conjunto del sector agrario en el que la media se sitúa en 60,56 años. Además, se trata de un sector con alta tasa laboral femenina. Por ejemplo, en la fase de primera transformación, el 54% de la plantilla está formada por mujeres". señala Ricardo Miranda, director de la Organización Interprofesional del Tabaco (OITAB).

Eso sí, para que el sector del tabaco en rama sea viable, es necesario que el mercado apueste por la producción española, "realizando compras que permitan mantener la producción por encima de un umbral crítico que, de no alcanzarse, supondría la desaparición del sector", recalca Miranda.

Un cultivo sostenible

Como señalan desde la Compañía Española de Tabaco en Rama (CETARSA) este cultivo "se asienta en gran parte en zonas edafológicamente degradadas y poco productivas, de ahí que este cultivo juegue un papel fundamental en el mantenimiento del suelo fértil, evitando la erosión y fundamentalmente manteniendo activa la vida microbiana como base de partida en la preservación del medio ambiente y de la biodiversidad propia de las diferentes zonas del cultivo".

Además, es una planta cultivada por sus hojas, "las cuales alcanzan gran desarrollo y por lo tanto mucha superficie foliar, de manera que medioambientalmente es un gran sumidero de CO2, y con su cultivo se aumenta la capacidad de captación de CO2, contribuyendo de manera significativa al cumplimiento de los objetivos propuestos en el Proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética", expone el director de la OITAB.

Por otro lado, como pone de manifiesto el informe elaborado por KPMG, los agricultores han invertido en la última década 60 millones de euros para la construcción de secaderos que usan biomasa en lugar de combustibles fósiles. De este modo, más del 80% del tabaco se trata en secaderos de biomasa, energía renovable neutra en emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Pendientes de la PAC

Cada euro invertido en el sector tabaquero extremeño multiplica por diez las rentas en la región, poniendo así de manifiesto el carácter estratégico y crucial de este cultivo, como recoge el informe elaborado por la Universidad de Extremadura El cultivo de tabaco en Extremadura. Análisis del Impacto Socieconómico y Ambiental.

Por tanto, los 22 millones de euros que anualmente recibe el tabaco extremeño a través de la Política Agrícola Común (PAC) generan 220 millones de euros en las rentas. No obstante, la nueva reforma de la PAC podría dejar fuera de las ayudas a esta industria, ya que se pasará de 50 regiones agrarias a, posiblemente, 20. En este sentido, para poder recibir los fondos de la PAC es necesario formar parte de ese mapa. Si bien tras la reunión que tuvo lugar en julio entre el Gobierno y las comunidades la Junta de Extremadura da por seguro que el tabaco tendrá ayudas hasta 2027, agrupaciones como Asaja Extremadura creen que hay que ser prudentes hasta que se confirme en un documento oficial que se mantendrán dichas ayudas.

Los agricultores han invertido en la última década 60 millones de euros en secaderos que usan biomasa en lugar de combustibles fósiles

"Cumplimos los objetivos generales establecidos por la Comisión para la reforma de la PAC: fomento de un sector agrícola inteligente, resistente y diversificado; intensificación del cuidado del medio ambiente para alcanzar los objetivos climáticos y medioambientales de la UE; y fortalecimiento del tejido socio-económico de las zonas rurales", destaca Ricardo Miranda, quien recuerda que el sector tabaquero invierte en tecnología altamente especializada, el cultivo se realiza bajo una norma de producción integrada y, por lo tanto, de forma respetuosa con el medio ambiente, hecho que es certificado anualmente por empresas externas. Además, "hay multitud de datos que indican la importante contribución que el sector tiene para el mantenimiento de la población en los núcleos rurales y, por lo tanto, para el fortalecimiento del tejido socio-económico".

A este respecto, el informe de la Universidad de Extremadura refleja que en las primeras fases (cultivo y primera transformación) el tabaco genera 2.404 empleos, que ascienden a 3.854 puestos de trabajo durante todo el proceso. Todo ello supone el 54% del empleo femenino en la transformación y supone también el 50% del empleo agrario de estas comarcas. Además, el 17,6% de los hogares de estos territorios están vinculados al tabaco.

Este aporte económico y de empleabilidad que propicia el sector resulta clave en la fijación de la población, con más de 1.200 productores en las comarcas de La Vera y Campo Arañuelo, al norte de Cáceres, que suponen el 35% del empleo de la zona de influencia. De hecho, en los municipios tabaqueros la población se ha mantenido estable, con un saldo positivo (+0,54) en el periodo de 1960-2020, mientras que en el conjunto de la provincia de Cáceres ha descendido un 28,1% durante el mismo periodo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin