Nacional

Qué pasará con el estado de alarma y el toque de queda el 9 de mayo: tres posibles escenarios

  • El Gobierno mantiene la intención de que esta situación finalice
  • Mientras, algunas comunidades autónomas piden una prórroga
  • Otras regiones trabajan en modificar su legislación ordinaria
Qué pasará con el estado de alarma y el toque de queda el 9 de mayor: tres posibles escenarios
Madrid

El estado de alarma finaliza el próximo 9 de mayo y el Gobierno mantiene la intención de que se termine en esa fecha tras seis meses en activo. Mientras, algunas comunidades autónomas como la vasca está pidiendo que se prorrogue y otras como la catalana trabaja en una legislación que le permita mantener restricciones como el toque de queda. A continuación, tres posibles escenarios.

Escenario 1: no se prorroga el estado de alarma y decaen los cierres y toque de queda

Si no se prorroga, el real decreto del 25 de octubre, el estado de alarma terminará el próximo 9 de mayo. Una finalización de una situación de emergencia que provocará la caída de cuatro medidas concretas:

1.Toque de queda: la suspensión de la libertad de circulación de las personas en horario nocturno

2. Cierre perimetral: la limitación de las entradas y salidas de las comunidades autónomas

3. Reuniones: la prohibición de reuniones de más de seis personas tanto en espacios públicos como privados.

4. Aforos lugares de culto.

A pesar de la caída de estas medidas, las comunidades autónomas y el Gobierno podrán seguir restringiendo la movilidad. En concreto, diversos expertos consultados por Europa Press explican que en una situación de no estado de alarma se pueden llegar a limitar derechos fundamentales pero sólo en casos muy definidos e individualizados valiéndose de la Ley Orgánica de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública de 1986.

Esta ley en su artículo tres señala que con el fin de controlar las enfermedades transmisibles, la autoridad sanitaria, además de realizar las acciones preventivas generales, podrá adoptar las medidas oportunas para el control de los enfermos, de las personas que estén o hayan estado en contacto con los mismos y del medio ambiente inmediato, así como las que se consideren necesarias en caso de riesgo de carácter transmisible.

Atendiendo a esto, los expertos indican que sí que podrían verse aun cierres perimetrales, pero serían de zonas sanitarias, barrios o como mucho de ciudades, nunca de toda una comunidad autónoma. Además, esos cierres que se adoptarían por decreto tendrían que contar con el aval de los tribunales. De esta forma, señalan que se vuelve a la situación que se vivió el verano pasado, y que las administraciones autonómicas sí que podrían por ejemplo restringir horarios comerciales y de hostelería.

Escenario 2: se prorroga un estado de alarma a la carta por comunidades autónomas

La cuarta ola de la pandemia está evolucionando de manera diferente entre las comunidades autónomas. Así, mientras el País Vasco tiene una incidencia acumulada a 15 días de 516 casos por cada 100.000 habitantes, la Comunidad Valenciana tiene una de 44,17 casos. Ante esta situación, cabe la posibilidad de que solo se establezca un estado de alarma en las comunidades que peor estén y que lo pidan. 

Esta es una posibilidad que permite la Constitución Española. En concreto, el apartado 2 del artículo 116 de la carta magna dice que el decreto del estado de alarma "determinará el ámbito territorial a que se extienden los efectos de la declaración". Se trata de una opción que ya ha puesto sobre la mesa la socialista Idoia Mendia, vicelehendakari del gobierno vasco.

Además, cabe recordar que esta situación ya tuvo lugar el pasado 9 de octubre, cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, decretó el estado de alarma en la Comunidad de Madrid para poder mantener el confinamiento perimetral, al negarse la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, a pactar una fórmula legal que preservara el cierre ordenado por el Ministerio de Sanidad y anulado ayer por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad. Más tarde, el 25 de octubre, decretó el estado de alarma para toda España.

Escenario 3: no se prorroga el estado de alarma, pero se mantienen cierres y toque de queda

Ante la posibilidad de que no se renueve el estado de alarma, las comunidades autónomas está trabajando en modificaciones de sus normas con el objetivo de mantener restricciones importantes sin el estado de alarma. Es el caso del Govern de Cataluña, que está preparando un marco normativo que le permita poder aplicar el toque de queda nocturno en Cataluña a partir del 9 de mayo.

Tal como ha explicado la consellera de la Presidencia, Meritxell Budó, tras la reunión semanal del Govern, el Ejecutivo está "estudiando mecanismos para dotarse de un marco normativo en caso de que sea necesario decretar un toque de queda", un "paraguas legal" que podría ser aplicable también en el caso de restricciones de movilidad.

La consellera también ha recordado que, si el Gobierno de Pedro Sánchez opta por no prorrogar el estado de alarma, como ha anunciado en los últimos días, todas las decisiones que tome la Generalitat sobre limitaciones de movilidad requerirán de la autorización del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), por lo que no serán de aplicación "inmediata". "Necesitaremos los tres días que tiene el TSJC desde que recibe la petición de la medida del Govern hasta que resuelve (...). Eso cambiará la manera de gestionar las restricciones", ha afirmado.

Asimismo, ha admitido que el toque de queda es una medida "drástica" pero "necesaria", ya que, ha recordado, los datos epidemiológicos están mejorando pero aún hay unas 500 personas ingresadas en camas de críticos en Cataluña.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.