Motor

Si piensas en invertir…, los coches clásicos pueden ser una buena idea, pero hay que saber buscar

  • Los vendedores privados son más fáciles a la hora de negociar, pero esto conlleva riesgos

Los coches clásicos son cada vez más populares, no solo por el placer de conducirlos, sino también porque pueden convertirse en oportunidades de inversión. ¿Merece la pena invertir en ellos?

Mientras que algunas personas se decantan por el mercado de valores, otras prefieren inversiones más predecibles como los coches clásicos. Según Matas Buzelis, experto en automoción de carVertical, los modelos en perfecto estado y cuidadosamente seleccionados pueden aumentar su valor un par de veces, incluso después de varios años.

Para que un vehículo sea considerado como un clásico tiene que haber sido fabricado hace más de 30 años. Aun así, no todos los coches de 30 años de antigüedad son una inversión a futuro que merezca la pena. El volumen de producción, el precio y los motivos detrás de la fabricación pueden explicar por qué algunos vehículos se consideran clásicos y otros no.

Algunos modelos muy apreciados

Un vehículo que ha sido muy popular y asequible probablemente no sea un clásico muy deseable, pero su versión más potente o rara podría volverse popular entre los entusiastas y ser considerada un clásico. Por ejemplo, el Ford Sierra fue un coche muy popular durante los años 80 y 90. Sin embargo, no se trata de un modelo que fuera deseado entre los coleccionistas de vehículos clásicos. La historia es diferente con el Cosworth, una versión de alto rendimiento del Ford Sierra, que estuvo destinado a las carreras y tuvo una producción limitada, comentan desde carVertical.

Estos son algunos ejemplos de modelos de diferentes categorías que deberían aumentar su valor en el futuro:

-Mercedes-Benz 500SL o 600SL (chasis R129): se trata de un diseño atemporal de Mercedes-Benz. Estos roadsters eran muy refinados para su época y suelen ser buscados por los entusiastas de los coches alemanes.

-Audi S2 Coupé: está equipado con el icónico motor 2.2 de 5 cilindros y 20 válvulas. Ofrece mucha potencia sin perder el aspecto emblemático de Audi.

-Peugeot 205 GTI 1.9: quizás el padrino del segmento de los compactos deportivos. Un vehículo que es muy divertido a pesar de su potencia conservadora en los estándares actuales.

-Citroën SM: se trata de un Citroën icónico. Es un coche muy especial con una suspensión más refinada que las que se encuentran en los vehículos de lujo actuales.

-Lancia Delta Integrale EVO (o EVO2): un coche muy costoso que tiene mucho pedigrí en el Campeonato Mundial de Rally. Para cualquier coleccionista de vehículos, este es un activo muy valioso.

Atentos a lo que compramos

Incluso los coches clásicos de colección suelen reacondicionarse y repintarse, y apenas queda rastro de su aspecto original. Para conservar el máximo valor de un vehículo clásico antiguo, este tiene que ser lo más original posible y estar en las mejores condiciones.

Los coches clásicos pueden tener un historial de mantenimiento muy antiguo, y es posible que algunos de esos registros nunca se hayan digitalizado. En consecuencia, la única evidencia disponible de su buen estado es la documentación de mantenimiento.

Asimismo, debemos prestar atención a los documentos de los coches, ya que estos pueden ser falsos y crear la ilusión de que un automóvil no tiene defectos. Debido a que algunos registros históricos sí se habrán haberse digitalizado, comprueba el historial on line con un número VIN y comprueba si hay coincidencias.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud