Motor

Bentley Continental GTC Boodles, un joyero de cuatro ruedas

  • Combina la exclusividad del equipo Mulliner de Bentley con la de los artesanos joyeros de Boodles para hacer un coche joya.
  • Es un vehículo del que solo se ha construido una unidad, basado en la exclusividad propia del Bentley Continental GTC. 
Su impresionante exterior ya deja claro que es una joya artesana de cuatro ruedas.

La marca británica Bentley se ha asociado con la compañía de joyería, también británica y con 226 años de tradición, para desarrollar un vehículo único, el Bentley Boodles, una verdadera joya de cuatro ruedas.

Este impresionante Bentley Boodles representa el trabajo combinado entre el departamento Mulliner de Bentley y un equipo de profesionales de la empresa Boodles. El primero es el equipo específico de Bentley que se encarga de construir vehículos únicos en base a las demandas de sus clientes. Son, por ello, coches únicos y fabricados a mano. Por su parte, los diseñadores de Boodles se encargan de hacer piezas únicas para que sus clientes más exclusivos luzcan unas joyas que nadie puede conseguir.

De esta forma, los mejores artesanos de Mulliner y de Boodles han colaborado para crear un Bentley Continental GTC igualmente único. El resultado es una muestra de artesanía y diseño, basada en un espectro de colores sobrio que va desde el antracita hasta el lino, con el rosa polvo característico de Boodles que proporciona el contraste más sutil. En el interior, los detalles en oro de 24 quilates, el revestimiento de piedra natural y el minucioso bordado de punto invisible "Be Boodles" se encuentran entre los aspectos más destacados de esta joya entre los Bentley.

Mulliner y Boodles unidos

La colaboración entre Mulliner y Boodles para este proyecto comenzó en mayo de 2023, cuando un equipo creativo de los célebres joyeros visitó los talleres de Mulliner. Junto con los diseñadores del equipo de Bentley idearon una especificación que presentaba una paleta de colores discreta, materiales raros y detalles artesanales.

Es un Bentley muy especial cuyo interior está lleno de detalles firmados por Boodles.

El exterior del Boodles Commission Continental GTC utiliza una paleta de colores elegante y atemporal, con el acabado exterior antracita y el techo de tela gris claro que acentúan las líneas esbeltas y musculosas del descapotable de Bentley. Destacar sus llantas Mulliner de 22", pintadas en Tungsteno con acabado pulido, con pinzas de freno en negro brillo. También encontramos indicios de las joyas que hay en el interior: una raya diplomática en el característico color rosa polvo de Boodles, que traza una línea alrededor del borde del alerón delantero. Y en el guardabarros delantero aparece una insignia exterior 'Boodles 1798' en gris con texto cromado.

Dentro del 'joyero'

Abrir la tapa de un joyero de Boodles es un momento de deleite y revelación, y los creadores de este vehículo intentaron provocar la misma sensación de asombro en quienes entran al interior del Bentley. La gama de colores es moderna, con tapicería de lino como color de cuero principal, complementada con cuero gris pálido en los respaldos de los asientos, la parte superior del tablero, la palanca de cambios y el volante.

Los paneles de las puertas y los respaldos superiores de los asientos cuentan con un patrón repetido de costura invisible del motivo entrelazado "Be Boodles", que por sí solo requirió 278.566 puntadas y seis horas de minucioso trabajo. El colgante 'Be Boodles Bentley', colocado en la consola central, ha sido elaborado a mano como una pieza única y completa.

Presenta también un par de emblemas "B" engastados con diamantes en forma de espejo, que imitan las líneas curvas del encaje antiguo, creados en oro blanco de 18 quilates. También incluye un par de cojines sueltos en piel de lino con el bordado "Boodles 1798".

Las técnicas avanzadas de corte por láser permiten a Mulliner crear paneles de chapa de tan solo una décima de milímetro de espesor a partir de piedra natural formada hace más de 200 millones de años.

La base de este modelo único es el no menos exclusivo Bentley Continental GTC.

Las esferas, biseles, salidas de aire y controles están enmarcados en la especificación de Mulliner, dándoles un acabado similar a una joya que capta la luz en múltiples facetas. Las aletas centrales de las salidas de aire están pintadas en rosa polvo, el color característico de Boodles.

Sus orígenes

Mulliner y Boodles pueden presumir de siglos en los más altos niveles de diseño y artesanía. Mulliner, ahora la división de coches a medida de Bentley Motors, tiene sus orígenes en una empresa de carrocerías de coches de caballos de Northampton en 1760. A esta empresa se le encargó la creación de autocares para el Royal Mail.

Mientras tanto, Boodles se fundó en 1798 en la próspera ciudad comercial de Liverpool y se ha convertido en sinónimo de joyería de calidad excepcional. Su anillo 'Raindance' fue elegido para la exposición permanente del Museo V&A como icono del diseño de joyería británico.

El Boodles Bentley Continental GTC es fruto de la colaboración entre dos compañías británicas con más de dos siglos de tradición artesanal para hacer un coche único de precio incalculable. El punto de partida, el Continental GTC con el motor V8 tiene un precio de partida de 325.000 euros.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud