Motor

Bruselas registra las importaciones de coches eléctricos chinos por si impone aranceles retroactivos

Vehículos preparados para su exportación. Foto: Reuters

La Comisión Europea (CE) decidió este miércoles registrar las importaciones de vehículos eléctricos nuevos procedentes de China, en consonancia con las normas antisubvenciones de la Unión Europea (UE), ante su incremento "masivo" y por si decide al término de la investigación abierta a esos productos imponer aranceles retroactivos.

"El registro se decidió debido a las importaciones masivas de vehículos eléctricos de batería en un período de tiempo relativamente corto", explicó a EFE un portavoz comunitario, que se refirió en concreto a cerca de 200.000 vehículos en el período comprendido entre octubre de 2023 y enero de 2024.

Esto supone un aumento mensual medio del 11% en comparación con el período que está investigando la Comisión Europea, precisó.

El registro es una herramienta que permite a las aduanas seguir la pista de importaciones específicas tras la apertura de una investigación de defensa comercial, explicó el portavoz.

Más en concreto, indicó que el objetivo de este registro es permitir la percepción retroactiva de derechos compensatorios, en caso de que se decida su imposición y se cumplan las condiciones para ello.

Pero dejó claro que el registro y la percepción retroactiva implican dos decisiones distintas, y especificó que el registro publicado sólo tiene por objeto registrar las importaciones.

"El registro no prejuzga en modo alguno el resultado de la investigación", que continuará siguiendo "un procedimiento jurídico estricto conforme a las normas de la UE y la Organización Mundial del Comercio", concluyó el portavoz comunitario.

En la decisión publicada hoy por el Diario Oficial, se explica que las importaciones del producto afectado "deben someterse a registro para garantizar que, si a raíz de las conclusiones de la investigación se imponen derechos compensatorios, tales derechos puedan, si se cumplen las condiciones necesarias, recaudarse retroactivamente".

El pasado 4 de octubre, la CE abrió formalmente una investigación antisubsidios sobre las importaciones de coches eléctricos chinos para determinar si las cadenas de valor de estos vehículos en China se benefician de subsidios ilegales, y si éstos causan o amenazan con causar un perjuicio económico a los productores de la UE.

Según la CE, los vehículos chinos tienen una penetración del 8 % en el mercado comunitario -que podría duplicarse hasta el 15% en 2025 de continuar al mismo ritmo- y cuestan un 20% más barato que los europeos.

La investigación debe concluir en un plazo máximo de 13 meses a partir de su apertura y, si está jurídicamente justificado, podrán imponerse derechos antisubvenciones provisionales en un plazo de 9 meses a partir de su inicio.

Podrían imponerse medidas definitivas hasta 4 meses después o en un plazo de 13 meses a partir de la apertura de la investigación.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud