Motor

Barcelona prohíbe definitivamente los patinetes eléctricos en el transporte público

Patinetes circulando por Barcelona. Foto: Luis Moreno.

La Autoritat del Transport Metropolità (ATM) de Barcelona ha recomendado este viernes mantener la prohibición de forma indefinida de entrada de patinetes eléctricos y otros vehículos de movilidad personal (VPM) como los monociclos eléctricos en el transporte público.

En un comunicado, la entidad ha instado a los operadores que "lo incorporen en las condiciones generales de uso de sus servicios para continuar contemplando esta prohibición" que rige desde el pasado 1 de febrero.

Del mismo modo, la ATM ha apuntado que la actual regulación de estos vehículos "no aporta, hoy en día, las suficientes garantías de seguridad" para permitir su presencia en el transporte público.

A pesar de analizar diferentes medidas para reducir el riesgo y el impacto, "no se ha podido establecer ningún escenario en el que no se mantenga un factor riesgo muy elevado no tolerable" para los operadores.

"Se debe tener en cuenta que el impacto de una deflagración de una batería de estos VMP en el transporte público puede ser muy elevado, sobre todo por la alta densidad de viajeros en determinadas franjas horarias cada vez más amplias", la presencia de túneles o la imposibilidad de evitar que coincidan con colectivos vulnerables como personas con movilidad reducida, niños o bebés, ha añadido.

Según explica la Autoritat, este escenario general de riesgo se concluye a partir de los resultados del grupo de trabajo de operación del Comité de Coordinación de Emergencias del Transporte Público de la propia ATM. Estas conclusiones indican que el fenómeno mediante el que se produce el incendio de una batería es el embalamiento térmico (thermal runaway); un proceso de degradación extremadamente rápido en el que se cataliza toda una serie de reacciones químicas exotérmicas que generan fuego, humo, emisión de gases, fragmentación y explosión.

Además, la entidad explica que los estudios realizados también concluyen que "el riesgo de producirse este fenómeno puede incrementarse cuando la batería que alimenta el VMP se ve sometida a condiciones de manipulación del software, sobrecarga o sobredescarga de la batería o daños físicos, vinculados en la posición de la batería en la parte inferior de la plataforma".

Madrid estudia su prohibición

Los patinetes eléctricos son uno de los grandes debates sobre movilidad que están afrontando las grandes ciudades. Cataluña fue una de las primeras regiones en dar un paso al frente después de la explosión de uno de estos dispositivos en el interior de un tren de Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC), que dejó tres personas heridas en noviembre del año pasado.

Por su parte, la Comunidad de Madrid está estudiando también su prohibición en el transporte público después de que este martes explotara la batería de un patinete eléctrico y obligara a cortar la circulación de la Línea 2 del Metro y la actuación de los Bomberos. El incidente no dejó heridos, pero sí que dejó calcinado parte del vagón.

"Estamos valorando la posibilidad de prohibir la entrada de este tipo de dispositivos en los vagones", avanzó el consejero de Presidencia, Justicia y Administración Local de la Comunidad de Madrid y portavoz del Gobierno regional, Miguel Ángel García, al tiempo que insistió en que cuando tengan un análisis definitivo de lo sucedido y "una decisión clara la trasladaremos".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud