Actualidad

Así quedó el vagón del metro de Madrid donde explotó la batería de un patinete eléctrico

  • La Comunidad se plantea prohibirlos en el suburbano, como ya hizo Cataluña
  • El servicio de la Línea 2 estuvo interrumpido durante tres horas por el incidente
Parte del vagón quedó totalmente calcinado.

La explosión de la batería de un patinete eléctrico obligó este martes a cortar la circulación en parte de la línea 2 del Metro de Madrid a la altura de La Elipa. El incidente no dejó ningún herido, pero parte del vagón quedó prácticamente calcinado, como se puede observar en las imágenes difundidas por los Bomberos, y ha provocado que la Comunidad de Madrid se esté planteando la prohibición de los patinetes en el suburbano.

El incendio del dispositivo se originó a eso de las 17:40 horas de este martes en el último vagón de un convoy entre las estaciones de Alsacia y Manuel Becerra de la Línea 2. Debido a la gran cantidad de humo, los bomberos tuvieron que realizar tareas de ventilación en el mismo. El servicio en la línea 2 estuvo interrumpido durante unas tres horas y afectó a 5 estaciones: Alsacia, La Almudena, La Elipa, Ventas (con enlace con la Línea 5 de Metro) y Manuel Becerra (con enlace con la Línea 6, la circular).

Tras este incidente, el consejero de Presidencia, Justicia y Administración Local de la Comunidad de Madrid y portavoz del Gobierno regional, Miguel Ángel García, ha admitido este miércoles que se está estudiando la posibilidad de prohibir la entrada de patinetes eléctricos en los vagones de Metro.

Después del Consejo de Gobierno celebrado en la Casa de Correos, García ha avanzado que actualmente el Consorcio Regional de Transportes de Madrid está analizando las causas de la explosión. "Estamos valorando la posibilidad de prohibir la entrada de este tipo de dispositivos en los vagones", ha avanzado el consejero, al tiempo que ha insistido en que cuando tengan un análisis definitivo de lo sucedido y "una decisión clara la trasladaremos".

Los patinetes eléctricos son uno de los grandes debates sobre movilidad que están afrontando las grandes ciudades. Cataluña fue una de las primeras regiones en dar un paso al frente después de la explosión de uno de estos dispositivos en el interior de un tren de Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC), que dejó tres personas heridas en noviembre del año pasado.

Ante este suceso, la Autoritat del Transport Metropolità (ATM) del área de Barcelona prohibió los patinetes eléctricos en el transporte público al menos hasta el 31 de octubre. Saltarse esta norma conlleva una sanción de 200 euros.

Asimismo, el Ayuntamiento de Barcelona también ha cerrado la puerta a las empresas de patinetes compartidos en la ciudad después de cuatro años estudiando la normativa. Es decir, no habrá más oferta de Vehículos de Movilidad Personal (VMP), aunque sí que se podrán seguir utilizando los patinetes personales.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud