Motor

Al volante del Ford Bronco, el legendario todoterreno que llega a Europa

  • La gama "europea" del Bronco solo ofrece la carrocería larga, de 5 puertas, y el motor V6 de 335 caballos.
  • Se ofrecen dos opciones, el Outer Banks más dinámico y confortable y el Badlands aún más aventurero y radical.
  • Las primeras entregas comenzarán a mediados de junio en España y su precio parte de 86.900 euros.
No solo es un todoterreno, tambi?n es muy r?pido y divertido gracias a sus 335 CV.

Ford lanza al mercado europeo, por primera vez en la historia, el Bronco, un vehículo todoterreno legendario fabricado en Estados Unidos desde 1966. Emplea un potente motor de 335 caballos y unas posibilidades de uso off-road extremas.

Ford sigue adelante con su estrategia de lanzar al mercado europeo algunos de los vehículos más emblemáticos y legendarios de su historia. Un paso intermedio con el que completar su gama dentro de su estrategia de electrificación obligada por las normativas internacionales.

Lanzó hace cinco años, por primera vez en su historia en Europa, el deportivo de referencia norteamericano, el Mustang. Un coche con 60 años de historia que, por primera vez, se traía de manera oficial a Europa, y que representa el concepto del deportivo asequible norteamericano. Este modelo, mítico, se ha convertido también en el deportivo más vendido en Europa porque ofrece una relación prestaciones/precio muy buena.

Todo en el nuevo Bronco muestra reminiscencias del clásico de los años setenta.

Tras el Mustang, lanzó el nuevo Explorer, un todoterreno que combina un potente motor de seis cilindros con otro propulsor eléctrico en su sistema híbrido enchufable. Un modelo que pronto también tendrá una variante 100% eléctrica. Pues ahora da un nuevo paso en este sentido y dentro del segmento del vehículo todoterreno y lo hace con el nuevo Bronco. Es un modelo que, como el Mustang entre los deportivos, es una referencia en el mundo del vehículo off -road.

Leyenda norteamericana

El Bronco tiene una historia muy especial. En 1966, el genial ejecutivo Lee Iacocca lanzó al mercado el primer Ford Bronco, con una carrocería de tres puertas y unas posibilidades de utilización en conducción off-road muy buenas. Ese modelo se convirtió, junto con los modelos de Jeep, en la referencia de los vehículos todoterreno norteamericanos.

Se mantuvo 30 años en el mercado, siempre con el mismo concepto de carrocería de tres puertas, pero con un vehículo cada vez más grande. En el año 1996 se puso fin a este modelo que fue sustituido por el Expedition, un todoterreno de cinco puertas y carrocería aún más grande que la del Bronco.

Esta versión Badlands, con sus grandes ruedas, ofrece un aspecto muy llamativo.

Y desde entonces ha estado 25 años guardado en la memoria hasta que en 2021 la marca del óvalo lanzó un nuevo Bronco con el que relanzar un nombre y una leyenda viva del automóvil. Ese modelo, que está disponible en Estados Unidos con carrocerías corta y larga, o de tres y cinco puertas, y con una amplia gama de motorizaciones, es el que ahora llega al mercado europeo. Pero llega con una gama bastante limitada, solo con una opción de carrocería y un motor.

Un vehículo que, además, está previsto que tenga un nivel de ventas muy bajo en el viejo continente. El objetivo de Ford no es vender muchas unidades del Bronco en Europa porque es un modelo con motores de gasolina muy potentes que, por ello, tienen un nivel de emisiones bastante alto. Y eso perjudicaría las cifras que exige la Unión Europea para las marcas de coches. Pero no será tampoco en serie limitada, porque Ford Europa puede traer todas las unidades que demande el mercado, aunque no será un coche de gran volumen.

Muy potente

Por otra parte, es un vehículo con una mecánica muy potente. Solo estará disponible en Europa con un motor Ecoboost de 2,7 litros, asociado con dos turbocompresores, lo que le permite ofrecer 335 caballos de potencia. Solo hay una opción de motor, pero si tendrá dos sistemas de tracción diferentes en la oferta europea.

Esa rueda tras el cambio es básica en uso off-road al permitir seleccionar modos de conducción y sistemas de tracción.

Por un lado una versión de acceso, con un enfoque menos campero aunque por supuesto con tracción a las cuatro ruedas y con marchas reductoras. Esta variante Outer Banks se sitúa en 86.900 euros de precio recomendado. Y por encima la variante tope de gama, el Badlands, que sobre la misma base mecánica emplea una tracción aún más sofisticada.

La gran diferencia es que esta última permite circular con tracción a las cuatro ruedas y marchas largas, no solo en terrenos resbaladizos sino también por carreteras con asfalto seco. Un coche, por ello con un sistema similar al que ofrece un diferencial central bloqueable. Y en cuanto a su precio, esta variante más potente se sitúa en 91.600 euros.

El más campero, Badlands, añade el modo de rodar por rocas a muy baja velocidad.

Con el nuevo Ford Bronco hemos podido hacer una primera toma de contacto en la zona de Barbate, en el sur de España, y el resultado es excelente. Lo es porque no solo es un coche que funciona muy bien en una conducción todoterreno más extrema, con marchas reductoras, gracias a sus buenos ángulos de ataque y salida, o a sus 27 cm de altura libre al suelo.

Al volante

Hemos probado la variante menos campera, el Outer Banks y el coche también funciona muy bien en carretera, resulta muy confortable. El potente motor V6 proporciona un par motor que pese al peso del vehículo ofrece un dinamismo máximo al todoterreno americano. En realidad, es como conducir un turismo muy dinámico, pero en un modelo de casi dos metros de alto y con tracción 4x4. Y por ello hay que tener cuidado con sus inercias, aunque su comportamiento dinámico es mucho mejor que el de la mayor parte de sus rivales.

A este agrado de conducción contribuye sin duda su caja de cambios automática de diez marchas. Funciona muy bien y permite reducir su consumo, pese a que cuenta con un potente motor y que mover un coche como este no resulta muy eficiente. Pero es importante que cuando circulamos con el coche a 80 km/h, tranquilos por una carretera, estaremos rodando en 10ª a solo 1.200 revoluciones por minuto. Y eso permite ahorrar aunque luego, cuando comenzamos la conducción off-road, estas cifras se disparan notablemente.

Es un coche casi completamente desmontable: puertas, pasos de rueda y todo el techo se pueden dejar en casa...

El cambio me gusta, pero la ausencia de levas en el volante me parece un fallo. En su lugar, en la misma palanca del cambio encontramos un botón, en su lado izquierdo, que permite subir o bajar marchas. Pero este sistema no es muy preciso, es poco intuitivo y al final no se utiliza. Cuánto he echado de menos las levas que tiene su hermano pequeño, el Ranger Raptor.

El vehículo ofrece diferentes modos de conducción pero, además, es que también permite distintas utilizaciones del sistema de tracción. Llegados a este punto de la transmisión, hay que destacar que en la gama europea del Bronco hay dos opciones diferentes, con una filosofía también bastante distinta, aunque siempre como vehículos muy todoterreno.

Dos versiones

Por un lado tenemos el básico, el Outer Banks, el modelo un poco menos campero. Sus ruedas son un poco más de carretera, es ligeramente más bajo, está más pegado al suelo. Y su sistema de tracción también es menos completo. Ofrece tres opciones diferentes, propulsión trasera, cuatro ruedas motrices utilizables a tiempo parcial, es decir con el 50 % de tracción fijo en cada eje y el mismo esquema de tracción pero con la opción de marchas reductoras.

En cuanto a los modos de conducción disponibles para esta versión "básica", por llamarla de alguna forma, son los normal, eco y deportivo a los que se añaden los otros más camperos. En este caso hablaríamos de resbaladizo, barro/baches y arena.

El anagrama del Bronco, ese caballo coceando, es casi tan famoso como el del pony del Mustang.

Sin embargo, en el caso de la versión Badlands este sistema es más sofisticado y a los tres modos ya comentados del sistema básico añade una cuarta opción que es tracción a las cuatro ruedas automática, 4A. En este caso, el vehículo incluye el equivalente a un diferencial central que se encarga de repartir la potencia entre el eje delantero y el trasero.

Eso significa que puede circular con tracción a las cuatro ruedas por asfalto seco y con buena adherencia, porque puede repartir el par disponible entre ambos ejes de manera independiente. Con ello se consigue que no sufran las transmisiones en estas carreteras secas al afrontar una zona de curvas.

En cuanto a sus modos de conducción, en este caso se elimina el modo Sport. La razón es que es un coche más pensado para el todoterreno más extremo, tiene más altura libre y sus neumáticos son de uso aún más campero. Y con todos estos cambios no tendría sentido una conducción deportiva. Sin embargo, el modo Sport se ve sustituido por dos modos off-road adicionales. Por un lado el modo Baja, para conducir rápido por pistas más delicadas y sobre todo un modo rocas. Este último permite una conducción aún más lenta para poder abordar y superar obstáculos muy complicados.

El coche aporta todo lo que puede necesitar un conductor experto fuera del asfalto. Un detalle interesante es el Trail Control, algo parecido al control de crucero, pero para ser utilizado cuando rodamos por una pista delicada. Permite ajustar de forma precisa la velocidad entre 8 y 31 km/h. Con ello, facilita mucho la conducción en estas circunstancias al poder fijar la velocidad en un valor muy lento, y de esta forma hacer una conducción más sencilla al tener que ir pendientes sólo del volante.

Desmontable

Otro detalle a destacar muy importante: este coche es casi completamente desmontable. Solo con un pequeña llave se pueden desmontar con mucha facilidad muchos elementos de la carrocería, las puertas, los pasos de rueda o hasta el techo, en sus distintas partes. No lo hemos podido hacer, por las prisas, pero nos aseguran que es muy fácil. De hecho, Ford calcula que son 8 minutos los necesarios para quitar las puertas. Estas luego se pueden guardar en unas bolsas que lleva el coche en su maletero.

Sin duda un coche muy interesante que llega para competir en un segmento cada día menos frecuentado por los fabricantes, por las limitaciones de emisiones impuestas por la UE. Dentro de este particular mercado a la baja, el nuevo Bronco competirá directamente con el Jeep Wrangler o con el Toyota Land Cruiser.

Solo unas claves, motor de gasolina de 335 caballos, dos versiones de filosofía muy diferente, Outer Banks o Badlands, pero en ambos casos de un coche muy todoterreno. Con unos precios que parten de 86.900 euros, las primeras unidades llegarán al mercado español a mediados de junio en los concesionarios españoles. Allí se unirá al Explorer, una opción híbrida enchufable de tipo todocamino, y al Raptor, un modelo pick-up que destaca por su motor de casi 300 caballos y un esquema de suspensiones o unas ruedas muy camperas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud