Motor

Ferrari por fin tiene su modelo SUV, el Purosangue, una bestia de 725 CV

  • Emplea un motor de doce cilindros atmosférico con 725 caballos de potencia, con el 80% de su par máximo disponible desde 2.200 rpm.
  • Motor delantero central y caja de cambios en posición trasera con tracción y dirección a las cuatro ruedas.
  • Tendrá un precio de venta en España cercano a los 400.000 euros y la marca dice que tiene una lista increíble de pedidos.
Impresionante aspecto del Purosangue con el que Ferrari se estrena en el concepto SUV.

Purosangue es el primer todocamino de Ferrari, con motor V12 de 725 CV, con tracción y dirección a las cuatro ruedas en un vehículo de 5 metros. Es el primer Ferrari de cuatro puertas y con cuatro plazas independientes.

La legendaria marca italiana presentó ayer el modelo más esperado de su historia, el Purosangue, un vehículo que se convierte en el primer modelo de cuatro puertas y cuatro plazas de la historia del cavallino. Ferrari presentó así su primer modelo SUV, aunque la marca italiana no lo define como tal, y mucho menos como un todoterreno, sino simplemente como el primer Ferrari de 4 puertas y en cualquier caso como un deportivo de verdad.

Pese a su configuración de estilo más de tipo SUV, más alto y versátil en su utilización, de cuatro amplias plazas, la propia marca dice que la dinámica del vehículo está inspirada en los deportivos más extremos desarrollados por Ferrari. Esto convierte al nuevo Purosangue en un auténtico deportivo de Ferrari, pero de cuatro puertas y más alto. Un vehículo con el que la marca Ferrari busca fijar un nuevo estándar para la industria del automóvil por su innovador diseño, siempre asociado con sus prestaciones de un gran deportivo.

Motor de doce cilindros atmosférico de 725 para garantizar prestaciones de un Ferrari.

La verdad es que han sido varios años de espera, en los que todas las marcas principales rivales de Ferrari en la producción de deportivos de altas prestaciones, como Lamborghini o Aston Martin, o incluso su marca hermana Maserati, han desarrollado sus modelos de tipo SUV. También las marcas más lujosas y con un enfoque menos deportivo, como son los casos de Bentley o Rolls Royce también han desarrollado vehículos de este tipo con cierto enfoque todocamino pero de lujo. Por ello, solo faltaba Ferrari, que con la llegada del Purosangue también tiene ahora un modelo de este tipo.

Pero como todo en Ferrari es de otro nivel. Su motor es un V 12 atmosférico de 725 caballos, el similar al empleado por el 812 Superfast. Un propulsor que debe proporcionar unas prestaciones como las de los buenos deportivos con motor V12 de la marca italiana.

Motor de 725 CV

Pero sin duda lo más importante de este modelo es su configuración mecánica, con un motor V12 impresionante en posición delantera y con un habitáculo muy amplio, mucho más que ningún otro Ferrari.

Las puertas traseras abren hacia atrás para facilitar un fácil acceso al interior.

En su interior, cuatro personas se pueden dar cabida de forma muy confortable. Para ello también es importante la altura del coche ya que los ocupantes no se ven obligados a meterse en un hueco tras los asientos delanteros y con el cuello doblado sino que son plazas reales, casi como las delanteras. Y también dispone de un buen maletero, de 475 litros, lo que aporta la versatilidad que jamás ha tenido ningún modelo de Ferrari más allá de su magnífica deportividad.

Todo en este nuevo Ferrari es innovador y por supuesto en este coche no podía faltar ese toque diferenciador. Las puertas traseras abren en sentido contrario a las delanteras. Es decir las bisagras van situadas en la parte posterior del vehículo mientras que las puertas traseras abren hacia atrás. Esto hace que aunque esas puertas no sean excesivamente grandes, si puedan proporcionar un acceso a esas plazas posteriores al menos razonable.

La configuración mecánica del vehículo es un poco diferente a lo que hay en el mercado. Su motor es delantero longitudinal de 12 cilindros, pero la caja de cambios, de doble embrague con ocho marchas,  va en la parte trasera del vehículo. Con ello se busca crear una disposición deportiva de tipo transeje. La unidad de transferencia de potencia está acoplada delante del motor para poder proporcionar una tracción 4x4 única en el mercado.

Interior más amplio, sobre todo en las plazas traseras, pero manteniendo la deportividad.

Gracias a este esquema, el vehículo permite una distribución de pesos casi ideal, con un 49 % sobre el eje delantero y un 51 % en el trasero. Esto es lo que los ingenieros de Maranello han considerado como la disposición óptima de un deportivo con motor delantero central.

Primer 4 puertas

El Purosangue es un coche diferente en el mercado porque es el único que emplea un motor V 12 de aspiración natural situado en la parte delantera. Es un propulsor que destaca por su elasticidad brutal, ya que proporciona el 80 % de su par motor a muy bajas revoluciones, garantizando así un placer de conducción único en todo momento.

Pero a pesar de sus dimensiones, de sus cinco metros o de su mayor altura, de su gran habitáculo interior, es un deportivo de pura raza. El Purosangue acelera de 0 a 100 km/h en 3,3 segundos y requiere solo 10,6 segundos para acelerar de 0 a 200 km/h. Y en cuanto a su velocidad máxima, el valor homologado por el fabricante es de 310 km/h.

Además, la posición de conducción y la maravillosa banda sonora que proporciona el motor V 12 atmosférico a buen seguro ofrecerá una experiencia de conducción totalmente nueva, pero íntegramente Ferrari. Es la forma en la que Ferrari entiende el concepto del SUV deportivo, con el que se posiciona en otra dimensión, con el permiso de Lamborghinin o de Aston Martin. Bienvenido el Purosangue.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.