Motor

Seat firma una subida salarial del 6,5% para toda la plantilla

  • La automovilística sella el convenio colectivo hasta 2026, cuando llegará el coche eléctrico a Martorell
  • Implica un plan de prejubilaciones para 1.330 personas mayores de 61 años
De izquierda a derecha: Rafa Guerrero, Wayne Griffiths, Mat?as Carnero y Laura Carnicero. EE
Barcelona

Seat ya tiene aprobado el marco laboral con el que preparará la llegada del coche eléctrico. La compañía comenzará a producir vehículos limpios en la fábrica de Martorell (Barcelona) a partir de 2026, pero su aterrizaje implicará un excedente de personal de hasta 2.800 trabajadores. La firma selló este martes el convenio que le permitirá aligerar la plantilla mientras los empleados logran una subida salarial del 6,5% en el contexto inflacionario actual.

El presidente de la compañía, Wayne Griffiths, y los líderes sindicales de CCOO y UGT firmaron el XX convenio colectivo, acordado a mediados de junio. El texto, que comprende hasta finales de 2026, incluirá una subida salarial del 6,5% con cargo a la inflación de 2021 y otros atrasos.

Además, mantiene la cláusula de revisión salarial anual ligada a la inflación, con una excepción para 2022. A la inflación de este año se le restarán tres puntos a la hora de subir sueldos, ya que los sindicatos calculan que este impacto se recibirá en forma de otros beneficios laborales, como la reducción de la jornada del colectivo vinculado a producción por primera vez en los últimos 16 años, que quedará en 212 días al año, dos menos que ahora y la más ventajosa entre los fabricantes de automóviles en España.

"Hoy hemos firmado el convenio colectivo de la electrificación de Seat. Es un acuerdo para los próximos 5 años que será la base de la transformación de la empresa", celebró la directora de Recursos Humanos, Laura Carnicero. "El nuevo convenio colectivo es equilibrado y aceptable desde la coyuntura actual y teniendo en cuenta el contexto de transformación necesario para hacer frente a la electrificación", respondió el presidente del comité de empresa, Matías Carnero.

Seat y los trabajadores ya acordaron un plan de prejubilaciones debido a que el coche eléctrico necesita un 30% menos de horas de producción

Los cálculos de la organización es que el ensamblaje de un vehículo limpio necesita de un 30% menos de horas que uno de combustión. También entra en juego en la ecuación que el automóvil que se fabricará en Cataluña será pequeño, por lo que acarrea menos mano de obra que otros de mayor valor añadido como el Seat León o el Cupra Formentor.

Por ello, ambas partes de la mesa ya acordaron un plan voluntario de prejubilaciones para 1.330 personas al que se podrán acoger los mayores de 61 años. El grupo también quiere amortizar otros 800 puestos de trabajo dejando de sustituir al personal que abandone la empresa. Ambas medidas estarán disponibles tanto para los empleados de la propia Seat como de empresas prestadoras de servicios.

La tercera vía del recorte es el traslado de operarios a la gigafactoría de baterías de Sagunto (Valencia). Aunque es una posibilidad que está abierta, la necesidad de trabajadores no se produciría hasta 2025 y está por ver cuántos aceptan la movilidad.

Seat salva componentes

El marco laboral también garantizó la continuidad de la planta de Seat Componentes (El Prat de Llobregat), que produce unas cajas de cambio que ya no serán necesarias con el coche eléctrico. Mantendrá su actividad en el negocio de las piezas y ya tiene garantizados cuatro componentes: dos de la zona del chasis de los coches, la centralita de los motores eléctricos que se usarán en Martorell y el control de temperatura de las baterías que se elaborarán en Valencia.

Para Seat Zona Franca, se estudiará un negocio de economía circular. "El plan de futuro garantiza carga de trabajo para la fábrica de El Prat, impulsa la electrificación de Martorell, apuesta por la segunda plataforma eléctrica y aprovecha nuevas oportunidades de negocio como el proyecto de economía circular", se felicitó Rafa Guerrero, líder de CCOO.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.