Motor

Un buque se hunde frente a las Azores con 4.000 Porsches, Volkswagen o Lamborghinis a bordo

  • Desde el 24 de febrero, el barco estaba siendo remolcado tras incendiarse
  • De momento, se desconoce el origen de las llamas
Imagen del buque Felicity Ace antes de su hundimiento. / Marina Portuguesa

"Hoy, a primera hora de la mañana, durante el remolcado que había comenzado el pasado 24 de febrero, el buque Felicity Ace perdió la estabilidad y se hundió a unas 25 millas náuticas, lo que equivale a 46 kilómetros, en una zona cuya profundidad es de unos 3 mil metros". Con este mensaje, la Marina Portuguesa certificaba la sumersión de un buque portacoches cerca de la región de las Azores.

Aunque afortunadamente no hay que lamentar ningún fallecido, puesto que los 22 tripulantes del Felicity Ace pudieron ser evacuados de forma satisfactoria, el incidente ha provocado costes económicos millonarios y daños medioambientales aun por evaluar.

Según recoge el medio norteamericano The Washington Post, un análisis realizado por la compañía de gestión de riesgos Russel Group estima que las pérdidas ascienden a un valor de 438 millones de dólares, de los cuales 400 corresponden a los vehículos que se transportaban.

Además, tal y como ha podido comprobar el medio especializado The Drive, el buque transportaba unos 4.000 vehículos del Grupo Volkswagen, pudiendo albergar modelos de marcas como la propia Volkswagen, Audi, Porsche, Lamborghini o Bentley. Ahora, yacen en el fondo del mar, a 3.000 metros de profundidad.

Sin lamentar ningún fallecido

"El buque mercante Felicity Ace, que navegaba a 90 millas náuticas (unos 170 km) al suroeste de la isla de Faial, sufrió un incendio a bordo el pasado 16 de febrero. Los 22 miembros de la tripulación fueron rescatados y transportados con seguridad al aeropuerto de Horta", relata la Marina Portuguesa en su comunicado.

A pesar de los esfuerzos por mitigar las llamas, el barco comenzó a hundirse y tuvo que ser abandonado. Aunque algunos medios especulan con que el fuego se originó a partir del incendio de alguna batería de litio perteneciente a alguno de los coches eléctricos que se transportaban, lo cierto es que aún no se han podido determinar las causas del incidente.

Además, según recoge The Washington Post, los marineros no detectaron incendios ni en el interior ni en el exterior del barco cuando aterrizaron para comenzar las labores de rescate, señaló la Marina.

Una zona sensible para el medioambiente

Ahora, los esfuerzos se centran en mitigar los posibles perjuicios medioambientales que puede ocasionar el hundimiento sobe una zona de alimentación clave para especies migratorias, como las ballenas azules y jorobadas, según especifica la fundación ambientalista Océano Azul.

En este sentido, la Marina indicó la presencia de una pequeña mancha de residuos aceitosos en el área. No obstante, desde las agencias gubernamientales se está monitoreando la situación, ya que el barco transportaba "alrededor de 2.200 toneladas de combustible y 2.200 toneladas de aceite, junto con otros contaminantes, como piezas metálicas, plásticos, cables eléctricos y pintura", especifica el periódico estadounidense.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin