Motor

Citroën tacha el plan Moves III como "catástrofe" a nivel operacional

  • Pide un programa "más sencillo, más claro y más rápido"

El director de la marca Citroën en España y Portugal, Nuno Marques, ha asegurado que el plan Moves III "funciona muy bien a nivel de márketing institucional, pero a nivel operacional es una catástrofe".

En su opinión, "hay que trabajar para que lo que venga sea más sencillo, más claro y más rápido, algo que a día de hoy no es el caso", ha apuntado Marques en un encuentro con los medios en los que ha hecho balance de la marca en España durante 2021 y en el que ha presentado las previsiones que maneja la marca del doble chevrón de cara al presente ejercicio.

Para Marques, "el proceso administrativo del plan Moves III es muy complejo", ya que tiene muchas tareas administrativas que hacer, por lo que ha considerado que "un plan como este a nivel nacional, si quiere tener éxito, tiene que ser sencillo".

En relación a las previsiones comerciales de cara a 2022, Marques ha evitado dar cifras, ya que cree que "la incertidumbre de mercado es total". No obstante, el mandamás de la firma francesa ha asegurado que espera mantener o incrementar una cuota de mercado del 6,9%. Además, ha apuntado que el objetivo de Citroën este año es que más del 10% de las ventas de la marca en España sea de modelos electrificados.

Sobre la escasez de semiconductores que afecta a toda la industria, Marques ha recordado las palabras del consejero delegado del grupo Stellantis, consorcio al que pertenece Citroën, Carlos Tavares, en el que "la visión es que 2022 no puede ser peor que 2021. No se espera que la situación se estabilice hasta 2023 o 2024, que es cuando debería mejorar".

De otro lado, en relación al incremento del impuesto de matriculación, que se hizo efectivo el pasado 1 de enero, Marques ha señalado que cerca de la mitad de la gama Citroën se verá afectada por este alza tributaria.

El pasado año, la marca del doble chevrón alcanzó una cuota de mercado del 6,9% en particulares y vehículos comerciales ligeros, en línea con lo alcanzado un año atrás. Además, la cuota de mercado de Citroën en turismos mejoró el año pasado en 0,3 puntos porcentuales, hasta alcanzar el 5,48%.

Más de 60 años de producción en España

Por otra parte, el director de Citroën para España y Portugal ha recordado que la marca lleva más de 60 años de producción en España, donde han salido más de 13 millones de vehículos en este tiempo.

De hecho, Marques ha afirmado que "el 55% de los coches que se fabrican en España se venden aquí". Por modelos, el Citroën C4 eléctrico, que se fabrica en exclusiva mundial en la planta madrileña de Villaverde, acaparó el año pasado el 5% de las ventas y el 7% de los pedidos.

En el segmento de vehículos comerciales ligeros, Citroën tuvo el año pasado una cuota de mercado del 15% al comercializar 22.800 unidades.

Durante 2021, un 3,1% de las ventas de Citroën en España de turismos y comerciales ligeros correspondieron a modelos electrificados. De hecho, la cuota de ventas electrificadas en turismos en 2021 fue del 2,8%; mientras que en la cuota en los vehículos comerciales ligeros alcanzó el 9%.

Venta 'online'

El ejecutivo portugués también ha apuntado que el año pasado las ventas online alcanzaron las 500 unidades, entre modelos como el C3 You, el Grand C4 Spacetourer y el Ami. No obstante, Marques ha reconocido que el cliente prefiere ir a recogerlos al concesionario frente al domicilio.

"Damos la posibilidad al cliente de entrega en domicilio o en concesionario. Lo que estamos viendo es que la gran mayoría prefiere una entrega en el concesionario. Al final, lo que hace es una reserva online del coche y el concesionario es el que factura y entrega el coche. El cliente no lo deja salir de la red porque quiere tener un contacto con la marca. La red tiene un papel fundamental", ha apuntado Marques.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.