Motor

Los trabajadores tumban el preacuerdo con Pilkington para el ERE en Sagunto

Instalaciones de Pilkington en Sagunto.
Valencia

Giro en apenas unas horas para el futuro de la factoría de Pilkington en Sagunto. La mayoría de los trabajadores de la empresa auxiliar de la industria del automóvil Pilkington ha rechazado en asamblea el preacuerdo alcanzado entre CGT, CCOO y UGT y la dirección de la planta de Sagunto en la negociación del ERE.

La dirección de la planta de la empresa de fabricación de vidrio Pilkington en Sagunto y los sindicatos habían llegado a un acuerdo en la negociación del expediente de regulación de empleo (ERE) que permitirá evitar los despidos traumáticos en esta empresa y sustituirlos por prejubilaciones y bajas voluntarias tras una jornada de negociaciones maratonianas.

El pacto alcanzado contemplaba además, entre otros puntos, la continuidad de la línea de laminado, según las fuentes sindicales.

Sin embargo, el preacuerdo estaba sujeto a su ratificación por la asamblea de trabajadores, que se ha celebrado este jueves y en la que la gran mayoría de la plantilla lo ha rechazado, han informado a EFE fuentes de CCOO.

Alcance del ERE

El ERE planteado por la dirección de Pilkington contemplaba inicialmente el despido de 116 trabajadores de los 385 que conforman la plantilla por el final de esa instalación productiva, que se preveía trasladar a otra planta del grupo fuera de España.

Tras meses de tensión, los trabajadores iniciaron las protestas el pasado 8 de noviembre y se encontraban en huelga indefinida desde el 22 de noviembre. El comité de empresa consideraba que el fin de la línea de laminado suponía un duro golpe al mantenimiento de la actividad.

Su movilización había logrado el respaldo social en la comarca, que ha visto el cierre traumático de otras compañías del sector en los últimos años como el fabricante de tubos de escape Bosal.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.