Bolsa, mercados y cotizaciones

Los 'cazas' más baratos de la bolsa son de Leonardo

  • Las ganancias de la compañía se compran con descuento frente al sector
  • Recibe una de las mejores recomendaciones de la industria militar
  • Su beneficio neto volverá a niveles de 2009, según el consenso del mercado
Un avión militar C-27J de Leonardo despega de un aeropuerto peruano.

El histórico fabricante de armamento, aviones y vehículos de combate es la opción más barata para invertir en el sector de la defensa. Sus beneficios cotizan con un múltiplo más atractivo que el de Airbus, Safran o Thales y, además, se duplicarán en tres años. | Todo sobre el índice Eco30: qué es y quién lo compone

Leonardo da Vinci era tan capaz de imaginar un protohelicóptero como de pintar a la enigmática Gioconda. La curiosidad de este hombre del Renacimiento -de cuya muerte se acaban de cumplir 500 años- le llevó a diseñar una máquina voladora para imitar el aleteo de los pájaros, aunque se desconoce si logró el gran sueño humano de elevarse por sí mismo a varios metros sobre el suelo.

Más allá de que lo consiguiese, sus bocetos inspiraron a los creadores del futuro y, además de dar nombre a un cráter en la luna y a una novela exitosa, es el epónimo de uno de los mayores fabricantes europeos de vehículos de combate, radares navales y hasta de aviones como el Eurofighter Typhoon.

Los pronósticos apuntan a que este año la compañía declarará unas ganancias de 515 millones de euros, su mayor resultado desde 2009

Y es, precisamente, en la industria aeroespacial y de defensa en la que Leonardo sobresale porque sus beneficios se compran más baratos que los del resto. Con un PER (veces que el beneficio está incluido en el precio de la acción) de 9,9 veces, según la previsión del consenso del mercado de 2019 que recoge FactSet, el inversor que compre acciones de este valor tardaría menos de diez años en recuperar lo invertido sólo por la vía del beneficio, frente a los 20,4 años de Airbus o la media de 23,1 años del sector, teniendo en cuenta a las compañías con una capitalización bursátil superior a los 5.000 millones de euros.

Además, las ganancias de la firma italiana cotizan con descuento frente al promedio de 15,71 veces de los últimos diez años.

Leonardo, con sede en Roma, entrará a formar parte el 24 de junio, y por primera vez, del fondo asesorado por elEconomista, Tressis Cartera Eco30.

Entre sus mayores atractivos de inversión está una recomendación de compra del consenso de analistas que ha permanecido estable desde octubre; y el hecho de que, de las 16 compañías que cuentan con un consejo favorable, el de la azienda italiana es el sexto más claro.

Pero es en el crecimiento de las ganancias a donde el mercado mira con más atención. Entre 2018 y 2021, el beneficio neto aumentará un 86%, hasta alcanzar la cifra de los 782 millones de euros, según el consenso de analistas. No obstante, los pronósticos apuntan a que este año la compañía declarará unas ganancias de 515 millones de euros, su mayor resultado desde 2009.

"Los pedidos del Ejército de Tierra y de la Armada estadounidenses están impulsando los negocios de electrónica y defensa [de Leonardo], aunque nuevos contratos podrían añadir presión a los márgenes en el corto plazo", sostienen los analistas George Ferguson y François Duflot, de Bloomberg Intelligence.

Leonardo, antigua Finmeccanica, ha sido testimonio y partícipe de los conflictos que han asolado Europa durante más de un siglo, tiempo en el que ha ido conformando una alianza de pequeños y medianos fabricantes, desde Breda Aeronautica y Ansaldo a la división de aviación de la Fiat. Ahora, la firma está ante una nueva oportunidad de las que rara vez se presentan: que la Unión Europea construya un ejército propio y deje de ser dependiente de Estados Unidos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0