Bolsa, mercados y cotizaciones

La deuda soberana a 50 y 100 años gana cerca del 30% en 2019

  • El bono español a 50 años da ganancias del 46% desde su emisión
  • Este tipo de deuda es mucho más sensible a los cambios en los tipos
Foto: Archivo.

Los mínimos históricos de rentabilidad marcados en 2016 por la deuda soberana, llevaron a los países de la eurozona a emitir deuda a vencimientos históricamente elevados. Animados por la desesperada búsqueda de rentabilidad de los inversores, se colocaron entre 2016 y 2017 bonos con una duración que llegaba a alcanzar los 100 años.

Desde finales de 2016 hasta inicios de 2018, la rentabilidad de la deuda comenzó a subir y nadie esperaba volver a visitar esos mínimos. Pero, contra todo pronóstico, en 2019 se han vuelto a perforar. Así, los tenedores de este tipo de activos han obtenido una revalorización media -excluyendo a Italia, con tímidas subidas- del 28%, con subidas de entre el 20 y el 36% por precio.

La deuda española a 50 años emitida en 2016 con un cupón del 3,45% ahora rinde menos del 2% y da ganancias del 46% con respecto al nominal y del 27,5% en lo que va de año. Algo parecido pasa con el bono portugués a 30 años, cuya subida por precio es del 23,6% en 2019.

En la misma línea, en los países core las ganancias también son notables, con la deuda francesa a 50 años dando rentabilidades del 20% en el año. Probablemente, una de las emisiones más llamativas fue la realizada por Austria. El país emitió 3.500 millones de euros a 100 años en septiembre de 2017. Otros países como Irlanda o Bélgica ya habían emitido a 100 años pero en operaciones de un volumen muy inferior, del entorno de los 100 millones de euros.

La emisión fue todo un éxito, con una demanda de más de 3 veces la oferta que llevó el interés al 2,1%. Probablemente pocos pensaban en aquel momento que la rentabilidad podría caer aún más, pero a día de hoy se sitúa en el entorno del 1,2% después de haber generado ganancias por precio del 50% desde su emisión y del 29% en el año.

Curva plana

La última reunión del BCE ha provocado que la curva se haya aplanado, con los inversores aumentando las compras de deuda con mayores vencimientos ante la posibilidad de un recorte de tipos -el mercado da una probabilidad de más del 50% a que se produzca un recorte de tipos antes de que acabe el año- y de que se reinicien las compras netas de activos.

"La curva de tipos ha estado demasiado empinada en Europa, ya que una vuelta al QE no ha sido tomada suficientemente en serio. Además, los efectos de unos tipos negativos apoyan que se aplane la curva, ya que los inversores se ven obligados a desplazarse a mayores duraciones", señalan desde Citi. En lo que va de año en España el diferencial entre las emisiones españolas a más largo y corto plazo ya se ha reducido. El interés del bono a 50 años ha caído en 100 puntos básicos, frente a los 87 del de a 10 años y los 25 del de a 3 años.

Las emisiones con vencimientos más longevos de la eurozona

"Creemos que la rentabilidad se mantendrá baja o será aún más baja, depende de la región. Los mercados han recogido que el crecimiento global se frenará rápidamente en 2020 (...) Tiene sentido posicionarse para un aplanamiento de la curva cogiendo más duración", explican desde Société Générale.

Mayor sensibilidad

Eso sí, al tener una mayor duración la sensibilidad de esta deuda a un movimiento en la rentabilidad es mucho mayor. Un aumento de 10 puntos básicos en el rendimiento del bono español a 50 años provocaría pérdidas al inversor del 2,7%, frente al 0,9 y el 0,3% que generaría un movimiento similar en la deuda a 10 y 3 años.

Lógicamente, estos vaivenes se reflejan en ambas direcciones, ya que en caso de que se produzca una compresión aún mayor del interés, los de mayor vencimiento registrarán más ganancias. "Generalmente, los bonos con cupones bajos y vencimientos más amplios son más sensibles a los cambios en los tipos de interés del mercado y, por lo tanto, son más volátiles en un entorno de tipos de interés cambiantes", apuntan desde Fidelity.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0