Bolsa, mercados y cotizaciones

La crisis del petróleo ruso contaminado: un misterio sin resolver que es más grave de lo que parecía

  • El crudo contaminado se puede recuperar, pero el proceso es largo y costoso
  • Se necesitan 10 millones de barriles de crudo puro para limpiar uno sucio
Muestra de petróleo ruso. Reuters

Alrededor de cuatro semanas es el tiempo que el petrolero ruso Mendeleev Prospect ha estado anclado sin oficio ni beneficio en el puerto polaco de Gdansk. Este buque no ha podido descargar los 700.000 barriles de petróleo que alberga en su interior. Una parte del 'oro negro' que se extrae en Rusia y se exporta está contaminado, lo que impide su uso normal y ha creado un problema de abastecimiento en los países del este de Europa.

Después de cualquier travesía corriente y sin contratiempos, el petrolero hubiera entregado rápidamente sus 700.000 barriles de crudo ruso a una refinería para procesarlos y convertirlos en gasolina, diésel y otros productos derivados del petróleo. Pero el Mendeleev Prospect está en el limbo, víctima de la crisis sin precedentes de crudo contaminado en Rusia que lleva siendo noticia en el mercado petrolero europeo durante un mes.

"Hay problemas", asegura el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, el viernes. "Se están realizando esfuerzos para minimizar las consecuencias para los socios y contrapartes de Rusia, así como para todos los sistemas rusos relacionados".

En abril, se descubrieron niveles inusualmente altos de los químicos conocidos como cloruros orgánicos en el crudo ruso que fluye a través del oleoducto gigante Druzhba, construido en la década de 1960 para transportar crudo desde la URSS a países aliados en Europa del este. Los cloruros pueden dañar gravemente las refinerías de petróleo y, el 24 de abril, el operador estatal de oleoductos de Rusia, Transneft PJSC, detuvo los envíos. Moscú se comprometió a resolver el problema de inmediato; cuatro semanas después, el flujo del petróleo ruso hacia Europa es poco más que un goteo.

La duración y el alcance de la crisis ha provocado que el problema llegue incluso a la vida política. El jueves, el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, decidió involucrarse personalmente en la búsqueda de una solución, pero dijo que las conversaciones fueron "muy difíciles". ¿Quién va a pagar el coste de ese crudo contaminado? La respuesta es más compleja de lo que el sentido común dice.

Druzhba generalmente suministra hasta 1,5 millones de barriles por día de la mezcla de los Urales de Rusia a Europa central, más que la producción total de Libia, miembro de la OPEP. El crudo se dirige directamente a las refinerías a través de dos ramales de oleoductos y a través de cisternas de la terminal de exportación Ust-Luga en el Báltico.

Una crisis que supera las expectativas

A pesar de las reiteradas promesas de las autoridades rusas de reanudar los envíos en días, la crisis demuestra ser más grande, más larga y más costosa de lo que casi nadie esperaba, y aún podrían faltar semanas para llegar a una solución.

En Alemania, cerraron una de las mayores refinerías del continente, la planta de Leuna, propiedad del gigante petrolero francés Total. Polonia se ha visto obligada a utilizar las reservas de petróleo de emergencia para abastecer de derivados del crudo al país. Y tan al oeste como Rotterdam, el centro petrolero de Europa, algunas refinerías se han visto obligadas a funcionar a tasas más bajas de utilización, como se conoce en la jerga de la industria del petróleo.

El desafío técnico en la manipulación de millones de barriles de crudo contaminado se ha visto agravado por las luchas sobre quién pagará el coste de la crisis. Una cumbre de emergencia en Varsovia el jueves logró algunos progresos, pero no llegó a una solución.

"Hasta ahora, la reanudación de los flujos a lo largo de Druzhba ha progresado muy lentamente", explicaba a los clientes el consultor con sede en Viena JBC Energy GmbH. "Las negociaciones y los acuerdos de pago aquí podrían llevar algún tiempo, retrasando la reanudación total de los flujos".

Datos oficiales dudosos

Luego está el misterio de lo que está sucediendo con el crudo de Rusia mientras Druzhba está cerrado. Según datos oficiales, la producción se ha reducido muy poco en las últimas cuatro semanas, cayendo de 11,23 millones de barriles por día en abril a 11,15 millones de barriles por día en lo que va de mayo. Pero el país está enviando aproximadamente 1 millón de barriles por día menos de lo normal, aproximadamente una décima parte de su producción.

Esto ha llevado a los comerciantes (traders) de petróleo a cuestionar cómo Rusia ha podido mantener la producción, y a preguntarse si tiene los millones de barriles de almacenamiento vacío necesarios para acumular el crudo que no ha fluido a través de Druzhba durante cuatro semanas.

A medida que pasan las semanas, el coste se dispara. Hablando en privado, más de una docena de comerciantes de petróleo y ejecutivos de refinación en Londres, Ginebra y Moscú han asegurado que el coste podría alcanzar los 1.000 millones de dólares. Los comerciantes y ejecutivos hablaron bajo condición de anonimato para evitar alterar su relación comercial con Rusia.

Oleoducto en la entrada principal de la estación de bombeo de petróleo Gomel Transneft, que mueve el crudo a través del oleoducto Druzhba hacia el oeste hasta Europa. Reuters

"El problema del oleoducto Druzhba limitará el suministro ruso por ahora", asegura Ed Morse, jefe de investigación de productos básicos de Citigroup en Nueva York.

Aunque Moscú aún tiene que dar su propia estimación, los comerciantes occidentales también creen que el problema será más grande y que llevará más tiempo resolverlo de lo que muchos pronostican. Los funcionarios petroleros rusos hablan de 20 millones de barriles contaminados, pero los comerciantes de petróleo y los ejecutivos de refinación creen que la cifra real podría estar cerca a los 40 millones.

Así es la solución

Cuanto mayor sea la cantidad, mayor será el problema: el crudo contaminado tendrá que mezclarse muy lentamente para que los niveles de cloruro bajen a niveles aceptables, mezclando 10 barriles limpios con uno sucio. Este proceso puede llevar meses, no semanas. Hasta ahora, los refinadores en Polonia han experimentado con mezclas y han tenido problemas, explica Javier Blas, experto en materias primas de la agencia Bloomberg.

"El crudo ruso solo se puede mezclar con el paso del tiempo, un proceso que requiere cientos de millones de barriles de crudo limpio", explica Amrita Sen, analista jefe de petróleo de la consultora Energy Aspects en Londres.

El segundo problema radica en quiénes son los responsables de la crisis y el coste de su solución. Las tuberías están a cargo de Transneft, encabezada por Nikolay Tokarev, antiguo amigo de la KGB del presidente Vladimir Putin. Gran parte del petróleo es suministrado por la estatal petrolera Rosneft, administrada por el poderoso corredor del Kremlin, Igor Sechin.

¿Por qué está contaminado?

Los funcionarios petroleros rusos han señalado la contaminación de una pequeña terminal privada en la región de Samara, a unos 1.000 kilómetros de Moscú. ¿Quién era el dueño del petróleo y por qué estaba contaminado? El misterio continúa.

La contaminación con cloruros orgánicos, que es muy inusual, llega en un momento en que el mercado mundial del petróleo ya no tiene suficiente suministro de crudo de calidad similar al de los Urales. El impacto combinado de las sanciones de EE.UU. a Irán y Venezuela, los recortes de producción de la OPEP + y la producción inferior a la esperada en México han reducido los envíos mundiales de crudo más denso con alto contenido de azufre. Como resultado, las primas en el mercado físico para el crudo de concentración media y alta subieron a niveles máximos de varios años.

Los funcionarios rusos y los ejecutivos petroleros europeos están llegando a tientas a una solución. Después de la reunión del jueves en Varsovia, Transneft ha asegurado que los barriles no contaminados pueden llegar a Polonia antes del 10 de junio si las partes interesadas implementan un plan de reinicio el viernes. Pero PERN, su contraparte polaca, sostiene que las reclamaciones de compensación de las refinerías de petróleo deben ser reconocidas primero si se pretende cumplir el plazo.

Es cierto que la situación está mejorando lentamente. Rusia está recurriendo a la movilización al estilo soviético, reuniendo miles de vagones para mover el crudo del norte del país a una terminal en el Mar Negro donde el crudo contaminado podría ser mezclado lentamente con flujos limpios.

El ramal sur del oleoducto Druzhba, que se dirige a la República Checa y Hungría, ha comenzado a bombear, aunque a un ritmo que está a la mitad de su nivel normal de 300.000 barriles por día. El crudo limpio llegó el jueves a Eslovaquia y se espera que llegue a Hungría el lunes. Ust-Luga también está recibiendo aceite limpio, pero los envíos siguen siendo irregulares.

Las alternativas

Sin embargo, el gran problema es que la sucursal clave del norte de Druzhba que va a Bielorrusia, Polonia y Alemania, permanece cerrada, privando a la región de al menos 700.000 barriles por día. Hasta ahora, todos los planes para reiniciar la tubería han fallado. Como alternativa, los refinadores de la región obtienen petróleo a través de los puertos bálticos de Gdansk en Polonia o Rostock en Alemania.

Hasta que se encuentre una solución adecuada, una crisis que comenzó en una aldea remota en el sur de Rusia seguirá resonando en el mercado petrolero del continente, y los costos no dejarán de aumentar.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

Pepon
A Favor
En Contra

Dejen que los chinos se encarguen de este asunto

Ellos lo pueden limpiar BARATO.

y todos contentos ...trompazo chino.

Puntuación 2
#1