Bolsa, mercados y cotizaciones

Las eléctricas están más cerca que nunca de alcanzar a la banca en bolsa

  • Las 'utilities' duplican su valor en 5 años y el de las entidades cae el 23%
Foto: Archivo.

Durante los últimos cinco años si ha habido dos sectores que han tenido comportamientos divergentes han sido el eléctrico y el bancario. Mientras las utilities no han dejado de crecer y de ganar peso en el mercado español, el segundo ha emprendido un via crucis que se antoja interminable. Desde el cierre del año 2013 hasta ahora la capitalización del sector bancario español ha caído un 22,8% pese a las múltiples ampliaciones de capital, hasta 138.000 millones. Por contra, la de las eléctricas ha crecido un 95% en el mismo periodo, rozando los 115.000 millones.

Estos movimientos hacen que la capitalización de las utilities sea el 83% de la del sector bancario, el nivel más alto de toda la serie histórica, según los datos de la CNMV a cierre de cada año. Uno de los motivos que han empujado a este cambio de tendencia es la política del BCE. Al mismo tiempo que los tipos de interés en mínimos históricos están golpeando el negocio tradicional del sector bancario también benefician al eléctrico. Esta industria es una de las más endeudadas y ahora está financiándose a niveles históricamente bajos. Además, la escasa rentabilidad de la deuda tanto soberana como corporativa ha empujado a algunos inversores a buscar compañías defensivas con dividendos atractivos y sostenibles y en las utilities han encontrado un filón. "La desaceleración del crecimiento global y un tono más dovish en la política monetaria de los principales bancos centrales configuran un entorno marginalmente más favorable para las eléctricas", apuntan en Bankinter.

Sin el apoyo de los analistas

A día de hoy las eléctricas españolas cotizan a 15 veces de media sus beneficios de 2019 y la rentabilidad por dividendo con cargo a este año se sitúa en el 5,7%. Mientras, la banca se compra a 9 veces las ganancias de este año y el rendimiento de sus pagos se queda en el 5,6%. En este contexto, ninguno de los dos sectores aparece entre los favoritos del consenso de analistas.

En el caso de las eléctricas, solo Iberdrola es una compra, Endesa un mantener y el resto tienen una recomendación de venta. "Cotizando a 15,9 veces los beneficios de 2019, el sector en Europa está descontando un crecimiento anémico pero resistente a largo plazo y un coste del capital del entorno del 6,5-7%. Además, también se ha visto apoyado por su rentabilidad por dividendo", señalan en Citi.

Lo cierto es que incluso sin el apoyo de los analistas la industria sí que ha tenido un buen comportamiento en el parqué. El pasado ejercicio fue el sector con mejor comportamiento dentro del Ibex y en los últimos cinco años esta tendencia se repite. Los títulos de Iberdrola, Endesa, Naturgy, Enagás y Red Eléctrica se han revalorizado un 44,5% de media, frente a la caída de casi el 6% que ha sufrido el selectivo español. Además, incluyendo el pago de dividendos la rentabilidad asciende al 65,4%. La mejor opción para los inversores incluyendo dividendos ha sido Iberdrola, con un retorno del 88%, pero todas las eléctricas del Ibex han dado rendimientos de más del 50%.

La banca, barata pero...

Mientras los analistas citan en el caso del sector eléctrico sus elevados múltiplos como uno de los motivos para mostrarse precavidos, en la banca son muchos los que reconocen que cotizan a niveles aparentemente bajos pero que no es suficiente para ganarse la confianza. "Nosotros no negamos que las valoraciones actuales parecen baratas. Sin embargo, las presiones en los niveles de capital y en las ganancias no están totalmente descontadas. Además, una estrategia de comprar bancos baratos no ha generado mejores comportamientos en la última década y vemos pocas razones para que esto cambie", explican desde Berenberg.

En los últimos cinco años solo Bankinter ha logrado batir al Ibex, al apuntarse una subida por precio del 23,5%, frente al retroceso del 6% del índice. Mientras, el resto de entidades han sufrido caídas que oscilan entre el 29% de CaixaBank y el 58% que se deja Bankia. El pago de dividendos apenas logra maquillar la situación. Incluyendo estos pagos, las ganancias de los accionistas de Bankinter suben al 42%, pero los de Santander han perdido un 6,6% y los de CaixaBank un 11,8%. Para los de BBVA las pérdidas serían del 20,5% y para los de Bankia y Sabadell del 51 y el 40%, en cada caso.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.