Bolsa, mercados y cotizaciones

Snap se dispara en bolsa por una buena recomendación y recupera los 11 dólares siete meses después

  • El analista que más atacaba a Snap se ha convertido en su primer fan
Los fundadores de Snap, en su debut en bolsa.

El fantasma de las navidades pasadas parece que se ha desvanecido. Snap apunta alto en bolsa después de un buen arranque de año, especialmente en febrero, y de una fuerte subida este jueves en la que ganó un 12,24% al cierre de la jornada.

La tecnológica, matriz del servicio de mensajería instantánea Snapchat, ha rebasado por primera vez desde finales de agosto los 11 dólares por acción, lo que acrecienta un magnífico desempeño bursátil de la compañía en lo que llevamos de 2019 tras un desastroso segundo semestre el pasado año.

El salto bursátil que la empresa disfrutó este jueves viene marcado por la nueva recomendación de un analista de BTIG, Rich Greenfield, que ha pasado de ser el experto que peor recomendación otorgaba a la compañía a ser el más alcista de ellos. 

Greenfield justifica tan radical cambio en que se ha acelerado el crecimiento de la publicidad en la red social, la aplicación cuenta con una fuerte base de usuarios menores de 30 años y se ha modificado la cúpula de la compañía. Por todo ello ha otorgado un precio objetivo a Snap de 11 dólares.

Con el crecimiento que se registró este jueves, la compañía ya dobla su valor en bolsa desde comienzos de año, ya que cerró 2018 en los 5,51 dólares por título.

Se trata de la segunda mayor subida en lo que llevamos de año, solo superada por la del 22% con la que los inversores celebraron los resultados mejor de lo esperado tanto en número de usuarios como en cifras económicas durante el último trimestre de 2018.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.