Bolsa, mercados y cotizaciones

Los gestores independientes se lanzan a meter renovables en sus carteras

  • Las inversiones en el sector tienen un potencial medio del 17%
Foto: Dreamstime.

El sector de las utilities vivió en 2018 una nueva edad de oro y son varias las causas. Por una parte, su éxito en el mercado bursátil obedece a que cada vez son más los inversores que recurren a ellas por ser uno de los sectores que históricamente mejor ha aguantado cuando el mercado entra en fase de indecisión y alta volatilidad. A su favor está también que es un sector que pocas veces ha dado sustos en cuanto a sus políticas de remuneración a los accionistas -las previstas para este año rentan de media un 2,7%- y el hecho de que la regulación ahora sí parece que las acompaña, al menos a aquellas que están mutando su modelo hacia una transición energética más acorde con la lucha contra el cambio climático que tanto se defiende, sobre todo, en Europa.

No es de extrañar, por tanto, que sean muchos los gestores independientes que han optado por incluir a varias compañías del sector de energías renovables en su cartera centrándose no tanto en las viejas conocidas, sino en nuevas compañías como Greenalia, Grenergy, Solaria o Solarpack, que acumulan este año revalorizaciones medias superiores al 15%.

Horos AM cuenta, por ejemplo, con posiciones en las dos primeras ya que, como explica Alejandro Martín, uno de los gestores de la firma "ambas tienen historias muy similares. Han salido a cotizar al MAB en busca de capital y de reputación en un mercado en el que es importante la financiación a largo plazo de los proyectos. Ambas son propiedad en su mayoría del equipo gestor y han tenido importantes subidas en bolsa desde su salida a cotizar al mercado, a medida que han ido cumpliendo hitos en sus planes de negocio de largo plazo". Al mismo tiempo, tanto Grenergy como Greenalia cuentan con una característica que gusta mucho a gestoras centradas en la inversión value y es que, al ser compañías muy pequeñas, no cuentan con ningún seguimiento por parte de analistas.

El calificativo de "empresa familiar" también es una de las razones en las que se apoya Trea AM para haber acudido a la OPV de Solarpack e incluir a la compañía en varios de sus fondos. Pero ese carácter familiar que tanto gusta a la gestora no es la única razón que apoya su inversión en una empresa que desde su debut bursátil en pleno mes de diciembre, y con los mercados cayendo a plomo, acumula una subida del 70%. También defienden su potencial de crecimiento y de márgenes "tras la deflación vivida en el coste de los paneles solares, igualándose prácticamente a la eólica".

De momento, el consenso de mercado que recoge Factset estima que la compañía cierre 2019 con un beneficio neto de 15 millones de euros, frente al millón con el que acabó de 2018. De ahí, quizá, el consejo de compra del que disfruta la empresa y el potencial del 11% que tienen sus títulos ya que los analistas sitúan su precio objetivo a doce meses en los 14,07 euros.

Mucho más potencial es el que consigue Solaria. A pesar de que en apenas un mes rebota más de un 30%, creen que sus títulos a doce meses valen un 68% más. La compañía es, además, la que genera más consenso en cuanto al número de gestores que la incluyen en sus carteras ya que confían en ella un total de 33 fondos españoles, como los de Acacia Inversión, Bestinver o Mutuactivos. "Tenemos muy clara la dinámica de largo plazo que suponen las renovables, a la que destinamos el 5% de la cartera y por eso acudimos a la OPV de Solarpack y compramos Solaria por debajo de 4 euros", apuntaba recientemente Ángel Fresnillo, director de inversiones en renta variable de Mutuactivos. Lo hicieron a pesar de que es consciente de que no son empresas muy líquidas y de ahí que no supongan un alto peso de la cartera.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.