Bolsa, mercados y cotizaciones

Dónde está la fortaleza y la debilidad en un Ibex 35 en zona de soportes

No ha faltado ninguno. Todos los ingredientes necesarios para protagonizar el susto del verano se han sincronizado. En primer lugar, una baja negociación y, por ende, un aumento de la volatilidad en una semana en la que, además, ha habido un festivo nacional. Por otro, un acontecimiento lo suficientemente importante para poner nervioso al mercado. Como ocurriese el año pasado con la crisis de los misiles entre Corea del Norte y EEUU, el país que dirige Donald Trump también ha estado en el centro del huracán aunque esta vez su compañero de baile ha sido Turquía, que ha sembrado la incertidumbre.

Ahora bien, para algunos expertos este sobresalto estival no es comparable a otros acontecimientos como la devaluación del yuan en el verano de 2015. Así, si bien hemos podido ver contagio fuera del país (por ejemplo, a través de la exposición de algunos bancos europeos o el daño potencial de un dólar mucho más fuerte en otros emergentes vulnerables), "no generaría un movimiento sistémico más amplio, ya que refleja principalmente la fragilidad económica del país y el contexto político. Se espera que el impacto en la economía de la zona euro sea limitado", explican desde Amundi. En este contexto, el mercado ha sufrido un deterioro que, de momento, no debe hacer saltar las alarmas. El Ibex 35 es el índice que más se ha acercado a su soporte, los 9.327 puntos, mínimos del año, de los que está a un 0,96%. No obstante, hasta que no los pierda de manera holgada hay que mantener la calma. En este debate entre alcistas y bajistas, elEconomista ha señalado qué valores pueden suponer una oportunidad por su fortaleza y cuáles hay que vigilar por la debilidad que presentan.

Fortaleza

Se trata de aquellos valores que, a pesar de las caídas del mercado, aún siguen alejados de sus niveles de soporte. En este caso una de las compañías que destaca es ACS, ya que desarrolla una clara tendencia alcista en lo que a plazos medios y largos se refiere. El consenso de mercado opta por adquirir sus títulos, que desde enero se anotan más de un 6%. Aún así, los analistas que la siguen creen que durante los próximos doce meses puede avanzar cerca de un 18%. Desde Bankinter destacan "las buenas perspectivas de su negocio constructor y los efectos positivos de la integración de Abertis".

De hecho, el propio presidente Florentino Pérez previó el pasado mes de mayo que esta operación mejorará un 35% el beneficio neto de ACS en 2019, en comparación al de 2017 (habrá que ver cómo le afecta la situación de Atlantia, su socio en Abertis, tras la tragedia de Génova en Italia). A este respecto, un buen momento para subirse al carro alcista de ACS sería la zona de los 33,8-32, hasta donde tiene una caída del 2,3%, en el primer caso, y del 7,6% en el segundo.

Otro de los nombres que defiende un escenario de fortaleza es Iberdrola. Precisamente se trata de la estrategia más longeva de la cartera de Ecotrader, ya que se mantiene desde que entró en noviembre de 2012. El grupo, que ya se cuela entre las 10 mejores recomendaciones de Europa, está consolidando a corto plazo parte de las últimas subidas, un movimiento que tiene visos de ser una simple pausa previa a una subida que es muy probable que lleve al título a situarse en subida libre absoluta, que es la situación técnica más alcista que existe, algo que tomará cuerpo cuando bata resistencias de 6,80-6,70 euros, de las que se encuentra a un 4,6 y 3,1%. Uno de los aspectos que está destacando positivamente el mercado es su inversión en redes de alta calidad y en energías renovables y que deberían ayudar a que consiga los objetivos marcados para 2018: un beneficio bruto de más de 9.000 millones de euros y un resultado neto cercano a 3.000 millones de euros.

Por último, aparece Ferrovial. Desde el punto de vista técnico, mientras no pierda los 17,15 euros es un título que debe estar en cartera buscando un contexto de alzas que en próximos meses podría buscar la zona de los 21 euros, cuya superación situaría al valor en subida libre absoluta. Hasta esta cota tiene por delante un recorrido del 18%. Desde Bankinter creen que la acción estará respaldada por "una evolución positiva del tráfico y tarifas en la división de autopistas, que ha permitido incrementos del beneficio bruto y su capacidad de generación de caja de las infraestructuras consolidadas que aportan visibilidad a los dividendos".

Debilidad

En este grupo se encuadran empresas que están en zona de peligro. La primera de ellas es Dia, la firma con más cortos de la bolsa española. Uno de los problemas que está enfrentando su sector es la competencia, lo que está obligando a las firmas a reducir precios, para poder ser competitivas, y, por tanto, se está produciendo una caída en los márgenes. Además, el grupo se está viendo afectado por "la ruptura de acuerdos de negociación con los proveedores o la huelga de transporte en Brasil", recuerdan desde Banco Sabadell. "La ausencia de objetivos en 2018 y el agresivo entorno competitivo en la Península nos hace rebajar en un 8% el beneficio bruto para este año", añaden desde la entidad.

Esta realidad se está dejando notar en sus acciones, que pierden desde enero más de un 50%. Aunque indudablemente es un título bajista, el alcance con tanta sobreventa de la zona de mínimos históricos de los 1,80 euros, que marcó en 2011, hace que agresivamente pueda ser una oportunidad de compra. Los perfiles más conservadores deberían permanecer al margen hasta que se confirme una reestructuración alcista más amplia.

Junto a la distribuidora se encuentra Mediaset, que este año ya lleva una caída del 30%. La firma se enfrenta a diferentes retos que, en opinión de JP Morgan, pasan por "ingresos publicitarios más débiles de lo esperado, una participación más baja de la audiencia, un deterioro significativo del entorno macro europeo o costes de programación más elevados". Las firmas de inversión que la siguen esperan que en 2018 su beneficio caiga un 2,5%, hasta los 193 millones de euros. En este sentido, Mediaset define una clara tendencia bajista desde hace meses que ha llevado a sus títulos a la zona de giro potencial y soporte teórico como son los 6,20-5,80 euros. En este entorno podría tratar de sentar la base de una reestructuración alcista pero, si la pierde, las caídas profundizarían en busca de los 4,65 euros y no se podría descartar incluso una vuelta a los mínimos históricos en los 2,70 euros.

Cerrando este grupo está Aena que mostrará debilidad mientras no supere los 158 euros y, sobre todo, los 160,60 euros, que abriría una ventana de compra. Por tanto, el gestor aeroportuario debería rebotar, como mínimo, más de un 3%. Aunque de momento el consenso de mercado que recoge FactSet recomienda mantener sus títulos en cartera, este consejo no se ha alejado significativamente de ser uno de venta. "La caída en la demanda civil es un riesgo. Es un negocio altamente volátil y reacciona de forma sensible ante acontecimientos externos, por ejemplo, terrorismo o desaceleración económica", indican desde UBS. Otros de los factores peligrosos son "las restricciones políticas o reglamentarias que pueden limitar el desarrollo del negocio del aeropuerto y la capacidad de generación de ingresos y dar lugar a costes o inversiones adicionales".

Debilidad atípica

En este grupo se encuentran firmas que a pesar de estar cerca de soportes cuentan con unos fundamentales que las respaldan, por lo que debilidad se podría decir que es atípica. Uno de estos nombres es el de BBVA, muy afectado por la crisis turca por su exposición al país a través de Garanti. El banco asegura que el impacto será limitado, ya que cuenta con coberturas para el 50% de los beneficios previstos en el país otomano. La caída en bolsa, que esta semana ha sido del 3,55%, ha llevado a la entidad a alcanzar su soporte desde donde podría retomar su tendencia alcista. Se trata de los 5,40-5,20 euros y desde ahí podría girar fuerte al alza. Por otro lado, este descenso en el parqué ha llevado a los cazadores de dividendo a estar de enhorabuena, ya que sus pagos rentan ahora un 5,2%, máximos de 2016.

Meliá Hotels también se cuela en esta categoría. Toda aproximación a soportes fundamentales que presenta en los 10,20 euros, donde el equipo de Ecotrader sitúa el stop de protección, es una clara oportunidad para comprar un valor que en próximos meses es muy probable que se dirija a buscar objetivos y resistencias en los 13,50-14 euros. Una horquilla hasta la que tiene, como mínimo, un recorrido al alza del 24%. La hotelera se beneficia de la fortaleza del dólar ya que más de la mitad de sus ingresos son en esta divisa. Desde enero el billete verde se aprecia más de un 5% frente al euro.

Por otro lado, en Banco Sabadell no sería recomendable comprar hasta que superase los 1,45 euros, de los que se sitúa a un 9%. Si logra batir esa resistencia todo apuntaría a que las subidas le llevarían hacia los 1,85 euros. Este año los expertos esperan una caída del 23% en su beneficio, hasta los 615 millones, pero este ejercicio el banco ha tenido que realizar elevadas provisiones por la venta de la mayoría de sus activos problemáticos. Además, en 2018 también absorverá los costes de migración de su filial británica TSB. Ya en 2019 el crecimiento de las ganancias sería del 50%.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado