Bolsa, mercados y cotizaciones

El depósito solo 'muere' en España: en el resto de Europa entra dinero

  • Las familias españolas, las únicas que retiran su ahorro de ellos en 2018

El mantra de que el depósito ha muerto es solo aplicable a la geografía española. Tras años de rentabilidades especialmente elevadas, que llegaron a superar el 5% en 2008, el que un día fue el producto más usado para canalizar el ahorro de los españoles renta hoy un 0,07%. El interés más bajo de Europa, con permiso de Irlanda, donde ofrecen prácticamente lo mismo (un 0,06%). Esa situación ha propiciado que únicamente sean las familias españolas las que retiran sus ahorros de los plazos fijos en lo que va de año, con la huida de casi 5.000 millones de euros.

Eso no impide, al menos por ahora, que España sea el cuarto país de Europa en el que más dinero atesoran estos productos: más de 776.000 millones de euros a cierre de abril, según datos del Banco Central Europeo (BCE). Por delante se encuentra Alemania, que ocupa la primera posición, con 2,2 billones en plazos fijos; Francia, en segunda, con 1,4 billones e Italia, en tercera, con 1,06 billones.

A pesar de que el contexto de bajos tipos de interés a causa de las políticas monetarias ultra laxas aplicadas por los bancos centrales en los últimos años ha sido el mismo para todos, el rendimiento de estos productos, que suele ir acorde al precio oficial del dinero, no se ha visto igual de penalizado en todos los países. Así, por ejemplo, mientras en España se encuentra en mínimos históricos, en países como Alemania se obtiene una rentabilidad del 0,35% por contratar una nueva imposición a plazo fijo, mientras que en Francia se paga un 0,85% y en Italia, un 0,64%. Es menos también, en los tres casos, que años atrás, cuando en Alemania y Francia llegaron a rentar más de un 4% y en Italia, más de un 3%.

Pérdida de dinero

Hasta en el caso de los depósitos con los intereses más elevados de Europa, que se encuentran en los Países Bajos, el ahorrador que aún destina dinero a estos productos pierde dinero si se tiene en cuenta el efecto de la inflación.

Según datos del BCE, la rentabilidad media de los depósitos en la zona euro se encuentra en el 0,37%. En la otra cara de la moneda, la tasa de inflación interanual se situó en mayo en el 1,9%, lo que significa que el rendimiento real de un depósito en Europa es negativo: se pierde un 1,53%.

En el caso concreto de España, no obstante, se pueden encontrar ofertas puntuales con rentabilidades muy por encima de la media que, aún así, también son insuficientes para cubrir el aumento del coste de la vida. Crédit Agricole Consumer Finance ofrece, por ejemplo, un 0,9% a un año; Wizink, un 0,85% a 14 meses mientras que BFS brinda un 0,8% a 12 meses.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado