Bolsa, mercados y cotizaciones

Dimon, el CEO de JPMorgan, avisa que hay que prepararse para un yield del 4% en el bono americano

El consejero delegado de JPMorgan Chase, Jamie Dimon, aseguró durante una entrevista con Bloomberg que es posible que el crecimiento y la inflación en Estados Unidos avancen los suficientemente rápido como para forzar a la Reserva Federal a tener que endurecer la política monetaria más de lo que proyectan actualmente, Jerome Powell y los altos funcionarios del banco central. En este escenario, indicó Dimon sería prudente prepararse para que los rendimientos del bono americano a 10 años lleguen a tocar el 4%.

Si la Fed aumenta las tasas a corto plazo más de lo esperado, "esto podría forzar al alza en la rentabilidad del bono a 10 años" dijo Dimon en una entrevista desde Pekín. El banquero, lejos de querer levantar el pánico dejó claro que se estos niveles "son fáciles de manejar" pero avisó que los inversores y el mercado "debe estar preparadas para esto".

Con la Fed en pleno proceso de adelgazamiento de su balance y el gobierno federal aumentando la emisión de deuda, EEUU tendrá que financiar antes de fin de año "alrededor de 400.000 millones de dólares por trimestre, eso es mucho, eso es un gran cambio con respecto al pasado", señaló Dimon.

El consejero delegado de JPMorgan hizo estas declaraciones en una semana en que EEUU subastará un total combinado 73.000 millones de dólares en activos de deuda con cupones a medida que el Departamento del Tesoro impulsa la emisión de deuda para hacer frente al creciente déficit.

La semana pasada, dicha agencia, liderada por Steven Mnuchin, anunció que empezará a vender este año deuda a dos meses y está estudiando la posibilidad de añadir una venta adicional de notas TIPS a cinco años ligadas a la inflación. Además, Clay Berry, subsecretaria de Mercados Financieros del Tesoro, explicó en un comunicado que se llevará a cabo un incremento del tamaño de las subastas durante los tres próximos meses, que incluirán ventas de papeles con vencimientos a tasa fija de entre dos y 30 años, así como bonos a dos años a tasa flotante. 

Esta aumento en las subastas y emisiones de deuda pública estadounidense junto con los recortes en las compras de bonos de otros bancos centrales, "puede causar más volatilidad, tasas más altas de una manera que no comprendemos del todo", reconoció el capitán de JPMorgan, señalando que la salida de las medidas extraordinarias tomadas tras la crisis de 2008, donde se incluye la flexibilización cuantitativa, no tiene precedentes.

Para Dimon, la clave es que los mercados se enfrenta ante un territorio desconocido, ya que los bancos centrales se proponen a deshacer políticas nunca antes aplicadas."Nunca habiamos tenido un QE (en referencia a la compra de bonos y activos, más conocida como Quantitative Easing o flexibilización cuantitativa), nunca hemos tenido reversión de estas políticas", manifestó Dimon.

Durante una entrevista con elEconomista, Martín Marrón, consejero delegado de JPMorgan para Latinoamérica y Canadá ya adelantó el pasado mes que la rentabilidad del bono a 10 años podría superar la meta del 3,25% que mantiene la entidad para este año por una serie de razones. "La primera y más importante es que obviamente la economía está mejorando y la Fed seguirá subiendo tipos", justificó el directivo.

La segunda es que el comprador natural deuda estadounidense durante los últimos nueve años "se aleja del mercado, y no era un comprador tímido, era más bien un Godzilla. Me cuesta creer que otro comprador natural del sector privado pueda reemplazar a la Fed", aclaró al tiempo que consideró "que la rentabilidad del bono a 10 años americano es artificialmente baja".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0