Bolsa, mercados y cotizaciones

Qué valores españoles se la juegan en el engranaje arancelario de Trump

Acereras, infraestructuras, automovilísticas, tuberas y otras industriales con presencia en EEUU están encajando con distinta suerte el proteccionismo.

Los aranceles impuestos por Estados Unidos a las importaciones de acero y de aluminio y el resto de medidas proteccionistas que podrían llegar amenazan con desatar un cúmulo de consecuencias de carácter impredecible en el mercado global, transformando por completo el ecosistema de determinadas industrias, impactando en las divisas, las materias primas y en el crecimiento económico. Por supuesto, los efectos también llegarán a España, y a muchas de las compañías cotizadas. Lanzado el órdago por el presidente norteamericano, Donald Trump, "el peligro está en cómo respondan otros países", aseguran desde Fidelity. "Los efectos indirectos son difíciles de cuantificar, pero parece claro que se extenderán al conjunto de la economía", observan en Bankia. "La historia económica muestra que las guerras comerciales no solo dañan al crecimiento global, sino que también son imposibles de ganar", advirtió Christine Lagarde, presidenta del Fondo Monetario Internacional (FMI), esta semana, en un intento de rebajar la tensión. En España, las primeras reacciones son dispares, Acerinox celebra, ArcelorMittal sufre, los fabricantes de componentes para el automóvil aguantan la respiración, otras industriales se lamentan y los grupos de infraestructuras esperan lo peor.

Acereras

Cara y cruz: Acerinox, mejor parada que Arcelor

Han pasado ya cerca de 30 días desde que el Departamento de Comercio de Estados Unidos aconsejó al presidente del país, Donald Trump, el establecimiento de aranceles al acero y al aluminio. En ese periodo de tiempo, y ante las dudas en el mercado sobre cómo acabarán reaccionando a estas medidas proteccionistas el resto de países con los que está atado comercialmente, ArcelorMittal y Acerinox han visto como la volatilidad de sus acciones se ha incrementado para acabar desencadenando un descenso cercano al 8,5 por ciento en el caso de la compañía que dirige Lakshmi Mittal y una subida del 3,4 por ciento en la que tiene al frente a Bernardo Velázquez. En capitalización, la mayor compañía siderúrgica mundial ha perdido cerca de 2.000 millones. Y es que, el mercado penaliza la incertidumbre.

"El impacto final de las propuestas arancelarias de Trump en la industria acerera va a depender de si en Europa se toman medidas similares que neutralicen el posible efecto derivado de que entren en su territorio productos que inicialmente iban hacia EEUU y que ahora van a tu mercado a precios más bajos", asegura Francisco Rodríguez, analista de Banco Sabadell. Sin embargo, los expertos son halagüeños en ese sentido. "No creemos que vaya a darse una escalada de la tensión que acabe desatando una guerra comercial; existe el riesgo, sí, pero lo vemos poco probable", asegura Roberto Scholtes Ruiz, estratega jefe de UBS, quien alude al "manifiesto exceso de capacidad productiva que hay a nivel internacional" para esgrimir este optimismo. 

La medida dictada desde el Despacho Oval acarreará un incremento de los costes de producción en EEUU: "Su impacto será limitado y no tendrá efecto en los precios internacionales", afirma Scholtes. Algo que corroboran desde Banco Sabadell, desde donde también han encasillado ese incremento del precio del acero en el país norteamericano, algo que "mejoraría la rentabilidad de los productores locales", aseguran. 

En este sentido, Acerinox es la empresa más afectada. Más del 60 por ciento de su beneficio bruto lo consigue en suelo norteamericano. De hecho, hay muy pocas compañías españolas que consigan una cuota de mercado tan amplia como la que tiene Acerinox en EEUU. Al ser un productor local, su mercancía no tiene que cruzar frontera alguna para ser vendida en el país. Por lo tanto, "esta medida proteccionista es positiva para la compañía, porque va a provocar una reducción de la oferta y, ante una demanda que se mantiene inalterada, los precios suben, lo que elevaría la rentabilidad de la compañía", explica Francisco Rodríguez. También está recibiendo el viento a favor del comportamiento del níquel, que cotiza en máximos de 2015.

ArcelorMittal también es productor en EEUU, pero el peso del país norteamericano en su beneficio bruto es muy inferior al de Acerinox. De hecho, ronda el 20 por ciento, por lo que este hipotético impacto positivo es menor. Además, en la compañía con sede en Luxemburgo también pesa que vende en la primera economía del mundo productos que importa desde otras plantas que tiene en Canadá, México y Brasil. Los dos primeros países han quedado exentos de las tasas arancelarias, pero a los productos procedentes del país carioca sí que afecta esta medida proteccionista, algo que contrarrestaría los hipotéticos efectos positivos.

Además, en ArcelorMittal también influye el alto peso que tiene Europa en su cuenta de resultados. El Viejo Continente representa un 49 por ciento de sus ventas, y las empresas más expuestas a este área geográfica podrían verse perjudicadas en caso de que se produzca un desembarco de compañías chinas ofreciendo sus mismos productos a precios inferiores.

Así ocurrió cuando se impusieron en Europa medidas antidumping contra las importaciones de tuberías y tubos sin soldadura de acero inoxidable procedentes de China. Si a un productor chino no le dejan meter su producto en un determinado país por la imposición de una tarifa que no le hace competitivo, lo que hace es irse a otro mercado. "Esto es algo que está cotizando Arcelor, que esta oferta pueda acabar inundando el mercado europeo", concluye el analista de UBS.

Sector automovilístico

La valoración de Gestamp ya sufre el riesgo que afonta la industria

La renovada predisposición a la imposición de aranceles al acero y al aluminio ha desatado los rumores no sólo sobre una hipotética respuesta por parte de los países más afectados, sino que también lo ha hecho sobre si esta nueva tendencia proteccionista podría extenderse a distintos que dependen de estos recursos. Desde Andbank, señalan como principales candidatos a "aquellas industrias en los que EEUU tiene mayores déficit comerciales". Y en ese sentido es el sector del automóvil el que registró un mayor déficit en 2017, según los datos recogidos desde Global Insight y Commerzbank. Si bien es cierto que las relaciones comerciales entre España y EEUU son más limitadas en este ámbito y que cabría esperar un efecto inmediato sobre las empresas con sede en el país más reducido, también lo es que "de manera indirecta las firmas españolas relacionadas con este sector pueden verse afectadas", aseguran desde UBS. En este sentido, Gestamp y Cie Automotive son las que se sitúan en el ojo del huracán. El consenso de mercado que recoge Factset ha reducido la valoración de la primera de ellas en un 4,5 por ciento desde mediados de febrero. De hecho, la firma presidida por Francisco José Riberas se ha convertido en una de las 6 firmas a las que más han rebajado su precio objetivo en ese periodo en el Mercado Continuo. "Los riesgos que presenta la compañía podrían derivarse de una rápida recuperación de los costes de producción únicos que Gestamp tiene en el mercado norteamericano, que representa el 12 por ciento de sus ventas", aseguran desde JP Morgan. 

Infraestructuras

La clave estará en el traslado de la subidas de los costes al cliente 

El afán proteccionista del Gobierno de EEUU afecta de lleno a los grandes grupos de infraestructuras españoles, que tienen una mayor parte de su negocio en el país norteamericano y que utilizan acero y aluminio para llevar a cabo sus obras. "Los costes producción de estas compañías es evidente que se verán elevados", señalan fuentes del mercado. Por eso, no es extraño que el índice sectorial que reúne a las compañías europeas de esta industria se haya situado como uno de los más damnificados del Viejo Continente en las últimas semanas. En este sentido, los analistas destacan que la capacidad de traspaso de este incremento de los costes que tengan las firmas será fundamental para determinar el impacto que pueda tener esta medida en sus cuentas. Por eso, una cartera de clientes en la que diferentes administraciones públicas tengan un peso más elevado, es más conveniente en este contexto. Entre los principales grupos de infraestructuras españoles, son ACS y Ferrovial las que tienen una mayor parte de su negocio en el país norteamericano. Sobre todo destaca la firma presidida por Florentino Pérez, que consiguió cerca del 50 por ciento de sus ventas totales en EEUU en 2017. Sin embargo, el acuerdo al que ha llegado con Abertis -a través de su filial Hochtief- para repartirse los activos de la compañía catalana y evitar entrar en una guerra de opas -pagará por hacerse con los activos de Abertis menos de lo proyectado inicialmente- ha favorecido que la empresa constructora haya conseguido dar la vuelta a la tortilla y sube un 8 por ciento en las últimas 3 sesiones.

Industria eólica

Un incremento de los precios presionará aún más los márgenes

La expresión "monto un circo y me crecen los enanos" no pertenece a la cultura popular del consejero delegado de Siemens Gamesa, Markus Tacke, pero el alemán ya debe haberla escuchado en más de una ocasión desde que está al frente de la compañía nacida, a mediados del año pasado, de la integración de la división eólica de la industrial germana y de la española. A los costes de la fusión y a la transición de la industria hacia un modelo de subastas competitivas que condena a las tarifas de contratación a ser "hasta un 50 por ciento menores" -según fuentes de la propia empresa- se suma ahora el impacto de los aranceles de Trump. "Un incremento de los precios del acero y del aluminio en EEUU, por las medidas proteccionistas, reducirá los márgenes de los fabricantes de aerogeneradores en el país, sobre todo en 2019", incide el equipo de analistas de JP Morgan. Siemens Gamesa consigue un 15 por ciento de sus ingresos totales en la primera economía del mundo y la firma de inversión calcula que su margen bruto podría reducirse hasta en 25 puntos básicos, mientras que eleva el efecto hasta los 40 enteros en el caso de su principal competidor, Vestas, líder mundial y en suelo estadounidense. Siemens Gamesa ha marcado objetivos de margen que apoyan por la mínima las estimaciones después de los fuertes recortes de los últimos meses: pretende situarlo entre el 8 y el 10 por ciento, pero no se acerca al nivel previo a la integración, el 11,7 por ciento de 2016. La compañía cae un 26 por ciento desde que el 26 de julio advirtiera por primera vez de los problemas que atraviesa el sector.

Tuberas vascas

Los nuevos aranceles dejan contra las cuerdas a Tubos Reunidos

Si producen en EEUU, las compañías industriales españolas tienen que enfrentarse al hecho de que el proteccionismo les obligará "a comprar más caro sus inputs -la mera expectativa de esta medida ha disparado el precio del acero un 23 por ciento desde enero-", según señala Bankia. Y si fabrican en Europa, está por ver si sufrirán finalmente los aranceles y corren el riesgo de que competidores asiáticos inunden su mercado local ante las barreras. En cualquier caso, reinan las incertidumbres, hasta el punto de que ya han hecho mella en Tubos Reunidos, para la que el mercado norteamericano representa un 46 por ciento de sus ingresos, "y buena parte de estos son importaciones", inciden los expertos de Banco Sabadell. Desde el propio Gobierno vasco, que ha corrido a salir en defensa de su industria pidiendo a la Unión Europea que no entre en una guerra comercial, admiten el drama: "No es solo que no los fabricantes no puedan vender en EEUU, sino que si China inunda Europa con sus producto se desplomarán los precios". Tubos Reunidos cae un 40 por ciento en las 3 últimas sesiones, ya que, además, se encuentra contra las cuerdas después de que el auditor de las cuentas de 2017, PwC, haya advertido de que existen "dudas significativas sobre la capacidad de la compañía para continuar en funcionamiento" debido a la situación financiera. Algo mejor pinta para Tubacex, en la que desde Banco Sabadell no ven un impacto relevante puesto que EEUU representa sólo un 8 por ciento de sus ventas. La compañía no se desploma, pero ha borrado las ganancias del año en los últimos días.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin