Bolsa, mercados y cotizaciones

El niobio: la materia prima que nadie conoce pero todo el mundo quiere comprar

  • Es tan escasa que no hay mercado y solo se extrae en tres lugares del mundo
Cristales de Niobio.

Minas y plantas de acero han quedado tan devaluadas con el desplome de las materias primas que algunas compañías las han regalado en un momento en el que solo buscan minimizar pérdidas o reducir sus deudas. Pero hay un metal que está atrayendo la atención de todo el mundo: el niobio.

Este metal recibe su nombre en honor de Níobe, hija del rey Tántalo y nieta del dios Zeus, y que en la mitología griega se dice que se convirtió en piedra después de que Apolo y Artemisa (de cuya madre, Leto, se había mofado Níobe por tener solo dos hijos) matara a todos sus hijos e hijas menos a una. Según el mito, sus lágrimas siguen corriendo después de la transformación en piedra.

El niobio se utiliza para producir acero más fuerte y ligero para tubos industriales y componentes para aeronaves. Se consigue solo en tres lugares de la Tierra, y el precio del kilogramo es siete veces mayor que el del cobre, por ejemplo. 

Gran puja por una pequeña parte del mercado

China Molybdenum se adelantó a al menos otras 15 compañías el mes pasado para hacerse con la división de niobio y fosfato de Anglo American, pagando 1.500 millones de dólares, un 50% más de lo esperado por los analistas. Una muestra de lo en boga que está un mercado que tiene un valor aproximado de unos 4.000 millones de dólares.

Sin embargo, el niobio es un elemento muy desconocido. "No sabía lo que era el niobio, y llevaba en la industria de los minerales 20 años antes de que me llegara a la mesa esta oportunidad", explica Craig Burton, presidente de Cradle Resources, que está desarrollando un proyecto de niobio en Tanzania. "De hecho tuve que abrir la tabla periódica para confirmar que era un elemento".

El niobio es difícil de encontrar y difícil de valorar. Más del 80% de la producción mundial viene de una compañía, la brasileña Companhia Brasileira de Metalurgia e Mineração (CBMM). De hecho, casi toda la producción proviene solo de tres minas en Brasil y Canadá, lo que permite a CBMM fijar los precios y adaptarse a la demanda.

En este sentido, Metal Bulletin, que publica los precios de metales tan raros como el bismuto o el germanio, asegura que el mercado de niobio es tan poco líquido que no puede dar precios. El metal tuvo un precio medio de 40 dólares el kilo el año pasado, según Cradle Resources, mientras que el equivalente en cobre se movió en 5,49 en Londres. 

A pesar de esta de moda, los precios del niobio también cayeron el año pasado, contagiados por el hundimiento global de las materias primas liderado por el petróleo y el gas, que también redujo la demanda de tubos, según asegura Anglo American. 

Precisamente esta escasez de lugares de extracción es lo que hace tan atractivo al niobio, que además está etiquetado como mineral estratégicamente importante tanto en EEUU como en Europa.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin