Bolsa, mercados y cotizaciones

Economía/Finanzas.- Los jefes de Estado y de Gobierno aprobarán mañana la entrada de Chipre y Malta en el euro en 2008

Respaldarán Galileo como "proyecto clave" de la UE y pedirán una decisión sobre financiación en otoño de 2007

BRUSELAS, 20 (EUROPA PRESS)

Los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete aprobarán mañana la entrada de Malta y Chipre en el euro el 1 de enero de 2008 tras los informes positivos de la Comisión y del Banco Central Europeo (BCE), que consideran que ambos países cumplen los criterios de convergencia económica exigidos.

Tras el visto bueno de los líderes europeos y el dictamen conforme de la Eurocámara que se aprobó este miércoles, el siguiente paso corresponde a los ministros de Economía de la UE, que en su reunión del 10 de julio fijarán los tipos de cambio irreversibles de la libra chipriota y la lira maltesa respecto al euro. Con esta segunda ampliación, la eurozona sumará 15 Estados miembros, ya que el 1 de enero de este año ya entró Eslovenia.

En su informe de convergencia, el Ejecutivo comunitario subrayó que tanto Chipre como Malta "han alcanzado un alto grado de convergencia económica sostenible" con los Estados miembros que comparten la moneda única y que "cumplen las condiciones necesarias para adoptar el euro". El BCE advirtió no obstante de que "la posible reunificación de Chipre podría plantear nuevos desafíos de carácter estructural y presupuestario".

Para poder entrar en el euro, un país de la UE debe cumplir una serie de criterios establecidos en el Tratado sobre déficit y deuda, estabilidad de precios, estabilidad en el tipo de cambio respecto al euro y convergencia de los tipos de interés a largo plazo. Además, su marco legal debe ser plenamente compatible con el Tratado. A principios de año, tanto Malta como Chipre pidieron a la Comisión que evaluara el cumplimiento de estos requisitos para adherirse a la moneda única el 1 de enero de 2008.

Los dos países "cumplen claramente" el criterio de inflación porque el nivel de precios medio de los últimos 12 meses se situó en el 1,9% en el caso de Chipre y en el 1,8% para Malta, muy por debajo del valor de referencia exigido (el 3%). Además, este nivel de inflación es "sostenible" a largo plazo.

En cuanto a los criterios presupuestarios, Malta ha corregido su déficit presupuestario y el Ecofin ha archivado el procedimiento por déficit excesivo abierto desde 2004. El déficit pasó del 10% del PIB en 2003 al 2,6% en 2006 y se prevé que se reduzca al 2,1% en 2007. La deuda maltesa se sitúa en el 66,5% del PIB aunque sigue un ritmo descendente. No obstante, el Ejecutivo comunitario insiste en que debe seguir reduciéndose y tienen que hacerse más progresos en la reforma de la sanidad para mejorar la sostenibilidad a largo plazo de las finanzas públicas.

En el caso de Chipre, el déficit público el año pasado fue del 1,5% frente al 2,3% de 2005, con lo que ya ha salido del procedimiento de déficit excesivo. La deuda en 2006 fue del 65,3% del PIB y se prevé que en 2007 esté en el 61,5%, lo que confirma una trayectoria descendiente desde 2005.

Por lo que se refiere a la estabilidad de los tipos de cambio, tanto la libra chipriota como la lira maltesa se han mantenido estables en el mecanismo europeo de tipos de cambio durante dos años. Los tipos de interés a largo plazo de Malta se situaron en el 4,3% y los de Chipre en el 4,2%, muy por debajo del nivel de referencia del 6,4%. Y ambos países han eliminado de su legislación todas las disposiciones incompatibles con el Tratado.

APOYO A GALILEO

En el capítulo económico de las conclusiones de la cumbre, los líderes europeos expresarán también su apoyo al sistema de radionavegación por satélite Galileo como "proyecto clave" de la UE y reclamarán que se tome una decisión sobre su financiación en otoño de 2007. Los ministros de Transporte de los Veintisiete acordaron a principios de junio que el sector público asuma las riendas de Galileo y que se paren las negociaciones con el consorcio privado del que formaban parte Hispasat y Aena por su negativa a asumir los riesgos del proyecto, pero no decidieron de dónde saldrán los 2.400 millones de euros necesarios para seguir con el proyecto por las discrepancias entre los Estados miembros.

En el proyecto de conclusiones se exige además un compromiso rápido sobre la liberalización de los servicios postales, y un acuerdo político el próximo 25 de junio para poner en marcha el Instituto Europeo de Tecnología. Asimismo, los líderes europeos pedirán la rápida puesta en marcha de las cuatro primeras propuestas de iniciativas tecnológicas conjuntas entre el sector público y privado: ARTEMIS, sobre sistemas de computación empotrados; IMI, sobre medicamentos innovadores; Cielo limpio, sobre aeronáutica y transporte aéreo; y ENIAC, sobre las tecnologías de la nanoelectrónica.

En el ámbito de la política social, los Veintisiete solicitarán proseguir los trabajos sobre coordinación de los sistemas de seguridad social, aprobar una directiva para armonizar las pensiones profesionales, aplicar la estrategia comunitaria de salud y seguridad en el trabajo o impulsar la Alianza a favor de las Familias. También reclamarán un impulso para la lucha contra el VIH/SIDA, malaria y tuberculosis y pedirán la colaboración de la industria farmacéutica para que facilite el acceso a medicamentos asequibles.

En cuanto a la lucha contra el cambio climático, los líderes europeos se felicitarán del acuerdo alcanzado en la reunión del G-8 en Heiligendamm, que incluye una referencia a la disminución de las emisiones a menos de la mitad antes de 2050 y el compromiso de lograr en 2009 un acuerdo internacional que sustituya al protocolo de Kyoto, cuya negociación debe empezar en diciembre de 2007 en Bali.

También solicitarán al Ejecutivo comunitario que presente una propuesta para modificar la directiva sobre comercio de emisiones que amplíe su ámbito de aplicación al uso del suelo, a los cambios de uso del suelo, y a la silvicultura. Los Veintisiete respaldarán además la inclusión de la aviación en el comercio de emisiones "de manera tal que la competitividad no se vea perjudicada". Pedirán finalmente a la Comisión y al Alto Representante para la Política Exterior, Javier Solana, que presenten un informe sobre el impacto del cambio climático en los asuntos internacionales de seguridad en primavera de 2008.

Finalmente, las conclusiones de la cumbre reclaman al Ejecutivo comunitario que presente en junio de 2008 un modelo para la evaluación de todos los costes externos, que sirva de base para el cálculo futuro de los costes de las infraestructuras.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin