Bolsa, mercados y cotizaciones

Montserrat M. Parera (CNMV): "Hay 84 fondos que deberán revisarse para mantener términos ESG en el nombre"

  • España adoptará una guía que endurece requisitos para denominar a un fondo
  • Reconoce que actualmente "no tenemos una buena clasificación de los fondos ESG"
  • Muestra preocupación por el perfil conservador del inversor, que se ha acentuado
     
Montserrat Martínez Parera, vicepresidenta de la CNMV, en la 'X Edición de los Premios de Inversión a Fondo'. Foto: Ana Morales

El nombre de un fondo de inversión influye, y mucho, a la hora de comercializarlo. Sobre todo si se trata de un producto que invierte siguiendo criterios responsables. De ahí que muchas gestoras incluyan en los nombres de los fondos palabras relacionadas con ello o acrónimos como ESG (que alude a los criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo). Pero esto ya no va a ser tan sencillo al endurecerse los requisitos para hacerlo, tras una guía europea que se implantará en España. Monserrat Martínez Parera, vicepresidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), señala que "84 fondos españoles inscritos con alguna denominación ESG se verán afectados", según adelantó este miércoles durante la X Edición de los Premios de Inversión a Fondo de elEconomista.es.

Como norma muy general, esta guía aprobada en mayo en Europa establece que, como mínimo, en los fondos que utilicen estas denominaciones el 80% de inversiones subyacentes (antes era el 50%) deben ser consecuentes con el término que se utilice (medioambiental, impacto, transición...), además de una serie de requerimientos de exclusión. De los 84 fondos que señala la vicepresidenta del regulador, 48 de ellos deberían ajustar su cartera por no llegar a ese 80% si quieren mantener sus nombres, y 33 deberían revisar sus políticas de exclusión.

Todo esto se adelanta a una revisión de la regulación que se está comenzando a realizar en Europa, ya que, como reconoce Martínez Parera, actualmente "no tenemos una buena clasificación" de los fondos ESG, a los que se cataloga con "terminologías muy difíciles de entender", como las conocidas como artículo 8 y 9. Y se enmarca, además, en un contexto en el que el apetito de los inversores por este tipo de fondos no deja de crecer. En este momento hay 372 fondos con características ESG, un 10% más que en el ejercicio anterior, y más de 125.000 millones de euros de patrimonio (alrededor de un tercio del total).

Fomentar la inversión minorista

El impulso de los mercados de capitales es una de las grandes tareas del regulador, sobre la que también hizo referencia en su intervención. "El inversor español sigue invirtiendo poco en activos financieros si se compara con otros países del euro. De la renta bruta disponible, alrededor del 70% sigue siendo inversión en inmobiliario, 10 puntos más que otros países europeos de referencia", recordó.

Mostró su preocupación por "el perfil conservador del inversor español, que se ha acentuado de un tiempo a esta parte". La vicepresidenta del supervisor apuntó que más del 60% del patrimonio de los fondos se ha destinado a productos de renta fija, concentrados en categorías de comprar y mantener y de objetivos de rentabilidad; y solo el 15% está invertido directamente en renta variable (un 2% en compañías españolas). Esta tendencia "no es ni buena ni mala", matizó, pero "tiene que verse si se adecúa o no a las necesidades del inversor". El reto es que "hay que asegurarse de que la comercialización se hace de una forma en la que el inversor no se confunde", insistió.

Hay más retos a medio y largo plazo, que no quiso dejar de mencionar: el cambio tecnológico, las nuevas formas de inversión, el potencial de la inteligencia artificial... Y, en general, enfatizó que el sector debe ser capaz de aportar "valor añadido". A nivel europeo, existe una iniciativa, la Retail Investment Strategy, sobre la que ya hay una última propuesta que incluye opciones para facilitar al inversor la comparación de costes de distintos productos de una forma sencilla. Hay dos opciones: comparación directa con otros de características similares o uso de bechmarks que se van a establecer. Elegir una u otra queda en manos de los países, por lo que aunque es algo positivo esto último "va a dificultar la sana competencia para impulsar la inversión minorista", a juicio de la vicepresidenta de la CNMV.

Y no quiso olvidarse de medidas relacionadas con el open finance, señalando que hay que reconfigurar los canales actuales. Como ejemplo mencionó la posible realización de vídeos que sean más explicativos que los folletos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud