Bolsa, mercados y cotizaciones

El inversor europeo gana en 2024 casi el triple con el S&P500 y el dólar que con el Stoxx 600

  • El S&P 500 sube un 17,5% en euros frente al 6,8% de la bolsa del Viejo Continente
  • Es la brecha, a favor de EEUU, más grande en lo que va de ejercicio
Dreamstime.

Aunque las últimas jornadas no han sido precisamente optimistas en las principales bolsas europeas, la renta variable disfruta de un buen año en líneas generales. Esta tónica se cumple en ambos lados del Atlántico, ya que las referencias de Wall Street no sólo han alcanzado máximos históricos en este ejercicio, sino que este techo ha ido revalidándose sesión tras sesión desde el pasado 6 de junio. No obstante, es el inversor europeo es el que saca mayor tajada de estas subidas, ya que el S&P 500 casi triplica las ganancias anuales del Stoxx 600 al cambio a la divisa continental, con un alza del 17,5% para el americano frente al 6,8% del Viejo Continente. En dólares, el estadounidense gana un 14% en 2024.

Pese a que el tono general es bueno, las alzas que acumulan las referencias estadounidenses en los últimos días no coinciden con el ánimo europeo, con el rojo tiñiendo las principales bolsas continentales tras unas elecciones europeas que pusieron de manifiesto el avance de la extrema derecha y la incertidumbre que esto despertó en los parqués. De hecho, las pronunciadas caídas sufridas en el Cac francés le arrebatan el liderazgo como el mercado más grande de Europa, y este puesto lo ocupa ahora la bolsa londinense. Estas pérdidas en la renta variable europea abren la mayor brecha anual entre las ganancias del S&P 500 y el Stoxx 600, con siete puntos de diferencia a favor del americano.

Así, ninguno de los principales índices europeo anota subidas anuales de doble dígito tras las últimas caídas, y el Ibex 35 y el Ftse Mib italiano son los más alcistas del continente, con alzas del 8%. El EuroStoxx 50, por su parte, se queda en la cota del 7,5% tras las recientes correcciones.

La revalorización del dólar frente al euro en el ejercicio es otro de los motivos de las mayores alegrías del accionista europeo que esté invertido en dólares, con una subida de casi el 3% del billete verde frente a la moneda común desde el primero de enero hasta hoy. De hecho, solo desde el pasado 6 de junio, día en el que el Banco Central Europeo (BCE) decidía bajar los tipos de interés 25 puntos básicos, el eurodólar (el cruce de la moneda europea frente a la estadounidense) cae más de un punto y medio.

Joaquín Robles, analista de XTB, afirma que la reciente apreciación del dólar ha ayudado a incrementar los beneficios del inversor europeo en Wall Street, pero indica que "no ha sido determinante", ya que "desde principios de año, el eurodólar ha caído tan solo un 3% frente a la revalorización del 14% del S&P 500. La diferencia entre la bolsa norteamericana y la europea ha estado marcada por el impacto de las compañías de megacapitalización. Los gigantes tecnológicos encabezados por Apple, Microsoft, Nvidia, Alphabet, Amazon y Meta Platforms están incrementado sus beneficios a una tasa media del 40%, lo que ha tenido un gran impacto en el comportamiento del índice en su conjunto".

En el mismo sentido, Robles recuerda que el cambio de expectativas sobre los recortes de tipos ha fortalecido al dólar, pero que el inversor deberá estar atento al largo plazo. "La dificultad para controlar la inflación ha llevado a la Reserva Federal a retrasar los primeros movimientos. Aunque en el corto plazo pueda beneficiar a los inversores europeos que invierten en Estados Unidos, a medio plazo pensamos que el nivel de referencia cuando se vuelve a una normalización monetaria está alrededor de 1,15, por lo que se puede convertir en una amenaza para los inversores extranjeros".

Aun así, desde XTB siguen viendo una mayor ventaja en el mercado americano. "La bolsa norteamericana seguirá comportándose mejor que la europea, que se está enfrentando actualmente a un proceso de desaceleración. Respecto a sectores, también pensamos que sería el tecnológico el que siga liderando las subidas impulsado por los resultados y la expectativa de recortes de tipos", completa Robles.

Los más alcistas

Al desgranar los índices por valores, la principal similitud es que las subidas anuales de estas principales bolsas recaen solamente en unas pocas firmas. Concretamente, dentro del Stoxx 600, ASML y Novo Nordisk son las que más aportan, por ponderación (es decir, según lo que estas compañías pesan dentro de cada índice y lo que su cotización mueve dentro del mismo), a las ganancias netas de la referencia continental, como Nvidia es la que más suma al índice norteamericano.

Las compañías más alcistas en bolsa en lo que va de año no son las mismas. En el Stoxx 600, los primeros puestos los ocupan Siemens Energy, con una subida del 93%, Knongsberg Gruppen, con un 81%, Unipol, con un alza del 77%, UCB, con casi un 74% de revalorización en bolsa y Zealand Pharma, con algo más de un 72% (ver gráfico).

Al otro lado del charco, Super Micro es la líder en ganancias en bolsa, con una subida del 197% en 2024. Esta compañía de centro de datos e infraestructura para IA, que debutaba en el S&P 500 en marzo de este año en sustitución de la de electrodomésticos Whirlpool, supera incluso en rentabilidad a la reina indiscutible del sector, Nvidia. Así, Nvidia es la siguiente que más gana, con un 155%, seguida de Vistra (127%), Constellation Energy (83%) y Micron Technology, que cierra el top 5 americano con algo más de un 65% de revalorización anual.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud