Bolsa, mercados y cotizaciones

Los fondos monetarios mantendrán su atractivo con rentabilidades del 3% o más

  • Son unos de los productos más vendidos este año, y atraen ya 5.300 millones en 2024
  • Ya el año pasado triunfaron entre los inversores por sus retornos próximos al 4%
  • Ahora, pese al recorte del BCE, los expertos defienden que siguen teniendo sentido
Imagen: iStock.

Los fondos monetarios son una de las alternativas que más gustan a los ahorradores más conservadores, junto a las Letras y los depósitos bancarios, a pesar de que conceptualmente están concebidos para aparcar la liquidez y conseguir rentabilidad por ella, más que para invertir todo el ahorro. Sólo en los cuatro primeros meses del año, los fondos monetarios atraen más de 5.300 millones de euros en España, después de captar otros 5.000 millones de euros en 2023. La clave de su éxito ha sido, también, su rentabilidad. Después de años en los que estos productos se han mantenido planos o con ligeras pérdidas, a un año vista han conseguido rentabilidades cercanas al 4%. Pero el escenario ha cambiado, y el Banco Central Europeo (BCE) ha empezado a bajar los tipos, y esto significa que el precio de los bonos que ya existen en el mercado se revalorizará pero que las nuevas emisiones pagarán cupones más bajos. Pese a ello, los expertos coinciden en que los fondos monetarios mantendrán su atractivo, con rentabilidades del 3% o superiores este año.

En parte porque Christine Lagarde, presidenta del BCE, ya ha avisado de que los próximos recortes serán muy "dependientes de los datos", e insistió en la idea de no marcar una hoja de ruta: "No nos estamos comprometiendo a encarar un camino concreto con los tipos de interés", advirtió. "El hecho que los bancos centrales finalmente bajen los tipos no implica que pongan el piloto automático y las futuras bajadas dependerán, sobre todo, de que los datos de desinflación se vayan confirmando. En este escenario, para este año, que se descuentan actualmente hasta dos bajadas más por parte del BCE, los fondos monetarios denominados en euros aún podrían acabar obteniendo un rendimiento del entorno del 3-3,25% neto para el cliente para el conjunto del 2024", valora Josep Maria Pon, director de renta fija y activos monetarios de Creand AM en Andorra.

Recordar que este tipo de fondos invierte sobre todo en deuda pública de corta duración. Lo más habitual es que construyan sus carteras con renta fija de una duración media de tres meses, aunque también hay fondos monetarios a ultra corto plazo. Por ello, el mayor riesgo que se asume con estos fondos es que alguno de los países en los que invierte entre en default (es decir, que impague su deuda), algo poco probable porque suelen comprar bonos de países como Alemania, Estados Unidos o España.

"La rentabilidad a un año será parecida a la de los tipos de interés de referencia, que en función de las comisiones se situará alrededor del 3,5%-4%", opinan también Jordi Riera, general manager Andbank AM y Paulina Fisz, también gestora de la misma entidad. "Dicho esto, el mercado ya ha descontado esta primera bajada, y esto significa que una parte de la subida de los precios en los bonos ya se ha producido. La dirección y la intensidad de los próximos movimientos van a ser el centro de atención durante los próximos meses, y determinará la evolución de las rentabilidades. La gran ventaja de los fondos monetarios es que su reducida sensibilidad a los tipos de interés les permitirá afrontar cualquier escenario con presumible solvencia", añaden.

También son optimistas con los fondos monetarios en Ofi Invest AM, donde esperan al menos otra bajada de tipos de aquí a finales de año, posiblemente otras dos. "Esto significa que, sobre la base de otros dos recortes, de media para el resto del año, la rentabilidad esperada para esta clase de activos se situará en torno al 3,65% (anualizado), (2,07 desde el 6 de junio hasta finales de año). Dado el bajísimo perfil de riesgo de este tipo de inversión, el mercado monetario sigue siendo uno de nuestros segmentos favoritos dentro del mundo de la renta fija", dicen.

Hasta ahora, y según los datos de Morningstar, los fondos monetarios consiguen rentabilidades medias del 1,6%, después de que en el último año logren rentabilidades próximas al 4%. Algunos de los más rentables, accesibles al particular, ganan algo en 2024, hasta un 1,78% (ver gráfico).

¿Hay mejores alternativas a los fondos monetarios?

Pese a la bajada en el precio oficial del dinero, los expertos coinciden en que los fondos monetarios siguen siendo una buena alternativa para los inversores de perfil más conservador puesto que se podrá obtener esas rentabilidades atractivas. "En el entorno actual vemos muy atractiva la inversión en fondos monetarios", explica Ramón Cirach, portfolio manager de Arquia Gestión. "En términos futbolísticos invertir actualmente en un fondo monetario sería como chutar un penalti desde los 11 metros y encima sin portero. Una apuesta segura y en la que no nos vamos a equivocar", ilustra.

Desde la gestora de Andbank señalan que, desde un punto de vista financiero, un fondo monetario o de renta fija a corto plazo es probablemente una de las mejores alternativas. "Suelen ser productos económicos, con una elevada diversificación y una gran capacidad para ofrecer liquidez. Puede haber otras alternativas como Letras del Tesoro, fondos de inversión de baja volatilidad o incluso cuentas remuneradas. Pero en cualquiera de estos casos, se pierde alguna de las características que definen este tipo de fondos", indican.

Otra alternativa a los fondos monetarios serían los depósitos a plazo fijo, que ofrecen hasta un 3,6% a un año en el caso de recurrir a la oferta de los bancos europeos disponibles en España, "pero en el entorno actual con estos productos la rentabilidad obtenida difícilmente superará la de los fondos monetarios y son activos con menor liquidez ya que no puedes disponer del capital hasta vencimiento", explican desde Arquia Gestión.

Hay quien piensa, también, que el inversor conservador tiene preparar su cartera para un entorno de inflación alta y para ello debe mirar más allá de los fondos monetarios: "Esperamos que este ciclo de recortes sea bastante suave con un tipo de interés a corto plazo más alto en comparación con antes de la pandemia, debido a que la inflación sigue siendo más persistente", señala Mohammed Kazmi, gestor de carteras y economista jefe del equipo de renta fija de UBP. "Como resultado, los inversores deberían pensar en construir carteras para un entorno inflacionario más alto, lo que probablemente les obligará a mirar más allá de los fondos del mercado monetario para obtener más rendimiento y asegurarse de que sus retornos se mantengan significativamente positivos en términos reales", detalla. Su propuesta se basa en asignar una parte de la cartera hacia bonos de tipo flotante a corto plazo y de alta calidad. "Luego miraríamos hacia los segmentos de mayor rendimiento del mercado dado el entorno de crecimiento sólido para aprovechar el carry", explica.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud