Bolsa, mercados y cotizaciones

Casi 40 gestoras españolas manejan menos de 200 millones de patrimonio en sus fondos

  • El sector está en proceso de concentración ante los costes regulatorios y tecnológicos
  • Los bancos acaparan el 80% de los 360.000 millones del volumen total
Casi 40 gestoras españolas manejan menos de 200 millones de patrimonio en sus fondos
Madridicon-related

La industria de gestión de activos española ya supera los 360.000 millones de euros en activos bajo gestión, pero el grueso de este volumen está en manos de las entidades financieras, que controlan casi el 80% del patrimonio, con tres bancos (CaixaBank, Santander y BBVA) acaparando una cuota del 53%, según los últimos datos de Inverco, teniendo en cuenta únicamente los fondos de inversión domiciliados en España.

Debajo de este grupo hay una miríada de gestoras que manejan desde los 8.000 millones de euros de Mutuactivos o los 4.600 millones de Bestinver hasta los 2.180 millones de Azvalor, los 1.500 millones de Cobas o los 1.217 millones de Santalucía AM. Más abajo todavía se encuentran 64 firmas que tienen un volumen patrimonial inferior a los mil millones, y de éstas, cuarenta cuentan con menos de 200 millones de patrimonio.

Este conjunto es muy variopinto, puesto que incluye tanto a firmas como Panza Capital, Valentum, Horos, Buy & Hold u Olea Gestión, entre las que pueden ser más conocidas y que cuentan con planes de crecimiento, con otras que se mantienen con un volumen reducido desde hace años y que deben afrontar un entorno competitivo de mayores costes regulatorios y tecnológicos, como todo el sector en general.

La reciente compra de Gesnorte, que maneja 293 millones de euros, por parte de Dunas Capital o la adquisición de Altair Finance, que cuenta con 88 millones, por parte de Solventis (171 millones en sus fondos españoles) han vuelto a poner sobre la mesa la necesidad de realizar operaciones corporativas para ganar músculo, después de unos años en los que Abante (participada a su vez en un 20% por Mapfre) y Mutuactivos han protagonizado las grandes adquisiciones de la industria de inversión, mediante la integración de C2 Asesores, 360ºCorA, Dux Inversores y Welzia, en el caso de la primera, y de Alantra WM, Orienta Capital y EDM en el caso de la segunda.

La cercanía de la edad de jubilación de los fundadores de varias firmas de inversión y la necesidad de afrontar los costes mencionados se conjugan con la competencia de la gestión pasiva y el auge de la comercialización de los activos no cotizados, empujados por las gestoras internacionales y con promesas de rentabilidad de doble dígito.

En algunos casos, contar con un volumen reducido en los fondos españoles no significa que el patrimonio se limite a ese nivel, sino que la gestora apuesta por Luxemburgo para captar clientes de banca privada de manera prioritaria. Es el caso de Buy & Hold, firma que tiene una estructura en la que sus fondos españoles invierten de hecho en los fondos similares registrados en el Gran Ducado (lo que en la jerga se conoce como master-feeder).

Ranking de las gestoras españolas con menor volumen patrimonial

"El dato de patrimonio de nuestros fondos españoles puede resultar engañoso para retratar la realidad de Buy & Hold, ya que el grueso de nuestra actividad está en nuestros fondos luxemburgueses, con los cuales sumamos cerca de 450 millones de euros en activos bajo gestión. De hecho, somos una de las 20 gestoras españolas con más volumen en Luxemburgo, donde además somos propietarios de nuestra propia estructura, algo poco común en la industria española de gestión de activos", explica Antonio Aspas, uno de los socios fundadores de la firma, quien considera que un tamaño más reducido permite ofrecer un servicio más eficientes y una atención "más cercana, ágil y transparente, ya sean clientes institucionales o particulares".

Para Arancha Gómez, directora comercial de Olea Gestión, un patrimonio cercano a los 200 millones de euros empieza a ser el nivel "mínimo necesario" para ser viable y cubrir el nivel de exigencias regulatorias. "Este coste fijo se consigue diluir con el crecimiento lento pero constante de activos bajo gestión. Y es posible porque contamos con proveedores de servicios de alta calidad, lo que implica una supervisión por parte de la gestora pero a un coste menor que el que obligaría a tener entre otros un departamento de cumplimiento normativo o de control de riesgos, entre otros", subraya.

En Panza Capital, que acaban de superar la barrera psicológica de los 200 millones de patrimonio un año después de su nacimiento, señalan que la especialización es clave para el desarrollo de las gestoras pequeñas. "Ser grande no es ni bueno ni malo. Hay gestoras pequeñas que generan rentabilidades muy atractivas y hay gestoras grandes con rentabilidades muy pobres. Quizá haya una mayor correlación con el grado de especialización: las gestoras que pretenden hacer de todo es más difícil que generen buenas rentabilidades, mientras que las gestoras que se especializan pueden ser muy competitivas en rentabilidad", apunta Gustavo Trillo, consejero delegado de Panza Capital.

Gestoras españolas más grandes por patrinonio

De la misma opinión es Beatriz Valdecantos, responsable de relación con inversores de Valentum AM, para quien un volumen inferior a 200 millones puede ser adecuado, "siempre y cuando se trate de una gestora especialista en un nicho de inversión y donde los recursos se puedan centrar en uno o dos fondos de la misma categoría".

Valdecantos insiste en la necesidad que tienen las gestoras pequeñas de ser más eficientes, lo que obliga a tener un producto "muy atractivo con buenas rentabilidades que sea el principal gancho comercial y sea capaz de crear marca por sí mismo", que les permita competidor con las gestoras más grandes, que cuentan con mayores recursos de marketing.

La alienación de intereses de los dueños de estas gestoras con sus clientes y la agilidad a la hora de implementar cambios en la estrategia de los fondos son las cualidades que destaca también Alejandro Martín, gestor y socio de Horos AM. "No parecen factores tan relevantes, pero son la brújula de nuestras decisiones de inversión y han conseguido que las rentabilidades anualizadas de los últimos cinco años estén por encima del 11% en los fondos de bolsa española y global", señala Martín, para quien la presión regulatoria va a mantener un "importante baile de movimientos corporativos en el sector que aún no ha terminado".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud