Bolsa, mercados y cotizaciones

Así ha perdido su trono el metal más valioso del mundo tras desplomarse un 84%

  • El iridio ha superado al rodio, dos materiales ultraescasos que abundan en los meteoritos
  • Ambos son clave para la industria automotriz…
  • … y Sudáfrica controla casi por completo su suministro

El metal más valioso del mundo no es el oro, ni la plata, ni el platino, era claramente el rodio. Esta escasa materia prima tiene un uso muy concreto, es necesaria para los catalizadores de los vehículos, que permiten que los coches de combustión emitan menos contaminación. Con las normativas de la UE, China y EEUU para limitar las emisiones, este material vivió un ascenso frenético como pocos se recuerdan en 2021, llegando a multiplicar por seis su valor. Ante los esfuerzos climáticos de los países, todo parecía indicar que los precios del rodio se mantendrían disparados y volátiles, pero la realidad es que el escaso material ha vuelto a la casilla de salida, perdiendo un 84% desde su punto álgido en 2021.

De hecho, estas caídas han desatado un cambio histórico, ya no es el metal más valioso del mundo y, con los mercados cada vez menos preocupados por la contaminación de los coches (por la transición al coche eléctrico), un cambio radical de foco por parte del mundo ha elevado a un nuevo 'rey'. La onza (28 gramos) de rodio se cambia actualmente por unos 4.725 dólares frente al iridio, que cotiza en los 4.950 dólares.

Ambos son metales que se enmarcan dentro del grupo del platino, pero han vivido historias muy diferentes. Aunque los dos han tenido un historial de auge en sus precios con la crisis de suministros y una relajación posterior, los diferentes usos y la dependencia del rodio del sector automotriz (sumado a diversos problemas con el sector), han provocado que, mientras uno resiste con unos precios altos pese a todo, el otro caiga por debajo de sus niveles de 2020.

En el caso del rodio la realidad es que no se puede decir que sus datos estén distorsionados por un gran pico de la crisis de suministros en 2021. Durante el mismo 2023, con la logística ya normalizada, el precio de este metal se desplomó un 61%. Previamente, vivió tiempos de gran agitación desde 2020, cuando las normas climáticas, en particular las de China, provocaron que las fábricas de todo el mundo comenzasen a realizar pedidos de rodio para reducir las emisiones de sus modelos.

El problema del rodio es que es un material tremendamente escaso. El mundo apenas logra producir al año unas 30 millones de toneladas del que es considerado uno de los elementos más raros de toda la corteza terrestre. El 80% del mismo se encuentra en Sudáfrica mientras que lo poco restante se divide en los Urales (Rusia) y zonas concretas de América del Norte, como Sudbury, Ontario. En resumen, desde Ciudad del Cabo se controla el suministro mundial y, de hecho, el 'boom' de esta materia prima en los últimos años ha supuesto unos grandes beneficios para las exportaciones del país y para la actividad de sus empresas mineras. En 2021 la nación africana logró cerca de 8.778 millones de dólares vendiendo al exterior este material.

Sin embargo, las fábricas están dejando de pedir rodio a pasos agigantados, lo que ha provocado un desplome de los precios. Desde BR Metals explican que "aunque el rodio pueda aguantar en sus precios actuales, se espera que la demanda de la industria automotriz disminuya gradualmente, influenciada por la mayor proporción de vehículos eléctricos (que no necesitan estos catalizadores)". Además, señala que estas compañías, para ahorrarse los costes de un rodio disparado, han ido poco a poco implementando "prácticas de ahorro" que consisten en retirar este material y utilizar catalizadores de otro tipo, como platino.

Coinciden desde la consultora de metales preciosos, Hareaus, una de las más grandes dedicadas a este sector. Sin embargo señalan no solo a la implantación del coche eléctrico, sino a un entorno de mayor debilidad macroeconómica y mayores tipos de interés, que está frenando las compras de coches. "Se han producido una caída de ventas de todo tipo de productos industriales que utilizan estos materiales justo cuando se ha normalizado la cadena de suministro, generando un superávit", pues buena se habían generado un enorme stock de estos productos que no habían podido exportarse por problemas logísticos.

Lingote de Rodio
Lingote de Rodio

En ese sentido destacan las previsiones de analistas como los de S&P Global que apuntan no solo a una congelación de las ventas del sector automotriz, sino una caída hasta las 89,4 millones de unidades a nivel mundial, es decir, un retroceso del 0,4%. Desde ING hablan de "una demanda deprimida". En resumen, la consultora espera que sus precios puedan caer hasta los 3.500 dólares, a menos que haya "recortes masivos de producción" en Sudáfrica, lo que podría elevarlo hasta los 6.500 dólares la onza. Sin embargo la tendencia a medio plazo parece clara, pues el gran foco de demanda se está apagando. "Se espera que la demanda de catalizadores de rodio, que tuvo un pico en los años anteriores, empiece una clara disminución por unas menores ventas y un mayor enfoque hacia el coche eléctrico, una tendencia que parece probable que continúe". En cualquier caso señalan que, dadas las caídas actuales "el cierre de pozos parece inevitable".

De hecho, según datos de Bloomberg, la caída de estos metales ha provocado un desplome en las ganancias de las principales mineras del país, con Amplats viendo sus beneficios retroceder un 73% e Implats y Northam un 90% cada uno. La última empresa habló en sus últimos resultados de "la peor crisis en tres décadas" para justificar un programa de recorte de gastos y producción con el que enfrentarse a la misma. El resto de compañías han anunciado también programas de ahorro ante los precios más bajos.

El iridio gana el 'derby' del platino

La realidad es radicalmente diferente para el nuevo 'rey' de los metales que comparte muchas con su 'hermano'. Este metal vive también una 'ultraescasez' que provoca una valoración elevadísima. El suministro global de iridio en el año 2023 apenas fue de 240.000 onzas. Sudáfrica también es el dominador absoluto con el 87% de la producción, seguido de Zimbabwe (8%) y Rusia (3%). Además, es incluso más raro de encontrar, representando hasta un 0,00000003% de la corteza terrestre y, al igual que el rodio, las concentraciones más ricas se encuentran en los estratos geológicos formados por los restos del meteorito que chocó con la tierra hace 66 millones de años, acabando con los dinosaurios.

Sin embargo este metal resiste con casi 5.000 dólares la onza, un 234% por encima de sus precios de 2020, cuando apenas se cambiaba por 1.500 dólares. El motivo es que la variedad de usos le ha permitido mantenerse sin grandes caídas y, de hecho, los expertos de Hareaus creen que podría escalar hasta los 6.500 dólares por onza. Aunque también sirve para catalizadores y bujías de coches, es clave para los proyectos de hidrógeno verde y de hecho, el presidente de EEUU, Joe Biden, explicó en 2022 que el suministro de Iridio es una "cuestión crítica para el desarrollo de la industria del hidrógeno".

Melany Vargas , jefa de consultoría sobre hidrógeno de Wood Mackenzie en América, explica en ese sentido que su importancia para esta energía es tan clave que detecta una importante preocupación porque "ciertamente existe la posibilidad de una interrupción del suministro que limitaría el crecimiento de la producción de hidrógeno verde". Actores del sector, como los de Impala Platinum señalaban que "mientras la demanda está creciendo, la oferta no lo está haciendo".

Bujía de iridio
Bujía de iridio

Al margen de esta energía, también se usa para motores de avión, tuberías, dispositivos médicos, brújulas y productos electrónicos. En particular destaca este último punto pues el Iridio se usa en diversos semiconductores. Todos estos factores son clave para Hareaus, que defiende que "aunque las perspectivas económicas se deterioren, sus fundamentos siguen siendo sólidos, ya que dependen de sectores muy diversos". En ese sentido detalla que las caídas de la demanda de productos automovilísticos y aparatos eléctricos se verán compensadas por un aumento de la demanda para aplicaciones petroquímicas". Todo esto aderezado por un "hidrógeno verde que sumará demanda a medida que vaya creciendo".

Desde Scope Ratings señalaban en su último informe que "el mercado mundial de Iridium aumentará a un ritmo considerable durante el período de pronóstico, entre 2023 y 2030. Actualmente, el mercado está creciendo a un ritmo constante y con la creciente adopción de estrategias por parte de los actores clave, se espera que el mercado aumente sobre el horizonte proyectado. En cualquier caso, queda por ver si nuevas prospecciones pueden lograr que la escasez en un material crítico para la transición energética abandone con el tiempo el trono de los metales más valiosos que de momento ha pasado a ocupar en los últimos meses.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud