Bolsa, mercados y cotizaciones

Goldman y Dalio no detectan los niveles peligrosos de la burbuja puntocom

  • Comparan las señales que se vieron en el pasado y tienen motivos para ser optimistas
  • "Las valoraciones de las 7 magníficas se sustentan en sus fundamentales", indica el banco
  • Ray Dalio encuentra cinco razones que le llevan a ver un mercado bien valorado
Ray Dalio y Goldman Sachs creen que la bolsa americana está bien valorada. Foto: Dreamstime
Madrid icon-related

En 2024 ha surgido un debate en el mercado de renta variable. La gran pregunta que se están planteando en este momento los inversores, y a la que tratan de dar respuesta los analistas, es si la bolsa estadounidense está bien valorada en este momento, si está sobrevalorada o, sobre todo, si ha entrado en un terreno de burbuja similar a la de la crisis de las puntocom del año 2000, aupada por un exceso de optimismo con el impacto de la inteligencia artificial. La semana pasada, Ray Dalio, el fundador de Bridgewater, dio su opinión al respecto, con varios argumentos que le llevan a descartar que se haya formado una burbuja en bolsa americana. Ahora Goldman Sachs se suma a esta opinión, y corrobora que, a su juicio, el 'rally' actual no se parece a la formación de burbujas del pasado.

A principios de año invertir en bolsa parecía ser una opción que implicaba un riesgo más alto de lo habitual, debido a las perspectivas de un frenazo en el crecimiento económico, o incluso de recesión en la primera economía del mundo. Sin embargo, el crecimiento del PIB está dando señales de una fortaleza mayor de lo previsto, el S&P ha conseguido superar los 5.000 puntos por primera vez en su historia. En un contexto tan positivo para la bolsa, es normal que muchos inversores estén preguntándose si la situación se ha sobrecalentado en exceso y si se ha formado una gran burbuja en renta variable.

Para David Kostin, estratega de Goldman Sachs, "en esta ocasión la situación es diferente", explica en referencia a la burbuja de las puntocom y a la subida de las valoraciones que se produjo en 2021. "A diferencia de 2021, cuando había una situación de invertir en crecimiento a cualquier coste, ahora los inversores están pagando altas valoraciones por los valores que tienen los mayores crecimientos proyectados de todo el índice", explica, y sentencia que, a juicio del banco, "las valoraciones de Los Siete Magníficos [Apple, Alphabet, Amazon, Microsoft, Meta, Nvidia y Tesla] están bien apoyadas por sus fundamentales".

Una gran parte del rally que ha vivido la bolsa americana en los últimos meses, especialmente gracias al impulso de estos siete gigantes tecnológicos, se basa en la expectativa de que el auge de la IA generativa impulse los beneficios de estas empresas en los próximos meses. Algunas firmas están mejor posicionadas que otras, pero la realidad es que los analistas están esperando que el desarrollo de la IA sea el pilar en el que se sostendrá el crecimiento de los beneficios en los próximos años.

Los cinco argumentos de Ray Dalio

La opinión del estratega de Goldman encaja con la de Ray Dalio, el célebre inversor fundador de Bridgewater Associates, quien destacó la semana pasada varios argumentos que le llevan a descartar que la bolsa estadounidense esté en este momento en una situación de burbuja. El primer argumento que destaca Dalio es la comparativa entre la valoración de los beneficios actuales de la bolsa americana, frente a la que había en los momentos previos a que estallasen las burbujas en el pasado. Para Dalio, "el grupo de Las Siete Magníficas tiene una valoración justa", explica, pero avisa de que "parte de este valor se basa en las expectativas para el crecimiento, y asumimos que están llevando a cabo previsiones razonables del crecimiento que traerá la IA generativa", indica.

Dalio pone de ejemplo la comparativa de las valoraciones que se están pagando en este momento por Nvidia, la empresa que más está capitalizando el último rally de la bolsa americana entre las grandes tecnológicas, frente a las que mantenía Cisco antes de la burbuja de las puntocom. "En Cisco se pagaba un PER de 100 veces para el beneficio esperado de los dos años siguientes, frente a las 27 veces que se paga en este momento por Nvidia", indica.

El segundo argumento que destaca Dalio, que para él fue una señal de burbuja clara a principios de siglo, fue la entrada de nuevos inversores en el mercado. "Una oleada de nuevos inversores, que llegaban atraídos por las ganancias de la bolsa, ha sido históricamente una señal de burbuja. Pasó en los 1990, y pasó en la burbuja de 1920, y también en 2020. Ahora, sin embargo, la actividad de nuevos inversores está un poco por encima de lo habitual, pero no en niveles particularmente preocupantes", señala. Frente a las tasas de entradas de nuevos inversores del entorno del 90% antes de estallar la burbuja, en la actualidad no llega al 60% en el S&P 500.

El tercer punto tiene que ver con el sentimiento de mercado, medido por las encuestas a inversores que se realizan periódicamente en los mercados. Antes del estallido de la burbuja de las puntocom, más del 80% de los inversores declaraban estar optimistas con la bolsa, un porcentaje inferior en este momento, ya que no llega ni siquiera a alcanzar el 60%.

En cuarto lugar, Dalio analiza si los inversores están endeudándose para comprar acciones, una señal que en el pasado ha sido claro indicativo de la formación de una burbuja. "Este dato parece saludable en este momento", indica, con una tasa de endeudamiento del entorno del 20%, frente al 60% que se llegó a vivir en la crisis del año 2000. Además, hay que tener en cuenta, como explica Dalio, que se ha producido un desapalancamiento de los hogares en los últimos años, pasando de la tasa del 3,8% del PIB en deuda, hasta el 2,5% actual. En la crisis del año 2000, y en la de 2008, igual que en 2022, se superaba ampliamente el 3%.

La última señal en la que se fija el inversor para tratar de anticipar si hay una burbuja es la inversión de largo plazo que existe en este momento. "En los mercados de renta variable miramos indicadores como los gastos en capital, es decir, cuánto invierten los negocios en infraestructura, fábricas… etc., algo que nos ayuda a entender si las empresas están extrapolando la demanda actual hacia un crecimiento mayor en el futuro", explica. En este sentido, también hay buenas noticias para los inversores que no quieren ni oír hablar de burbuja: si 1998 se llegó a alcanzar un percentil 98 en estas inversiones de largo plazo, en la actualidad se mantienen en el entorno del percentil 40.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud