Bolsa, mercados y cotizaciones

¿Qué hay detrás de la caída de Maersk? El Mar Rojo esconde el colapso del transporte marítimo

  • La compañía se hunde un 16,9% tras reconocer que sobran capacidad de transporte
  • La llegada de nuevos buques eclipsa el aumento de demanda por la crisis en el Mar Rojo
  • La empresa suspende las recompras de acciones y su guía de ebitda decepciona a los analistas
Maersk avisa de la sobrecapacidad que hay en el mercado. Foto: Bloomberg.
Madrid icon-related

La crisis del Mar Rojo, que ha forzado a las navieras a tomar rutas alternativas, más largas, para evitar los ataques de los piratas en la zona, es un espejismo que esconde una situación de gran sobrecapacidad en el negocio del transporte marítimo, con contexto que promete un mal año para las empresas del sector. Las navieras han reaccionado en los últimos años con un incremento de su capacidad tras la crisis de los cuellos de botella que generó la salida del Covid, pero el comercio mundial está sufriendo la ralentización del crecimiento económico, y todo apunta a que sobrarán barcos de transporte, este mismo año o en 2025, una vez se solucione la crisis del Mar Rojo. Maersk lo ha avisado este jueves en su presentación de resultados, y las malas perspectivas que ha publicado la propia compañía para su actividad han hundido su cotización más de un 16%, la tercera peor sesión bursátil de su historia.

Maersk no quiere que la situación actual en el Mar Rojo camufle la frágil situación que atraviesa el sector del transporte marítimo en este momento. Aunque durante semanas el conflicto ha beneficiado a la empresa de transporte, la compañía está avisando a navegantes y ha anunciado que su negocio se va a ver afectado por la sobrecapacidad, ya sea este año o el que viene, una vez se desenrede la situación en el Mar Rojo. Para la compañía danesa, la disrupción por el conflicto en Oriente Medio se prolongará entre un trimestre y un año, y una vez esta termine, la sobrecapacidad en el mercado del transporte marítimo será evidente.

Según la firma, el crecimiento del transporte marítimo será de entre el 2,5% y el 4,5% este año, una horquilla más baja de lo que se esperaba. El conflicto va a empañar el problema de la sobrecapacidad en el transporte marítimo "durante un tiempo", ha destacado Vincent Clerc, CEO de la empresa danesa, y añade que "con el tiempo, va a haber tantas nuevas toneladas de capacidad de transporte llegando al mercado que superarán las que se han necesitado para asumir las nuevas rutas, más largas, incluso si esta situación se prolonga durante uno o dos años", explica. Según la firma, la flota mundial de buques de transporte de contenedores crecerá entre un 12% y un 13% este año, y el mismo porcentaje de nuevo en 2025, una cantidad de nueva oferta que supera ampliamente el aumento que ha exigido la situación en Oriente Medio, que ha incrementado la demanda un 6%, la mitad de lo que crecerá la oferta de transporte este año y el que viene.

Las empresas de transporte marítimo han tratado de responder con esta nueva oferta a la enorme demanda que llegó tras la pandemia de Covid, que generó graves cuellos de botella en el transporte por mar, una situación que llegó a afectar a la economía mundial por el aumento de los precios que generó, alimentando todavía más la espiral inflacionista que ya había empezado en 2021. La crisis del Mar Rojo, según avisa Maersk, no tiene nada que ver con la situación post-Covid, ya que será mucho menos problemática. "El impacto del conflicto en el Mar Rojo ni siquiera se acerca a lo que fue el Covid", explica Clerc.

Borja Bedoya, responsable comercial en DHL Global, compañía de logística y transporte internacional, confirma cómo la entrada de nueva oferta de transporte ya está afectando a los precios desde el pico que se ha visto por la crisis del Mar Rojo. "En 2023 ya se produjo una fuerte caída de la demanda de contenedores; la situación económica estaba empeorando y muchas empresas tenían stock acumulado, y no demandaban el transporte. A eso hay que añadir que las navieras están recibiendo barcos nuevos, con mayor capacidad, que han ampliado la oferta. Antes los buques eran de 15.000 contendores de 20 pies, y los nuevos llegan con una capacidad de 20.000 contenedores", explica Bedoya. "Con la crisis del Mar Rojo", continúa, "los precios se incrementaron hasta los 6.000 dólares por contenedor de 20 pies, y ahora que la oferta de barcos se está equilibrando, los precios ya han caído hasta los 4.500 dólares. En este momento, cada 15 días están bajando los fletes unos 500 dólares", explica, y confirma cómo "los nuevos barcos ya han compensado el retraso que generó la nueva ruta de transporte que evita el Mar Rojo, por el Cabo de Nueva Esperanza".

La naviera danesa ya lleva meses anticipando esta situación, y avisando del peligro que supone para su negocio. En noviembre, antes de que empezasen los ataques de los hutíes en el Mar Rojo, anunciaron 10.000 despidos en su plantilla para intentar ahorrar 600 millones de dólares. Ahora la empresa ha ido más allá, al anunciar la suspensión de su programa de recompras de acciones que tenía planificado para este año.

El impacto en bolsa del anuncio

En cifras, la nueva situación de la industria del transporte va a llevar a Maersk a alcanzar un ebitda de entre 1.000 millones y 6.000 millones este año, según su propia guía, una cantidad que, incluso en el mejor de los casos, se quedará por debajo de las previsiones que mantenían los analistas hasta este momento, que lo situaban, de median e los 6.410 millones de dólares para 2024. La enorme amplitud que presenta esta horquilla se debe a la incertidumbre que existe en el mercado debido a los conflictos, según reconoce la propia compañía.

Con estas cifras sobre la mesa, los inversores han reaccionado este jueves con ventas generalizadas de las acciones de la firma, que caen, a media sesión de bolsa europea, un 16,9%, igualando la segunda peor sesión de la historia de la compañía, la que se vivió el pasado 3 de noviembre, cuando Maersk empezó a avisar de la sobrecapacidad que se está formando en el mercado del transporte por mar. Las acciones de la firma cotizan ahora en el entorno de las 10.690 coronas, con una caída en lo que va de año de más del 15%.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud