Bolsa, mercados y cotizaciones

Siemens negocia un rescate público de Gamesa y se desploma hasta mínimos históricos

  • Más de 5.000 empleos en España dependen de la rama eólica de la firma alemana
  • Los problemas en las turbinas se han convertido en una vorágine de pérdidas
  • Siemens Energy habría pedido más de 15.000 millones de euros en avales
Siemens Gamesa (Reuters)

Siemens estaría negociando el rescate de su filial germano-española, Siemens Gamesa, encargada de toda la rama de energía eólica del gigante energético alemán. Según la revista alemana Wirtschaftswoche, confirmado posteriormente por Der Spiegel y Bloomberg, Siemens Energy habría pedido más de 15.000 millones de euros en avales. Alemania asumiría el 80% de esta cantidad mientras la banca se encargaría del resto. Este segmento lleva meses siendo un foco de problemas para la compañía, que ya avisó de pérdidas de 1.600 millones solo debido a los problemas técnicos detrás de los aerogeneradores.

A las pocas horas la propia compañía ha salido al paso de la noticia confirmando las negociaciones con el estado alemán. "El fuerte crecimiento de los pedidos recibidos, especialmente en las antiguas áreas de negocio de Gas y Energía, conduce a una creciente necesidad de garantías para proyectos a largo plazo. Teniendo en cuenta esta exigencia, el Comité Ejecutivo está evaluando varias medidas para fortalecer el balance de Siemens Energy y está en conversaciones preliminares con diferentes partes interesadas, incluidos los socios bancarios y el gobierno alemán, para garantizar el acceso a un volumen cada vez mayor de garantías necesarias para facilitar la recuperación prevista".

En cualquier caso, la empresa ha querido remarcar que "a la luz de las recientes informaciones de los medios sobre las conversaciones con el Gobierno alemán", se espera que los resultados financieros para el año fiscal 2023 estén "totalmente en línea con las previsiones". En este sentido, ha adelantado que espera que los antiguos negocios de Gas y Energía continúen con "su excelente desempeño en el año fiscal 2024". Todo esto "mientras que el negocio eólico Siemens Gamesa está trabajando en los problemas de calidad".

El quebradero de cabeza para la firma alemana empezó en junio, cuando vivió la mayor caída en bolsa de su historia (un 37%) debido al anuncio de una serie de problemas de calidad en esta infraestructura. En ese momento, el grupo alemán confirmó un sobrecoste inicial de 1.000 millones de euros, mientras que confirmaba que las incidencias se prolongarían varios años. Entre otras cosas, la empresa debería indemnizar a los clientes por no cumplir con los plazos de entrega.

Tras conocerse la noticia, los inversores huyen de Siemens Energy. Aunque en el comienzo de la sesión ha sido algo más relajado, con caída de hasta un 6% con el paso de las primeras horas el retroceso se ha acelerado hasta el 34%. En cualquier caso, la firma se encuentra en zona de mínimos históricos. Desde que comenzaron los problemas con esta sección ya va un retroceso del 57% para la energética alemana en menos de cinco meses.

Siemens compró a la española Gamesa el año 2017, creando entonces al segundo mayor fabricante eólico de todo el mundo. En ese sentido, España se juega mucho en este rescate, pues la compañía tiene más de 5,000 empleados en España que, según sindicatos como CCOO podrían estar en peligro. En un comunicado CCOO advirtió que "las malas decisiones del equipo gestor están llevando la firma al abismo" y pide que se respeten los empleos en España.

En sus últimos resultados la compañía anunció 3.632 millones de euros durante los primeros trimestres del año, disparando las pérdidas un 410% debido, principalmente a la crisis en Gamesa. Además, de cara a todo 2023, la empresa anunció que espera unas pérdidas totales de 4.500 millones con la rentabilidad cayendo entre un 10% y un 8%.

Siemens Gamesa tuvo en el tercer trimestre unas pérdidas de 3.884 millones euros

Mientras Siemens Gamesa tuvo en el tercer trimestre unas pérdidas de 3.884 millones euros, su división de gas tuvo un beneficio de 406 millones de euros (un 130% más que un año antes) y sus otros negocios, como la transformación de industria o la tecnología en red también subieron, con unos beneficios de más de 536 millones de euros entre ambas "Nuestros resultados del tercer trimestre demuestran los problemas para dar la vuelta a Siemens Gamesa. El buen resultado de nuestros otros negocios me da confianza en la capacidad de nuestra compañía de volver a poner la empresa sobre una base sólida", dijo el consejero delegado de Siemens Energy, Christian Bruch.

Esta complicada situación ha hecho que la compañía tema que las pérdidas en una sola sección pueda arrastrar a todo el grupo y durante los últimos meses han buscado todo tipo de alternativas para protegerse ante esta situación. En ese sentido, conseguir el respaldo de Alemania a través de un rescate público sería una de las últimas opciones para disipar la incertidumbre respecto al posible agujero negro en sus cuentas de los problemas en las turbinas.

En cualquier caso, la propia empresa ya advirtió en su momento que el golpe persistiría durante los próximos cinco años. Sin embargo, la matriz se enfrenta a una dura decisión este mes de noviembre. El día 21 la multinacional hará público su plan estratégico. Todos dan por hecho que en este documento la firma abordará posibles medidas para aliviar esta crisis que está marcando por completo su destino. En ese sentido hay temores de un cierre de fábricas o una agresiva restructuración que podría tener importantes cambios si finalmente se produce un rescate desde Berlín.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud