Bolsa, mercados y cotizaciones

La digitalización permite mejorar la rentabilidad de banca y aseguradoras

Madridicon-related

En un entorno protagonizado por unos altos tipos de interés, el gran agraciado es el sector bancario, que automáticamente ensancha sus márgenes. Sin embargo, no todas las entidades se nutren de la misma manera de esta medida, ya que depende de cuál sea su principal negocio. Este fue uno de los temas de la segunda mesa de debate, donde también hubo lugar para la digitalización en el sector financiero, el reto de las exigencias ESG o la gestión del talento en esta nueva era.

A la pregunta de cómo puede afectar el efecto de la bajada de tipos a este segmento (que llegará, según las previsiones, en el segundo semestre del 2024), Pablo González, director general financiero (CFO) de Unicaja Banco apelaba a la "visión estructural" que mantienen desde la firma debido a los continuos cambios de los últimos meses. "Hemos vivido un periodo muy largo donde la previsión de los tipos no entraba en los planes y llevamos un año y medio donde hemos tenido que cambiar previsiones cada mes porque ha tenido un impacto muy significativo", indica.

"El entorno de tipos ha cambiado significativamente. Tenemos una mayor duración en el activo que en el pasivo, y es una situación ventajosa para los bancos. Lo que no era normal era lo que teníamos antes. En el proceso de evolución del margen habrá un impacto con la bajada de tipos, pero no será muy relevante. Las cuentas de las entidades todavía se están adaptando a este nuevo escenario".

En el mismo sentido, González explicaba cómo en un entorno de tipos elevados, la banca retail tiene un posicionamiento estructural porque "tiene un coste del pasivo transaccional más estable y fijo, y en un entorno de tipos más altos, los diferenciales se suelen elevar más".

Beatriz de Mendoza, CFO de EVO Banco, coincidía con el director financiero de Unicaja en la necesidad de las entidades de adaptarse continuamente a los nuevos desafíos. "Cuando tienes un arrastre de un balance a tipo fijo que viene de unos escenarios de tipos a -0,5 es complicado de gestionar, porque al final tienes que remunerar ese pasivo, el repricing de las hipotecas ya ha corrido casi los 12 meses y ya estás con toda tu cartera inmobiliaria a tipo variable repreciado y es el momento de empezar a pagar y darle al cliente ese tipo de interés que le corresponde".

Aunque este entorno parece más benévolo que los años anteriores para los directores financieros, desde Deloitte, José Manuel Domínguez Carravilla, socio responsable del CFO Program, opina que "con las subidas de tipos los CFOs han aprovechado bien el tiempo fortaleciendo sus balances y haciendo provisiones, y todo esto sin descuidar la remuneración al accionista". "Creo que la foto final que se puede sacar ahora es seguro mucho más alegre que la de los últimos años", concluye Domínguez.

El empujón de la digitalización

El aporte de la digitalización y automatización en los equipos financieros fue otra de las patas del encuentro, ya que el uso de la tecnología abarata los costes y permite un mayor alcance. "El sector financiero en España ha sido pionero en Europa en la digitalización. El cambio más reciente es de cara al cliente, en las operaciones de backoffice o reporting, ya que el cliente se ha digitalizado. Este proceso permite dar más servicios con menos costes y mejora la experiencia del cliente y la rentabilidad", aportaba Pablo González.

En el caso de EVO Banco, la digitalización también ha sido clave para aumentar la rentabilidad. "En toda la parte del proceso hipotecario, hemos mejorado y optimizado bastante. Con los mismos gastos, hemos multiplicado la cartera hipotecaria por dos o por tres. Toda esa transformación digital de cómo entran las operaciones, la interlocución, la sanción, etc., nos ha ayudado a incrementar nuestro balance. Esto es básico a la hora de dar hipotecas, la rapidez en la sanción, en la formalización, y en que todo sea mucho más rápido y más ágil. Al final, es un incremento del balance considerable y los costes son los mismos", desarrolla De Mendoza.

La forma de abarcar la información no financiera desde estos departamentos, con unos fuertes requisitos de reporting ESG, es otro de los retos para la figura del CFO, que reclama "falta de homogeneidad" en la regulación exigida. "Con el nuevo reto de información que tenemos a partir del día 24, tenemos que estimar información de todos nuestros clientes y sus posiciones en el impacto ambiental, cuando a veces es el mismo cliente el que no facilita esta información", subrayaba González, que recordaba que el proceso ha sido muy rápido y "hace falta asentarse". "Queremos hacer el esfuerzo, pero la responsabilidad que tenemos en cuanto al reporting deberían homogenizarse y definirse bien".

Desde EVO Banco aportaban la misma visión, y recuerdan que se exige información que a veces el cliente no aporta. "Hay muchas iniciativas públicas y privadas y se echa en falta una coordinación de todas estas y que se centre toda la información que tiene que ir al mercado", añadía Beatriz de Mendoza.

Buen momento asegurador

El contexto actual, como sucede con la banca, también es el deseado dentro del sector asegurador. Sus carteras de inversiones están obteniendo mucha más rentabilidad que hace unos años mientras que las primas también se han incrementado en paralelo a la inflación, lo que permite mantener márgenes. En el caso de Línea Directa, su director financiero, Carlos Rodríguez Ugarte, explica que la aportación de su cartera actual a la cuenta de resultados es aproximadamente del 20% y que, como es lógico, está muy expuesta a los activos de renta fija por la propia naturaleza de su perfil inversor. "Siempre se ha comportado bien pero ahora es cierto que nos está dando más alegrías por el entorno de tipos altos", señala el directivo. Por contra, reconoce que "el estar muy apalancados en el negocio de los seguros de motor sí ha tenido un impacto negativo por este entorno". "Lo que nos ocupa es lidiar con la inflación desde el punto de vista del traspaso de precios hacia los clientes", matiza.

Fernando Mata, director general financiero de Mapfre, señala, en la misma línea, que "no hay que tener miedo a los tipos altos y que el problema real es la inflación". "En los últimos cuatro años hemos vivido tipos cero, terremotos, huracanes, Covid... y al final eso te demuestra que estamos en un cambio de ciclo permanente", expone Mata, que destaca que en estos entornos el mercado Latinoamericano, con tipos altos e inflaciones contenidas, se ha comportado muy bien, añadiendo también que sus divisas se han apreciado. "Las mayores dificultades las tenemos en los mercados maduros y es por la inflación", concluye sobre este tema.

Joaquín Huesca, Iberia Financials Lead de Workday, resume este periodo de transición en un concepto por encima de los demás que es "optimizar los recursos de la compañía para agilizar procesos, reducir posibles errores y eliminar tareas hasta ahora manuales". "Esto ya se hacía en la industria y en la tecnología, pero todavía en el sector financiero es incipiente pues seguimos viendo problemas en la canalización de información y su velocidad, algo que es una cuestión que todo el mundo exige ya", agrega. Y para esto "es clave la digitalización y la automatización de los procesos, que tienen un impacto directo en la mejora del control y el compliance y, sobre todo, en algo que es clave para los CFOs, que es la reducción de los costes y la mejora de la eficiencia desde el punto de vista de la productividad", continúa Huesca, que señala que ahora "el reto es ser capaces de capturar todo ese potencial; estamos acostumbrados a usar la tecnología para hacer procesos nuevos pero también debe servir para cambiar el status quo de lo que ya hacemos".

En el caso de Mapfre, la digitalización en el soporte está muy estandarizada pero sigue siendo importante el componente humano. "Al cliente hay que darle todas las opciones, tanto las opciones online como las tradicionales y eso no va a desaparecer, pues creo que es una de las fortalezas de Mapfre", explica Mata. Línea Directa parte de un lugar opuesto ya que nació en un mundo digitalizado. "Esto nos ha ayudado siempre a rebajar las ratios de gastos, aunque todavía hay recorrido en mejorar no solo el producto sino la experiencia de los usuarios; somos una de las compañías con los costes más bajos del sector", agrega Rodríguez.

Si hay algo en lo que todos los ponentes estaban de acuerdo es en las dificultades que encuentran a la hora de ajustarse a los números cambios regulatorios y normativos en torno a los criterios ESG y, sobre todo, al reporte de la información necesaria para ser bien calificados. "Creo que es algo en lo que debe estar involucrada toda la compañía", apunta Rodríguez Ugarte. "Desde el punto de vista del producto, hay que sacar productos que sean sostenibles", agrega. Fernando Mata añade el factor del acceso a la financiación que facilita el ir cumpliendo los criterios ESG. Sin embargo, cree que "estas necesidades se están sobreponderando y hay que poner algo de sensatez y homogeneidad a la hora de elaborar los indicadores".

Y para eso las empresas suelen tirar de terceros, que pueden dedicar más recursos a estar a la orden del día de los cambios regulatorios tanto en la propia actividad como en el reporte de la misma. "Las empresas financieras son vistas como el canalizador de capital hacia la economía, pudiendo financiar proyectos sostenibles y dejar de hacerlo en aquellos que no lo son tanto", recuerda Huesca. "Al final el reporting es la última parte del proceso, pero hasta entonces el Consejo es el responsable de la buena ejecución de la estrategia y de embeberla a todos los ámbitos de la compañía", añade.

Talento

El último tema tratado en esta mesa se relaciona con la gestión del talento dentro de las compañías. La digitalización también ha llegado de la mano de una transformación a la hora de gestionar el talento. La flexibilidad a la hora de combinar teletrabajo y presencialidad está presente en la agenda de estas entidades, que reconocen las bondades de poder trabajar en remoto sin olvidar "lo esencial de interactuar en persona". "Para el departamento financiero, uno de los retos que tenemos es este gobierno de datos y de la información. Que esté controlada toda la información que se reporta a los consejos, comité o al mercado. Ahí hay una parte muy interesante del trabajo", añadía la CFO de Evo Banco.

En Línea Directa tienen un modelo híbrido "pero creemos que la presencialidad es importante en el departamento financiero y por eso abogamos por un teletrabajo responsable más allá de la norma general". "Defendemos mucho el desarrollo y la retención del talento interno, valorarlo y que se sienta valorado", agrega Rodríguez. En Mapfre también tienen un modelo híbrido de presencialidad, bastante flexible, "que da respuesta a todo tipo de perfiles que hay en la empresa", señala su director financiero. "La interacción y estar juntos es la forma de compartir conocimientos y para mí eso es insalvable, somos mucho más eficientes trabajando juntos en la oficina y eso lo tenemos demostrado".

Para Huesca, "es uno de los grandes desafíos dentro de todas las compañías. No solo la atracción de talento sino la retención del que ya se tiene y la gestión de una diversidad laboral entre distintas generaciones para aprovechar esa experiencia por un lado y la innovación por otro".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud