Bolsa, mercados y cotizaciones

La cuenta atrás de los recortes de tipos del BCE está en marcha

  • Lagarde insiste que esta opción de momento no se contempla
  • El mercado estima que el primer recorte podría llegar en junio de 2024

La cuenta atrás de los recortes de tipos ha comenzado. A pesar de que la presidenta del BCE ha insistido tras la última reunión en negar este escenario, los analistas y el mercado ya piensan en las fechas de las bajadas. El banco central ha emprendido una subida histórica en el 'precio del dinero' para controlar la inflación. Diez alzas consecutivas y, en total, un avance de 450 puntos en solo 14 meses. Sin embargo, este jueves, cuando anunció el último de estos ajustes con un alza de 25 puntos básicos, todos entendieron que se trataba del último, pero los mercados dan un paso más.

"El Consejo de Gobierno considera que los tipos de interés oficiales del BCE han alcanzado niveles que, mantenidos durante un período suficientemente largo, contribuirán de forma sustancial al pronto retorno de la inflación al objetivo. Las decisiones futuras del Consejo de Gobierno asegurarán que los tipos de interés oficiales del BCE se fijen en niveles suficientemente restrictivos durante el tiempo que sea necesario". Estas fueron las palabras de comunicado por las que todo el mundo entendió que el fin de ciclo ha terminado.

Sin embargo, la propia presidenta del BCE, Christine Lagarde, no terminó de estar cómoda con la perspectiva de ya tener un techo fijado para los tipos de interés. Durante la rueda de prensa fue muy explícita al señalar que no había dicho que las subidas se habían terminado.

Por ello, aprovechando la reunión del Eurogrupo celebrada en Santiago de Compostela, la presidenta gala ha dejado clara su postura: "no hemos decido, ni nos hemos pronunciado al respecto". A pesar de esto, sí que dio a entender que, tal y como explicaba el comunicado, que los niveles de tipos ya están suficientemente altos. "El Consejo considera que ya se han alcanzado niveles que mantenidos un tiempo largo, pueden contribuir de forma clara a un retorno rápido al objetivo del 2% con la inflación".

Mientras la presidenta insistía en que no hay recortes en el horizonte, el mercado no es que tenga muy claro que los tipos no seguirán al alza, sino que a la vuelta de la esquina habrá recortes. El consenso de expertos recogido por Bloomberg apunta a tres bajadas de 25 puntos básicos en 2024, con el primero ejecutándose en junio.

Las previsiones que contempla el OIS (Overnight Index Swap), donde los inversores cubren su posición con derivados financieros, apuntan a que el mercado comienza a anticipar posibilidades para un descenso en los tipos, a partir de marzo. Cuando parece más claro el recorte es también en junio. 

En ese mes, hay división en torno a un posible recorte, aunque la mayoría se inclina por ese escenario, sobre todo los analistas. Ya para la reunión de julio hay un gran consenso en torno a que el BCE ya habrá ejecutado el recorte. Este mismo horizonte el que han planteado miembros del Banco Central Europeo como Luís de Guindos, que, en una entrevista en Cope durante la mañana del viernes, ha afirmado que "esta bajada podría producirse en 2024 siempre que los datos ayuden".

Expertos como Ben Laidler, estratega de eToro, ha defendido que "el ciclo ha comenzado a girar" y, por lo tanto, "la cuenta atrás de los recortes ya se ha puesto en marcha". Esto ha pensado el euro, que cae encaminándose a su mayor caída en toda su historia. Los bonos, por su parte, también han caído. Según Karsten Junius, economista jefe en J. Safra Sarasin Sustainable AM, este movimiento en las divisas y la deuda se debe a "que los mercados están valorando un recorte de tipos para marzo".

Martin Wolburg, economista senior de Generali Investments, coincide en que los recortes llegarán en 2024, pero cree que se postergarán algo más. Según el experto, "creemos que el BCE tiene la intención de mantener los tipos en este nivel hasta el tercer trimestre de 2024".

En su último informe, Bank of America también estima que las bajadas podrían sucederse en 2024, pero matizan "que como mínimo habría que esperar hasta la reunión del 24 de junio, pues parece ser el momento más temprano en el que podría ocurrir".

"No hay que excluir la posibilidad de que sean necesarias nuevas alzas"

Dentro de la propia institución está lejos de haber un discurso unificado sobre la hoja de ruta. El miembro del Consejo de Gobierno, Bostjan Vasle, ha querido incidir en que no está descartada una subida. "No hay que excluir la posibilidad de que sean necesarias nuevas alzas", ha incidido durante la reunión en Santiago. "Todo depende de la información que recibamos". Aunque otros miembros del Banco Central Europeo, como los presidentes del banco central de Estonia, Madis Müller y el de Lituania, Gediminas Simkus, han coincidido en que esperan que el último movimiento sea el definitivo. "Hasta donde sabemos no esperamos más aumentos", sentenció el alto cargo estonio.

En cualquier caso, todo depende de cómo avance la lucha contra la inflación y cómo resista la economía europea a las embestidas de un entorno tan restrictivo. Respecto a lo primero, los últimos datos de la inflación apuntan a un estancamiento en el 5,3%. A pesar de los vaivenes en los precios de la electricidad, la subyacente (inflación sin energía ni alimentos frescos), está cayendo lentamente pasando del 5,5% al 5,3%.

El factor que está ejerciendo más presión al BCE para agilizar su hoja de ruta son los desalentadores datos económicos para la región, en especial para la conocida como la 'locomotora de Europa, Alemania. La Comisión Europea revisó a la baja las previsiones de cara al año para el país germánico, apuntando a un retroceso del 0,4% para 2023. Europa se salvaría de la recesión al avanzar un 0,8% pero hasta hace no tanto las perspectivas eran de un 1,1%.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud