Bolsa, mercados y cotizaciones

El "principio del fin" del petróleo será antes de 2030: la AIE adelanta el pico de demanda de los combustibles fósiles

  • El año pasado, el órgano situaba este pico de demanda alrededor de 2030
  • Birol (AIE) adelanta en un artículo de prensa las previsiones del próximo mes
  • La OPEP mantiene sus previsiones de demanda y oferta para 2023 y 2024
Foto: iStock

El mundo ya se encuentra en "el principio del fin" de la era de los combustibles fósiles, según el principal organismo de control energético mundial, que por primera vez ha pronosticado que la demanda de petróleo, gas natural y carbón alcanzará su punto máximo antes de 2030. Nuevas proyecciones de la Agencia Internacional de Energía (AIE) apuntan a que el consumo de los tres principales combustibles fósiles comenzará a disminuir en esta misma década debido al rápido crecimiento de las energías renovables y la difusión de los vehículos eléctricos.

Así lo ha adelantado en una tribuna publicada este martes por el Financial Times el director de la AIE, Fatih Birol, quien ha avanzado en el artículo las proyecciones que el órgano financiado por la OCDE y con sede en París publicará el próximo mes en su habitual World Energy Outlook. "Estamos siendo testigos del comienzo del fin de la era de los combustibles fósiles y tenemos que prepararnos para la próxima era", ha escrito.

"En el sector energético tradicional existe un tabú que impide sugerir que la demanda de los tres combustibles fósiles pueda entrar en declive permanente. A pesar de que a lo largo de los años se ha hablado repetidamente del pico del petróleo y del pico del carbón, ambos combustibles están alcanzando máximos históricos, por lo que es más fácil rebatir cualquier afirmación de que pronto podrían estar en declive. Pero, según las nuevas proyecciones de la AIE, esta era de crecimiento aparentemente incesante va a llegar a su fin esta década, con importantes consecuencias para el sector energético mundial y la lucha contra el cambio climático", señala Birol.

La AIE, que está financiada principalmente por la OCDE, dijo el año pasado que la demanda agregada de combustibles fósiles podría alcanzar su punto máximo alrededor de 2030. Pero ahora ha adelantado sus proyecciones porque el despliegue de tecnologías renovables se ha acelerado en los últimos 12 meses.

Los gobiernos de todo el mundo han aumentado las inversiones en energías renovables en respuesta al cambio climático y la crisis energética avivada por la invasión rusa de Ucrania, pero muchos han enfrentado una reacción violenta por el gasto durante una crisis del costo de vida. Birol ha elogiado este "punto de inflexión histórico", pero ha pedido los responsables políticos hacer más para acelerar la transición energética y reducir las emisiones, a pesar de los obstáculos políticos a la descarbonización.

En este punto, el dirigente de la AIE ha hecho énfasis en los "cambios estructurales" de la economía de China a medida que pasa de la industria pesada a industrias y servicios que consumen menos energía. "En los últimos 10 años, China representó aproximadamente un tercio del crecimiento de la demanda de gas natural a nivel mundial y dos tercios del crecimiento de la demanda de petróleo", ha defendido. "La energía solar, eólica y nuclear se comerán el crecimiento potencial del carbón en China". Según Birol, los formuladores de políticas tienen que ser "ágiles" para adaptarse a la transición energética y este proceso podría acelerarse a través de "políticas climáticas más fuertes", a pesar de las preocupaciones en las capitales occidentales sobre la tolerancia de los votantes al cambio rápido.

EEUU y la Unión Europea han lanzado ambiciosos programas para apoyar el crecimiento de la energía renovable, pero han enfrentado críticas de opositores políticos por los costes. La presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola, advirtió este mes que las políticas climáticas de Bruselas corrían el riesgo de llevar a los votantes hacia partidos populistas, mientras que en el Reino Unido el gobierno respaldó nuevas perforaciones de petróleo y gas y criticó la expansión de la zona de emisiones ultrabajas de Londres.

Polémica con los productores

Birol ha avisado de que los grandes proyectos nuevos de combustibles fósiles corren el riesgo de convertirse en los llamados activos abandonados, aunque reconoce que se necesitaría cierta inversión en suministros de petróleo y gas para compensar las caídas en los campos existentes. Tanto él como la AIE han enfrentado ataques de grandes productores de combustibles fósiles que advierten que una inversión insuficiente en suministros de petróleo y gas implica el riesgo de futuras crisis energéticas si los pronósticos de un pico en el consumo resultan demasiado optimistas.

La OPEP, el cártel de productores de petróleo, acusó en abril a la AIE de avivar la "volatilidad" en los mercados mediante sus llamados a dejar de invertir en nuevos desarrollos petroleros. Birol respondió entonces: "Es posible que las compañías de petróleo y gas no solo estén juzgando mal a la opinión pública... Es muy posible que estén juzgando mal el mercado si esperan un mayor crecimiento de la demanda de petróleo y gas a lo largo de esta década". "Los nuevos proyectos de combustibles fósiles a gran escala conllevan no solo importantes riesgos climáticos, sino también importantes riesgos financieros", añadió.

En su artículo, Birol advierte de que las emisiones deberán caer rápidamente después de un pico a mediados de la década de 2020 para tener alguna posibilidad de limitar el calentamiento global a 1,5ºC. "Esperamos que a mediados de esta década las emisiones globales alcancen su punto máximo, pero todavía estamos lejos de alcanzar nuestros objetivos climáticos, incluso con políticas adicionales", plantea el dirigente de la AIE. "Podemos acelerar esto si implementamos las nuevas políticas adecuadas... Está en nuestras manos".

Las cifras de la OPEP

Horas después de trascender el artículo de Birol se han conocido los últimos datos sobre oferta y demanda de la OPEP. La principal conclusión ha sido que los mercados mundiales del petróleo se enfrentan a un déficit de suministro de más de tres millones de barriles diarios el próximo trimestre -potencialmente el mayor déficit en más de una década- a medida que Arabia Saudí amplía sus recortes de producción. Los futuros han subido un 1% tras el comunicado, superando el Brent, de referencia mundial, los 91 dólares.

Los inventarios mundiales de petróleo, que se han reducido drásticamente este trimestre, están abocados a una caída aún mayor, de unos 3,3 millones de barriles diarios, en los próximos tres meses, según el informe del cártel. De cumplirse, podría ser la mayor reducción de inventarios desde al menos 2007, alerta un análisis de Bloomberg.

Según el informe, los 13 miembros de la OPEP han bombeado una media de 27,4 millones de barriles diarios en lo que va de trimestre, es decir, aproximadamente 1,8 millones menos de lo que creen que necesitan los consumidores. Si la organización mantiene sin cambios la producción, como ha señalado Arabia Saudí, el líder del grupo, la diferencia entre oferta y demanda casi se duplicará en los tres últimos meses del año. La OPEP calcula que necesita suministrar 30,7 millones de barriles diarios en el cuarto trimestre para satisfacer el consumo.

Aunque los responsables de la OPEP afirman periódicamente que su objetivo es mantener el equilibrio de los mercados mundiales de petróleo, las últimas proyecciones sugieren que su intención es reducir rápidamente los inventarios. Las existencias de crudo en las economías desarrolladas ya están unos 114 millones de barriles por debajo de su media para el periodo de 2015 a 2019, según el informe.

El informe mantiene sin cambios las estimaciones de la oferta y la demanda mundiales para este año y el próximo. En la región de la OCDE, se espera que la demanda de petróleo en 2023 aumente en 0,1 millones de barriles diarios, mientras que en los países no pertenecientes a la OCDE se espera que crezca en unos 2,3 millones de barriles diarios. Para 2024, se espera que la demanda mundial de petróleo aumente en 2,2 millones, sin cambios respecto a la evaluación del mes anterior.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud