Bolsa, mercados y cotizaciones

Las cerveceras cotizan baratas frente a su historia y con un potencial del 18%

  • El beneficio esperado para 2023 se deteriora aunque consiguen mantener sus márgenes
  • Las grandes del sector ceden un 0,3% en 2023 con la previsión de consumo a la baja
madridicon-related

Heineken tumbó las expectativas del mercado en las compañías cerveceras cotizadas tras el recorte de su pronóstico de consumo durante la segunda parte del 2023. Las principales firmas de análisis también ajustaron a la baja el beneficio esperado para este ejercicio en un 5% de media. Pero aunque se vaya la espuma que corona los beneficios del sector, las cerveceras ofrecen un potencial del 17,5% cuando cotizan más baratas que la media de los últimos diez años.

El grupo Heineken vendió de enero a junio un 22% menos ante el aumento de los precios que alejan a los consumidores de las bebidas alcohólicas fermentadas y destiladas y que detrajo el consumo en casi un 6% respecto al primer semestre del año pasado. En palabras del analista de Citi, Simon Hales, los resultados "son extremadamente decepcionantes y la credibilidad de la guía de Heineken ahora está en duda". Esto que anunció Heineken puede ser solo el principio si el gigante danés Carlsberg confirma en su presentación de resultados del próximo 16 de agosto que las ventas se resienten no solo en Heineken, sino en todo el sector por el encarecimiento del producto.

La belgo-brasileña InBev también reconoció la caída de los ingresos en mercados fuertes para el grupo como es Estado Unidos, donde vende una de cada cinco cervezas. Las ventas al por mayor y al por menos se detrajo alrededor de un 15% en esta geografía -por encima de lo que sucedió entre sus principales competidores-. Así, en el segundo trimestre el beneficio bruto de explotación de la compañía se recortó en un 28,2%.

Deterioro en bolsa

Este deterioro del negocio se ve, a su vez, en el precio de cotización de las acciones del gremio. El índice de Bloomberg que recoge a las principales compañías cerveceras cede un 0,3% en el año. De momento, el caso más sonado es el de Heineken que retrocede más de un 8% desde que recortó su guía para el resto del año. Y aunque no ha perdido su recomendación de compra, según el consenso de mercado que recoge FactSet, sí que ve recortado su precio objetivo que pasa de los 116 euros a los 108 actuales. Esto da a la cervecera danesa el mayor margen de mejora del sector; un potencial del 21% mientras cotiza más barata que sus pares aunque todas rondan un PER (veces que el beneficio queda recogido en el precio de la acción) cercano a las 18 veces.

Por otra parte, todas están baratas si se comprara su PER actual con su media histórica de los últimos diez años. Tanto excluyendo como no el efecto de los años de la pandemia, el valor de mercado del índice Bloomberg Global Beverages Peers frente a su beneficio neto se mantiene por debajo de las 20 veces.

Algunos dirían que la cerveza es un producto básico -de consumo no discrecional- y que no se ve afectado por las fluctuaciones de la economía. Pero lo cierto es que Heineken confirma el componente cíclico de la industria de esta bebida que sale de la lista de la compra ante subidas repentinas de precios o ante situaciones adversas. El sector acusa el aumento de los precios de su principal materia prima, el cereal, mientras trata de traspasar el incremento de los costes de la energía al consumidor último. El analista de Deutsche Bank, Mitch Collett, diferencia aún así la dispar evolución del consumo en norteamérica frente al europeo. "La frecuencia de consumo cayó en Estados Unidos en particular pero no así en Europa, donde se mantiene fuerte", según el experto que basa su estudio en países como Alemania, Italia, Francia y España.

No obstante, los márgenes se mantendrán en la línea de los anotados en 2022, según el consenso de mercado recogido por FactSet. La media de las cuatro grandes cerveceras, que incluyen a Ambev e InBev que cotizan por separado pero comparten marcas en diferentes mercados, se situaría de media en el 18%. Y sería para el último trimestre del 2023 donde empezarían a normalizarse los márgenes.

El 'barril' del 2024

La cervecera holandesa ya pronosticó que la inflación de los costes se aliviará el próximo año, lo que levantará la presión para subir los precios de sus marcas. "Vemos que esas presiones sobre los precios comienzan a suavizarse en la segunda mitad del año, pero la mayor parte se producirá en 2024", llegó a declarar el director financiero de Heineke, Harold van den Broek.

De hecho, el analista de JP Moergan, Jared Dinges, considera que el riesgo de precios al alza en la última parte del 2023 y en 2024 es bajo. "Creemos que esto permitirá recobrar la confianza del inversor en el sector que cotiza con descuento y que llevará a Heineken a mejorar su beneficio operativo en un 13%", explico Dinges. Así, el consenso del mercado estima que el margen ebitda del grupo se recuperará hasta cerrar el 2024 por encima del 22%, aunque lejos del 25% que rondaba antes de la llegada de la pandemia. Con todo, el ebitda de Heineken se situaría por encima de los 7.300 millones de euros en el próximo ejercicio, un 10,5% superior a los 6.600 millones que se proyectan para el ejercicio en curso.

Carslberg también mejorará márgenes y beneficio bruto de cara a la barrica del año que viene. El ebitda del grupo superará los 2.200 millones de euros, según FactSet, gracias al control de costes y a unas ventas que superarán los 10.000 millones de euros en ingresos.

El margen de InBev apenas mejorará una vez finalice el 2023. Se espera que esté por encima del 33% tanto en este año como en el siguiente, lo que seguirá por encima de la media del sector cervecero. Y aunque en este ejercicio repetirá el resultado del 2022, para el que viene anotará su mejor beneficio bruto, al superar los 20.000 millones de euros (20.600 millones de dólares).

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud