Bolsa, mercados y cotizaciones

El mercado ya se cree a la Fed: los inversores descuentan dos subidas más de tipos este año

  • El índice de bonos global cierra junio plano; con el español se gana un 1,9% en el año
Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal
Madrid icon-related

El 14 de junio la Reserva Federal estadounidense sorprendió al anunciar que esperaba subir los tipos 50 puntos básicos más este año, algo que no estaba en las quinielas de los inversores, ni del consenso de analistas, que esperaban en aquel momento una subida y no más.

De hecho, la expectativa de otras dos subidas de tipos de 25 puntos básicos no caló inmediatamente en los mercados, pero, después de escuchar a Jerome Powell en el foro de bancos centrales en Sintra que organiza el BCE, los inversores finalmente han comprado el mensaje del presidente de la Fed: el mercado ya descuenta dos subidas más de tipos en EEUU este año de 25 puntos básicos. La primera será en junio, si se cumple lo esperado, y la siguiente en noviembre.

La actitud y el mensaje de los banqueros centrales en el foro de Sintra no fue el único factor que contribuyó a convencer a los inversores de que la Fed va a ser más agresiva. El jueves hubo dos publicaciones de datos macroeconómicos en Estados Unidos que llevaron a los mercados a comprar definitivamente el mensaje. El primero fue la revisión del dato de PIB del primer trimestre en el gigante estadounidense, que pasó del 1,4% hasta el 2%, una mejora importante después de hacer un análisis más detallado con el paso de los meses. 

El otro dato fue la publicación de las peticiones iniciales de desempleo en el país, que alcanzaron las 239.000 peticiones la semana pasada, por debajo de las previsiones de los analistas, que apuntaban a las 265.000 peticiones. No hay que olvidar que la fortaleza del mercado laboral, que este dato confirma en este momento, es una de las razones que destacó Powell en Sintra para justificar seguir manteniendo el pie en el acelerador.

Un año plano para la renta fija

A finales del año pasado muchos inversores esperaban que 2023 fuese un periodo de redención en el mercado de renta fija, con expectativas de recuperar buena parte de lo perdido en 2022, el que fue el ejercicio de mayores pérdidas que se recuerdan. Sin embargo, con los bancos centrales todavía subiendo tipos en la primera mitad del año, y a pesar de que los niveles de rentabilidad de la renta fija eran ya atractivos para volver a hacer cartera según los analistas, los primeros 6 meses de 2023 no han dejado fuertes ganancias en renta fija por precio.

El título de referencia mundial, el bono estadounidense con vencimiento a 10 años, comenzó el ejercicio en un 3,87% de rentabilidad a vencimiento, y cierra junio en el entorno del 3,84%, lo que supone un beneficio por precio de sólo el 0,25%.

El jueves fue un día especialmente negativo para el bono americano, ya que, al descontarse otra subida más de tipos en el país, las ventas fueron especialmente agresivas, con incrementos de la rentabilidad a vencimiento de casi 15 puntos básicos en una sola sesión. Sólo un día antes, con el T-Note se ganaba más del 1,1% en el año, y este beneficio por precio se ha quedado prácticamente en nada tras la sesión del jueves.

El bono español cierra el semestre con una rentabilidad a vencimiento del 3,4%, frente al 2,4% del alemán

Las ventas también fueron fuertes el jueves en los bonos europeos: si con el bono español se ganaba un 3% por precio en el año, este porcentaje se ha reducido hasta el 1,9% en un solo día. El bono llega así al cierre de semestre con una rentabilidad a vencimiento del 3,4%, frente al 2,41% del título alemán, que deja ganancias por precio inferiores a las del bono español: un 1,2% en el año.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud