Bolsa, mercados y cotizaciones

La bolsa española cae de media un 2% tras las elecciones generales

  • Desde las primeras elecciones generales en 1989, 9 de 11 sesiones postelectorales han sido bajistas
  • A partir de la aparición del multipartidismo, la bolsa española muestra mejores resultados
Madridicon-related

El próximo mes de julio se celebrarán las elecciones generales y las urnas decidirán si Pedro Sánchez continúa en la presidencia o se cambia de Gobierno. Como cada vez que hay un cambio de silla en la Moncloa, el resultado electoral cotizará en el parqué bursátil, y la historia demuestra que siempre lo hace con castigo: el Ibex 35 retrocede de media dos puntos porcentuales el día posterior a los comicios.

Pese al mal comportamiento que se pueda producir, hay que recordar que el índice de referencia español se encuentra inmerso en una reconstrucción de su verdadera valoración tras el desplome que se sufrió durante el Covid-19. Actualmente, el PER (veces que el beneficio queda recogido en el precio de la acción) del selectivo se encuentra mucho más barato que su media al alcanzar las 10,4 veces. El Ibex es la referencia europea que cuenta con un mayor descuento por esta ratio con respecto a sus medias históricas, con un abaratamiento del 31% con respecto a la última década, con un multiplicador promedio de 15,2 veces, y del 24% frente a los últimos 20 años, con un PER medio de 13,7 veces en ese periodo.

Las últimas caídas dejan al club de las 35 con un avance del 12,6% en bolsa en el año, que no le restan atractivo a su precio gracias a unas fuertes previsiones de beneficios. El consenso de expertos que recoge Bloomberg realiza un aumento del BPA (beneficio por acción) del 7% con respecto al del año pasado, de los 842 euros de 2022 a los 902,8 euros previstos para este año. Sin embargo, para el próximo curso el mercado no es tan optimista y realiza un recorte en su beneficio estimado a 881 euros.

La rentabilidad por dividendo del índice es actualmente otro de sus catalizadores, sobre todo, por agravio comparativo. El Ibex ofrece una rentabilidad que está por encima de la que marcan las Letras del Tesoro, ya que en la última subasta anotaba un 3,44%, casi un punto porcentual menos que el dividendo del Ibex 35, que renta un 4,6%. Los depósitos también se sitúan por debajo, en el 2% de media de las mejores ofertas.

Peores bajadas del selectivo

Desde 1989 (justo cuando el Ibex 35 nace como tal), nueve de las 11 sesiones postelectorales han sido bajistas. Estos datos reflejan cómo la bolsa española cotiza más resultados negativos tras las victorias del PP en elecciones a la vez que refleja que los inversores han tenido un mejor ánimo hasta la fecha cuando el PSOE ha salido victorioso en las elecciones generales.

Entre las principales conclusiones que se extraen de los datos (ver el gráfico), hay un factor que el mercado ha penalizado entre todos los demás, y este es el significativo cambio de dueño de la silla presidencial. Es decir, los cambios de legislatura han repercutido en la bolsa de forma claramente expresiva, desde una bajada de 1,75% tras la victoria del socialista Felipe González en 1993 al desplome del 5,22% tras el triunfo, en 1996, del que fue presidente del PP, José María Aznar.

Y es que se podría decir que, con el desplome de más de un 5%, el Ibex 35 registró sus peores resultados tras la primera victoria del partido conservador. Estos datos colocaron a Aznar, que ganó a un Felipe González obligado a convocar elecciones generales tras su ruptura con Convergència i Unió, como el primer presidente que sufrió la mayor caída en bolsa de la historia de la democracia en un lunes postelectoral. Además, el mismo lunes post elecciones el EuroStoxx 50, la principal referencia bursátil en Europa, cerró el día de la llegada al poder de Aznar con un desplome de 0,30%. Al contrario de esto, cuando Felipe González llegó al poder, en 1993, la bolsa del Viejo Continente subía un 0,49%.

La segunda peor bajada corresponde al candidato del partido socialista que ganó los comicios en 2004, José Luis Rodríguez Zapatero, esta vez con un 4,15%. Sin embargo, la llegada de Mariano Rajoy a La Moncloa en 2011, con victoria aplastante en las urnas aunque las encuestas se la daban al Partido Popular desde el principio, se hizo notar en el selectivo español. Por aquel entonces el Ibex 35 cerró la sesión del lunes 21 de noviembre de 2011 con una corrección del 3,48%. Incluso podría decirse que Rajoy fue el único presidente, por encima de los demás, con el que el Ibex sufrió más derrumbes en lunes postelectorales.

Por otro lado, el índice solo ha manifestado buenos comportamientos tras los comicios cuando el PSOE los ha ganado. En primer lugar, en 1989, la llegada de Felipe González culminó en ligeras alzas en la cotización del Ibex, con un avance del 0,15%, y la segunda con Pedro Sánchez, en abril de 2019, cuando el índice se anotó una subida del 0,12%, ya que a pesar de no haber ganado las elecciones frente a Mariano Rajoy se convirtió en presidente del Gobierno en 2018 gracias a la moción de censura.

En cuanto a la legislatura de Pedro Sánchez, los datos lo catalogan como el jefe del ejecutivo con el Ibex 35 ha tenido mejores interpretaciones. Es decir, una subida de 0,12 en abril de 2019 hasta una ligera bajada de 0,06% en noviembre del mismo año, frente al casi 2% que cae de media el índice en el conjunto de todas las sesiones tras los comicios.

Respecto a la bolsa europea, esta cerró la sesión del lunes postelectoral de abril de 2019 en positivo, con un 0,04%. Mientras, el 11-N del mismo año esta cerró en negativo, pero con un 0,08%.

Extrayendo los datos del gráfico se puede observar cómo desde 2015 el índice de referencia español comienza a mostrar mejores interpretaciones que los anteriores. Desde la aparición del multipartidismo en 2015, con la presencia de partidos como Unidas Podemos y Ciudadanos en aquel entonces y más adelante Vox o Más País, entre otros, el Ibex ha sufrido menos caídas que en el resto de elecciones generales cuando solo existía PSOE y PP.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud