Bolsa, mercados y cotizaciones

El imperio sueco de 13.000 millones que está al borde de una intervención pública

  • SBB es dueña de numerosas escuelas públicas, residencias, comisarías
  • Con su quiebra, toda esta infraestructura clave está en el aire

Durante la era de las tipos de interés bajos, la empresa sueca SBB se convirtió en un gigante de 13.000 millones de dólares al asumir créditos baratos para comprar escuelas y centros de atención médica de los que los gobiernos locales querían deshacerse. Ahora, la empresa está en el centro de la crisis inmobiliaria del país. De hecho, diversos acreedores ya han pedido públicamente activar el protocolo de 'default' alegando que han incumplido pagos de diversos bonos. Esta situación ha llevado a los ayuntamientos a querer recuperar sus propiedades ante la posibilidad de que infraestructura clave caiga en las manos de acreedores o del mejor postor.

SBB, como se conoce comúnmente a Samhallsbyggnadsbolaget i Norden AB, ha visto caer el precio de sus acciones desde que se rebajó a la categoría de basura el 8 de mayo. Con los fondos de cobertura y los propietarios rivales asaltando cada vez más frecuentemente la propiedad de la empresa en crisis.

Los legisladores ahora se preguntan quién debería ser el propietario de las comisarías de policía, hospitales y residencias de ancianos del país, y algunos municipios han expresado su interés en recomprar activos que una vez vendieron a SBB.

"Hoy no sabemos quién será el dueño de nuestras propiedades mañana", escribió por correo electrónico Andreas Sjolander, concejal local en la ciudad norteña de Harnosand. Dijo que su municipio ya está teniendo "discusiones internas" sobre qué propiedades podría tomar el control.

Harnosand vendió la mayoría de sus escuelas y hogares de ancianos a otra empresa inmobiliaria sueca, Kungsleden AB, en 2008 en un acuerdo que se ha denominado el punto de partida para ver las propiedades comunitarias como una clase de activo. Desde entonces, los edificios han cambiado de manos varias veces y ahora son propiedad de SBB, que los alquila al ayuntamiento local. 

Si bien solo unos pocos municipios suecos han anunciado públicamente planes para comprar las propiedades de SBB, el desarrollo plantea una amenaza existencial para el enfoque de venta y arrendamiento posterior de activos comunitarios en Suecia, que fue defendido y financiado por la empresa con sede en Estocolmo que ahora lucha con una montaña de deuda de 8.000 millones.

"La actitud de los municipios hacia la venta de este tipo de bienes raíces a un actor privado probablemente ha cambiado", dijo por teléfono Marcus Gustavsson, analista de crédito de Danske Bank. "Puede que se den cuenta de que no era tan buena idea que un actor privado fuera el dueño de esto".

Para los ayuntamientos de Suecia, tomar el control de las propiedades en uso podría tener una ventaja financiera. Un informe publicado en 2021 por la agencia de financiación del gobierno local Kommuninvest I Sverige AB descubrió que, en la mayoría de los casos, es más barato para los municipios poseer en lugar de alquilar propiedades comunitarias. 

"Es difícil ver la lógica en el acuerdo de venta y arrendamiento dada la diferencia en los costos de préstamo que tiene el municipio frente al sector privado", dijo por teléfono Erik Tornblom, director interino de investigación de Kommuninvest. Dijo que es "desconcertante" que algunos municipios aún opten por vender sus activos.  

Una complicación es que no está claro si los gobiernos locales podrán elegir qué propiedades recomprar. Los municipios tienen prohibido por ley poseer propiedades fuera de sus propias fronteras, y es probable que SBB prefiera agrupar sus activos en carteras en lugar de venderlos individualmente.

"Podría ser difícil lograr que SBB empaquete los activos en una empresa por propiedad", dijo Annika Wallenskog, economista jefe de la Asociación Sueca de Autoridades Locales y Regiones, en una entrevista telefónica. 

'Fin del camino'

Dado que los legisladores se han resistido a la perspectiva de que la infraestructura pública clave, incluidas las propiedades utilizadas por el ejército sueco, pase a manos de nuevos propietarios, el declive de SBB ha unido a los partidos de oposición en torno a un llamamiento a la acción del gobierno.

Una propuesta del Partido de la Izquierda para otorgar al estado derechos preferenciales para comprar propiedades comunitarias obtuvo el apoyo de los socialdemócratas, el mayor partido de la oposición, y se está debatiendo en el parlamento.

"En una situación en la que la empresa tiene dificultades económicas, y un modelo de negocio bastante especulativo que se basa en tarifas bajas está llegando al final del camino, no es razonable desde el punto de vista de la sociedad que estas propiedades puedan terminar en manos de cualquiera", dijo Ali Esbati, portavoz de política económica del Partido de Izquierda, en una entrevista. 

Los argumentos de la izquierda han hecho poco para convencer al bloque gobernante de centroderecha, cuyo gobierno depende del apoyo de los nacionalistas Demócratas de Suecia. El ministro de mercados financieros, Niklas Wykman, dijo a Bloomberg News que ha hablado con inversionistas que podrían estar dispuestos a comprar activos de propietarios comerciales que buscan apuntalar sus finanzas.  

"Hay compradores potenciales entre los inversores institucionales, y también hemos visto entrar en el mercado a compradores no institucionales, por lo que hay demanda de propiedades suecas", dijo Wykman en una entrevista en el departamento de finanzas de Estocolmo. 

Si bien el ministro de gobierno descartó la idea de un plan general para nacionalizar propiedades, pidió a la Agencia de Fortificaciones de Suecia que aclare qué partes de la cartera de SBB pueden ser de interés para la seguridad nacional. 

"Estamos listos para actuar para proteger la estabilidad financiera, salvaguardar el dinero de los contribuyentes y proteger valores importantes como la seguridad nacional", dijo. "Lo haremos si es necesario".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud