Bolsa, mercados y cotizaciones

Hasta catorce depósitos ofrecen ya rentabilidades de al menos el 3%

  • Pibank ofrece el depósito a un año más rentable respaldado por el FGD español
  • Banco Finantia tiene el plazo fijo más alto, al 3,75% a 25 o 36 meses
Cada vez hay más opciones para rentabilizar el ahorro. Fuente: iStock.
Madrid icon-related

Son una alternativa a las letras, que en la última subasta pagaron un 3,44% a 12 meses. En ese plazo solo hay dos depósitos que compitan con ellas, al ofrecer hasta un 3,55%.

La banca de menor tamaño y con pasaporte extranjero ha liderado hasta ahora la traslación de la subida de tipos, que con el último movimiento asciende a 400 puntos básicos desde el pasado 21 de julio, a la rentabilidad de sus depósitos bancarios. Mientras la gran banca se resiste a pagar por ellos y sigue enfocada en la venta de fondos de inversión, sobre todo de renta fija, estas otras entidades continúan mejorando sus ofertas y ya es posible encontrar catorce depósitos que pagan al menos un 3% en distintos vencimientos. Las últimas en incrementar las rentabilidades de sus depósitos han sido Pibank, Targobank, Banca March e ING.

Las tres primeras (Pibank, Targobank y Banca March) han mejorado el interés de sus plazos a un año; mientras que ING ha estrenado uno a tres meses que ofrece un 2,5% tanto para los nuevos clientes como los actuales. En el caso de Pibank, el salto ha sido significativo, al pasar de pagar un 2,52% a un 3,34% a 12 meses. Con ello, se convierte en el depósito más rentable en este vencimiento respaldado por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) español. La ventaja de este depósito frente a otros es que no requiere un importe mínimo concreto, y tampoco establece una cantidad máxima a remunerar.

Pero si no se tiene en cuenta el FGD al que pertenecen -al final todos garantizan el mismo importe, los primeros 100.000 euros depositados-, la italiana BFF y el portugués Banco Finantia pagan más: un 3,55% y un 3,5%, respectivamente. Estos son los únicos dos plazos fijos a un año que compiten con la rentabilidad de las letras a 12 meses, que en la última subasta desembolsaron un 3,44%.

En el caso de Targobank, otra de las entidades que ha mejorado su oferta en las últimas semanas, ofrece ahora un 2,75% en su plazo fijo a un año, frente al 2,6% previo; mientras que Banca March ha elevado su remuneración del 2,3% al 2,6%.

Después de estos movimientos, la rentabilidad media de las mejores ofertas en depósitos a un año escala ya al 2,6% frente al 2% de principios de abril. Pero la fotografía completa, la que reúne la oferta de todo el sector, mengua esta rentabilidad hasta el 1,33%, según los últimos datos publicados en el Banco de España (BdE). El propio regulador reconocía en un artículo, hace unas semanas, que la traslación del aumento del euríbor a la rentabilidad de los depósitos había sido más limitada de lo que cabría esperar, y achacaba esta situación al exceso de liquidez y a la concentración del sector.

El interés más alto es del 3,75%

Pero el catálogo en depósitos es más amplio y, si se está dispuesto a guardar el dinero en uno más de un año, se puede optar a rentabilidades superiores. Banco Finantia ofrece, por ejemplo, un 3,75% por sus depósitos a 25 y 36 meses, con la condición de que no se pueden cancelar antes de tiempo. La entidad ofrece también la posibilidad de contratar estos mismos plazos fijos con cancelación anticipada, pero la remuneración se reduce hasta el 3,2%.

A un vencimiento similar, de 24 meses, Renault Bank también comercializa un depósito que paga un 3,65% para importes mínimos de 500 euros (el anterior, el de Banco Finantia, requiere una inversión mayor, de 50.000 euros). También hay depósitos con vencimientos inferiores al año con intereses del 3% o más, como el de BFF o MyInvestor (ver gráfico).

El coste de quedarse en liquidez

Hasta hace poco las alternativas para los ahorradores más conservadores eran escasas, y se concentraban sobre todo en los fondos de inversión, en los que las rentabilidades no suelen estar garantizadas y es algo que puede echar atrás a quienes huyen del riesgo. Pero el escenario ha cambiado y el coste de no invertir la liquidez es alto, y ronda los 300 euros al año en el caso de que se opte por productos con este vencimiento. Esa cantidad es la que lograría alguien que invirtiera 10.000 euros, por poner un ejemplo, en un depósito o una letra. En este último caso, en el de la letra, habría que descontar la comisión que cobran las entidades por comprarlas, que se mueve en el entorno del 0,15% de la operación realizada, en el caso de no adquirirla directamente en el Banco de España. La próxima subasta se producirá el próximo 4 de julio. En cambio, si se aparca el dinero en la cuenta corriente no sólo se renuncia a esos 300 euros, sino que su ahorro perdería también un 3,2% de su valor por culpa de ese ladrón silencioso que es la inflación.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud